17 julio 2007

A Mariña Luguesa: urbanismo sin vergüenza

Xunta de Galicia, Demarcación de Costas y Ayuntamiento de Viveiro coprotagonizan un episodio que en una sociedad menos adocenada causaría rubor y vergüenza ajena.
En una de las playas más hermosas de Galicia, la de Area [pulsar para ver su ubicación en Google Maps], existe un edificio levantado por las autoridades franquistas y destinado a actividades juveniles (hoy administrado por el Gobierno autonómico), construido ¡hace más de 40 años! en un extremo del complejo dunar de litoral existente en el lugar.
Ahora, alegando que conviene recuperar ese espacio natural, proyectan demoler el albergue y, para sustituirlo, construir otro más alejado de la línea de costa...
En principio, la medida puede parecer adecuada, pero resulta que en la costa de A Mariña Luguesa hay, contando por lo bajo, unos 200 inmuebles levantados en zona de dominio marítimo-terrestre.
..
Playa de Remior (Barreiros), todos los inmuebles construidos
en primera línea han sido levantados a menos de 50 metros
de la línea de pleamar, que está al pie de las rocas
Abusos por doquier
Los abusos de los particulares y la desidia de la Administración han sido norma durante años en los municipios lucenses de O Vicedo, Viveiro, Xove, Cervo, Burela, Foz, Barreiros y Ribadeo (citados de occidente a oriente), sobre todo en los de Foz y Barreiros.
De las muchas edificaciones que merecen ser derribadas sólo han sido demolidas dos realmente significativas: un inmueble de apartamentos que permanecía inacabado en una cala situada en las inmediaciones de la villa de Burela, y un complejo lúdico-deportivo que Caixa Galicia construyó hace también años y años en las inmediaciones de la localidad de Barreiros, que a la postre era un servicio que no rentaba lucro.
Sin embargo, demuelen esas dos edificaciones pero nada ni nadie impide que haya decenas de chalés levantados en la playa, en acantilados (uno de ellos sobre la necrópolis de un castro) y para redondear, en la misma ciudad de Viveiro, existen varios edificios ¡construidos en un relleno costeado con dinero público! y sobre los que pesa una sentencia del Supremo que, aparte de confirmar la radical ilegalidad de lo ejecutado, ordena la demolición, pero ni caso.
La inseguridad jurídica de la que tanto se habla cuando se alude a los riesgos de invertir en países como Libia, Indonesia, Pakistán, Haití, etcétera también se da en enclaves de España. Y ahora, en ese escenario trufado de desmadres, Xunta, Costas y Ayuntamiento se distraen y distraen a la ciudadanía con el albergue juvenil de Area... El episodio es descorazonador.
Probablemente, acabarán tirando el complejo público de Area y, para redondear, quizá legalizarán decenas de ilegalidades al tiempo que evitarán que se hable --por poner otro ejemplo-- de la concesión administrativa que otorgó Costas para levantar una cafetería-restaurante encima mismo de los acantilados de Augas Santas, más conocidos como la playa de As Catedrais (Ribadeo), paraje irrepetible y catalogado como Monumento Natural.
Hay criterios y decisiones incomprensibles.

4 comentarios:

  1. Parece que no se va a parar hasta acabar con todo.
    Nota: el video de john MAyall está mal enlazado. sale el famoso e inteligente pulpo, que no está mal pero ya me cansé de mirarlo

    ResponderEliminar
  2. Hormiga, gracias por el aviso sobre el vídeo. Y tienes razón, parecen dispuestos a acabar con todo...

    ResponderEliminar
  3. Me desconcierta que actúen con propósitos compensatorios con algo que saben que es inasumible en cualquier normativa urbanística, cuando lo que hay que hacer es indemnizar, si corresponde, y tirar. Punto y a por otra. Unha aperta.

    ResponderEliminar
  4. Hace dos año estuve quince días en Viveiro y la playa de Area de lo mejor que hay. Ese año ya me llamo la atención la cantidad de obras (edificios, casas, apartamentos, etc. ) que había y sobre todo en que zonas. Sería una pena que la costa de Lugo pierda su belleza por la especulación urbanística. Hay que pararlo. Un saludo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.