29 abril 2013

El sistema fiscal español es uno de los más defientes de Europa

El Reino de España posee una de las fiscalidades más singulares e inoperantes del mundo.
Un ejemplo: Según relata el informe anual de sistemas impositivos de la Oficina de Estadística (Eurostat) de la Unión Europea (UE), el tipo máximo español que grava las rentas del trabajo (IRPF) supera en 15 puntos el techo medio de la UE y el de nueve de los quince países integrados en la eurozona; pero la media de ingresos reales en concepto de IRPF por contribuyente y año están por debajo de la media de los Veintisiete y por debajo de la media de los países de la eurozona.
Otro ejemplo: El impuesto de sociedades (IdeS) español es uno de los más elevados de la UE, con un tipo del 30 %; en tanto que la media de los Veintisiete es del 23,5 % y la de la eurozona, del 26,5 %; pero las deducciones fiscales son tantas y tan variadas que en realidad la Hacienda española recauda como si ese tipo impositivo fuera del 17 %. De hecho, la presión fiscal sobre los beneficios empresariales ha experimentado un fuerte descenso y su cuantía respecto del PIB ha caído del 4,2 al 1,9 %.
Resumiendo, la presión fiscal real en España equivale al 31,4 % del producto interior bruto (PIB), ¡7,4 puntos por debajo de la media de la UE!, que es del 38,8 % del PIB.
No es la primera vez que los técnicos comunitarios detectan y advierten de las graves deficiencias del sistema fiscal español: tan agujereado está que en términos relativos su capacidad de recaudación figura entre las más bajas de la UE, junto a las haciendas de cinco de los nuevos socios del Este europeo y la del arruinado tigre celta, Irlanda.
¿Por qué?
Básicamente, por tres motivos:
1. El elevado fraude y evasión fiscales;
2. Unos poderes ejecutivo y legislativo (Gobierno y Congreso) con alta capacidad para inventar deducciones en cuanto recibe presiones (o bien para ayudar a las empresas o sectores catalogados como amigos políticos), y
3. La inspección fiscal es utilizada por el gobierno de turno y, entre otros males, los funcionarios son dedicados, casi exclusivamente, a perseguir errores y fraudes menores a pesar de que los causantes de que se pierda más del 70 % de ingresos son grandes empresas y personas adineradas.
Y si a todo eso añadimos la economía sumergida, la reciente amnistía fiscal y otros fenómenos es fácil entender porque hay estrecheces y déficit presupuestario.
..
ENLACES:
* Nota oficial y resumen del informe de Eurostat (en formato PDF, en inglés),
* Resumen en versión castellana, en EL CONFIDENCIAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.