19 febrero 2007

Una "mujera" justifica descoronar a Miss Cantabria por ser madre soltera

Recientemente, los organizadores del concurso Miss Cantabria han retirado el título a la ganadora del último certamen porque es madre; decisión adoptada en aplicación de las normas de la convocatoria, que entre otras muchas discriminaciones establece que sólo pueden participar mujeres solteras, ¡por descontado!, y en ningún caso madres.
Esta "señorita" es la que critica a la mujer que fue elegida
Miss Cantabria siendo madre... ¡y soltera! Sin palabras. 
El caso de la frustrada Miss Cantabria era singularmente grave y todo indica que provocó el enrojecimiento de los carrillos de los/las responsables del certamen: ¡la elegida no sólo es madre sino que además está soltera!
Pues bien, este fin de semana largo y carnavalero, con motivo del desfile de la moda flamenca, la modelo Verónica Hidalgo, Miss España 2005, y la aristócrata Beatriz de Orleans han expuesto las razones por las que Miss Cantabria ha sido privada de la corona; aunque en realidad se han limitado a repetir lo ya sabido, pues la modelo ha insistido, textual: «La definición de miss es una señorita y una señorita no puede tener hijos» (¡!)
De modo que ser madre y guapa o atractiva es imposible o está mal visto; ¿o acaso ocurre que la idea que tiene Hidalgo de una miss es la de una mujer sospechosa de ella sabrá qué?
Sea lo que fuere, los criterios morales, estéticos o como diantres los quiera describir Hidalgo, varían en función de si habla en la pasarela, en el hogar o en una iglesia, dejando de lado el uso de la palabra señorita, que no es más que la fórmula decimonónica mediante la que se otorga a una mujer el estatus socio-sexual de soltera; más claro, que está disponible, salvo que puntualice que tiene novio...
Las manifestaciones de Hidalgo son propias de una persona aculturizada o ignorante. Lo cual no sería criticable, sólo lamentable. Lo que sí sería criticable es la hipocresía moral, pues por las declaraciones que ha realizado y pese a su profesión --lucir palmito y posar ligera de ropa-- es católica, apostólica y romana.
En fin, otra mujera que refuerza la sexitis.
..
MÁS detalles sobre las declaraciones de Verónica Hidalgo; más la posición sobre todo este asunto han adoptado los organizadores de Miss España.

4 comentarios:

  1. ja ja ja me encanta esta entrada. llevo años odiando el rollo de las misses, me parece un mercado de ganado, pero cuando lo dice una tía la acusan de ENVIDIA!!!!!! Prefiero mis patas de gallo, mis kilitos de más y mi bien amueblada cabeza, sin duda, que pertenecer a semejante club de descerebradas. Gracias por este post, me ha emocionado que un hombre diga cosas así.

    ResponderEliminar
  2. tienes razón, dejando a un lado, claro, q quien se presenta a un concurso de ese tipo es pq de alguna manera aspira a ser una señorita, y asume el estatus sociosexual implícito en esa palabra...o no?
    un saludo, y a seguir con tanto impulso

    ResponderEliminar
  3. estoy basicamente de acuerdo con lo q dices
    dejando a un lado, claro, q el hecho de presentarse a un concurso de ese tipo supone asumir (y alimentar, y alimentar) todo el sustrato ideológico q se esconde detrás de la palabra señorita, q no es poco
    un saludito, y a seguir impulsando el impulso

    ResponderEliminar
  4. Sí, supongo que la mayoría de mujeres que se presentan a ese tipo de concursos asumen los significados, pero eso no las hace merecedoras de semejante trato. Salvando las distancias, dudo que los esclavos quisieran serlo, o que los niños-soldado que se alistan "voluntariamente" en Cosa de Marfil o Liberia sean corresponsables de su desgracia. Es muy complejo, pero los comentarios de la "señorita" Hidalgo sí que son graves, ella sí que defiende expresamente a las "señoritas" y, de paso, a las "señoronas"... Un saludo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.