13 enero 2007

¿Aprenderá algo España de la lección argentina?

¿Asumirá la generalidad de los españoles la lección que está dando Argentina de dignidad y ética social?, ¿cuándo dejarán ciudadanos y dirigentes políticos de santificar la llamada Transición?
A estas alturas de la película sería suicida, amén de absurdo, negar que la transición española de la democracia orgánica a la parlamentaria tuvo bondades y arrojó resultados positivos en numerosos aspectos, pero convendría reconocer que el buenismo dejó impunes gravísimos delitos, incluidos los de lesa humanidad, que son imprescriptibles, que los ciudadanos españoles siguen pagando.
Imágenes de Isabel Martínez
de Perón. En el centro, con el
presidente Carlos Ménem,
que una vez elegido intentó
tapar los delitos --incluidos
los asesinatos-- de la dictadura,
en los que ella estuvo implicada
La mayoría de quienes perpetraron esos delitos [incluso la mayoría de sus descendientes políticos y económicos] siguen convencidos de que hicieron lo que debían... Pero temen que algún día caigan las vendas que se colocaron legisladores y jueces.
La orden de captura emitida por la Justicia argentina contra la ex presidenta Isabel Martínez de Perón, acusada de haber autorizado prácticas criminales, vuelve a demostrar blanco sobre negro que en el Estado español [empezando por los legisladores] se han aplicado y se aplican varas de medir distorsionadas, ¡lamentable y gravemente distorsionadas!
En España hay personajes --algunos todavía admirados-- cuyos delitos superaron con creces la gravedad de los imputados a la tercera esposa del general Perón.
Cabe felicitar a la sociedad y a los jueces argentinos por la valentía ética y por la vergüenza moral con la que están afrontando la construcción de un futuro sin sombras, mientras que aquí, en las Españas, todavía se pagan deudas y ponzoñas sembradas durante 40 años de dictadura y 38 años de ceguera.
En todo caso, no se trata de encarcelar a las isabelitas y a los pacos españolas, ni a nadie, pero el futuro estaría más despejado cuando se les pone en su sitio.
Los argentinos lo intentan y merecen respeto...¡y sana envidia!
Lo dicho: Argentina no olvida la ignominia ni a sus muertos. Las víctimas casi siempre se conforman con rehacer sus vidas, en tanto que la mayoría de los verdugos ni siquiera piden perdón.
Como dice un viejo amigo ya octogenario: ¡Estudia Historia, hijo mío, estudia Historia!
INFORMACIÓN puntual, en 20Minutos: 1  y 2 .
TEXTO RELACIONADO:
"El iceberg Isabel Perón", en la bitácora SEGÚN COMO SE MIRE. Este texto del periodista Rodrigo Fino incluye dos enlaces a Wikipedia para conocer mejor la Triple A y a John William Cooke, personaje clásico de uno de los peronismos más activos; más un tercer enlace a detalles de alto valor histórico que indican que Juan Domingo Perón instó al uso de la violencia para combatir la violencia y también lo que él calificaba de violencia... Y un sector del peronismo y mandos milicos siguieron sus instrucciones.

2 comentarios:

  1. no estan asi felix. si bien isabel peron es indefendible y la organizacon triple a fue la maxima expresion del terrosimo de estado antes del que aplicaron las dictaduras (una especie de metafisica del exterminio) el gobierno argentino tiene la voluntad politica en este caso ladeada. no se trata de empates morales o igualar la violencia de izquierda y de derecha con lo que en argentina se denomina la teoria de los dos demonios, pero ni el gobierno argentino ni la justicia estan cerrando estos capitulos de la historia mas tragica argentina de una manera inteligente, estan dejando un hueco por donde el odio y el terror pueden volver a colarse con el pretexto de que hay un lado al que no se le hizo justicia. mirando siempre para atras no se puiede avanzar, no propongo el olvido, solo justicia y en este caso a mabos lados del arco politico deben pagar sus culpas.

    ResponderEliminar
  2. Rodrigo, tomo nota e incluyo un enlace a tu artículo. Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.