14 noviembre 2007

La Blogosfera no es ajena a nada. Seamos cuidadosos

Ayer recibí carta del administrador y autor del blog CYBER WARRIOR, dedicada al estudio y a la crítica despersonalizada y respetuosa de las bitácoras que pueblan la Blogosfera.
Su mensaje era simple y directo: «He cerrado el blog».
CYBER WARRIOR ya suma 200 textos dedicados a otras tantas bitácoras de variada factura y contenidos. Es una guía útil y una didáctica escuela de blogueros. En mi opinión es una pérdida notable y, personalmente, lamentable.
Las razones de este cierre son similares a las que han esgrimido otros colegas y amigos que también han acabado desilusionados o hartos, acaso descorazonados por la actitud de un sector de los habitantes de la Blogosfera.
En mis paseos por CYBER WARRIOR --aparte de aprender y descubrir blogs muy interesantes-- he tenido ocasión de leer comentarios que denuestan de forma insultante --a veces gravemente-- al autor de los textos. Pero por lo que sé, ni siquiera esas frases han mellado la positiva actitud del administrador de la bitácora.
CYBER WARRIOR, como antes otros, desaparece porque la Blogosfera es cada vez más parecida a otros ámbitos de la comunicación y de la información.
La Red no es ajena a ciertas miserias, vanaglorias, personalismos y elitismos, algunos incluso cultivados en grupo.
No soy maestro de nada, ni mucho menos estoy en posesión de la verdad, en nada y para nada; pero intuyo que a corto plazo los que intentamos ser fieles a ciertos criterios primarios de la Blogosfera nos veremos obligados a realizar un esfuerzo extraordinario, ¡ojalá que sea colectivo!, para evitar que la tomatización , la intolerancia y el comercio exacerbado acaben siendo los criterios más extendidos en la Blogosfera.
Echaré de menos a CYBER WARRIOR. He guardado copia impresa de su carta, confiando en que mañana podré enviar una respuesta diferente y escribir: Amigo, nuestros temores se han disipado, la tomatización, los personalismos, las elites excluyentes, la codicia y las vanaglorias han sido arrinconadas.
..
Ilustración capturada en MICROSIERVOS
ACTUALIZACIÓN (sábado 17 noviembre):
Buena noticia, ¡CYBER WARRIOR ha regresado! El blog dedicado a guía y análisis de bitácoras está todavía en obras, por reformas, pero ha reabierto. ¡Bienregresado sea!

5 comentarios:

  1. Pues lamento también esta noticia. Supongo que las críticas negativas hacen mella en ciertos egos. No va a ser fácil tirar para adelante el proyecto bloguero. Cuando ves que algunos de los buenos caen te desilusionas un poco, porque la unión es la fuerza que nos permite el estar ahí día a día.

    ResponderEliminar
  2. sinceramente, los críticos de blogs me parecieron siempre una figura un tanto absurda, ya que un blog es normalmente algo tan personal que decirle a alguien que mejor se calle me resulta de lo más presuntuoso. Dicho esto, es cierto que este chico se lo curraba muchísimo, y que es una pena que una pandilla de energúmenos hayan conseguido cansarle. A mí me hizo una crítica hace tiempo el extinto Jack el Destripablogs, me reí muchísimo a pesar de que me ponía a caldo llamándome monja, más o menos. OTra cosa es la gente que te insulta o es cruel de modo gratuito, lo que creo que se ha hecho con cyber warrior. una pena, en fin.

    ResponderEliminar
  3. En estos momentos, mientras bajo mi ventana hay un coro de bocinazos quien sabe porqué razón o circunstancia, vuelven a mí mis viejas opiniones acerca de la utilidad de la crítica en cuanto a las creaciones ajenas porque, en mayor o menor medida, el trabajo de un bloggero es un trabajo de creación.

    En ciertas ramas del saber humano existen métodos para hacer las cosas, podríamos enumerar aquí la medicina, la ingeniería en general, la mecánica. Esta forma de hacer las cosas permite a quien tenga un conocimiento no técnico pero si profundo en la materia realizar críticas acerca de la forma en la cual el trabajo ha sido realizado o, lo que es lo mismo, existen una serie de parámetros objetivos que nos permiten cualificar un trabajo prescindiendo de nuestra opinión personal.

    Pero, diga lo que se diga, esto es aplicable a lo ya hecho porque, indudablemente, ha de existir un patrón sobre el cual basar los parámetros elegidos, como en todo sistema de pesas y medidas, ya que la crítica intenta, a su manera, medir la calidad o belleza de las cosas que critica.

    Pero existen actividades humanas que, por definición, no aceptan la función del crítico. ¿Cómo hacer una crítica de la manera en la cual se soluciona el problema de carga estructural en los modernos rascacielos de cristal y acero? Podemos decir funciona o no funciona, aguantan o se caen, pero más allá de eso la crítica se deshace. La crítica es una actividad futil, o debería serlo, ante la creación siempre que entendamos la palabra creación como una nueva forma de hacer las cosas. Si esto es nuevo es diferente, y si es diferente toda comparación cae en el terreno de lo subjetivo, es decir, en el gusto personal. Muchas obras maestras han pasado desapercibidas o han sido despedazadas por la crítica. Basta considerar a creadores como Van Gogh que jamás fue reconocido en vida, es decir que desde mi punto de vista la crítica es la expresión de ciertas cosas como, por ejemplo, el miedo a lo nuevo, el miedo al otro, la incomprensión del otro, la falta de capacidad de aprendizaje.

    La crítica impone la figura del juez, quien critica juzga al criticado y si el criticado le hace caso le da autoridad. Mientras más personas hagan caso de sus críticas más autoridad tiene el crítico y más puede influir en la percepción de la mayoría sin tener necesidad de crear, sino solo de vanagloriar o destruir las creaciones ajenas.

    Sin embargo en ciertas áreas de creación, me dirán, es posible criticar y aceptaré esto, pero esto es simplemente porque es posible fijar un objetivo y criticar de acuerdo a la consecución de ese objetivo.

    Doy un ejemplo: La crítica de Rodrigo Fino acerca del nuevo diseño gráfico de El País. Rodrigo sabe que es lo que desean alcanzar con el nuevo diseño, conoce los objetivos a los que debería apuntar el rediseño de un medio periodístico, esto es su parámetro, su parangón, en esto basa su sistema de pesas y medidas y es capaz, en función de conocer los medios a disposición de los creadores del diseño nuevo, de emitir un juicio con un alto porcentaje de objetividad acerca de ese trabajo. De la misma forma procedería un ingeniero que tuviese que emitir un juicio acerca de una estructura determinada. Observaría como se han resuelto los problemas más comunes asociados a ese tipo de estructura, como se han aprovechado los adelantos técnicos en la misma, etc. y emitiría un juicio acerca de eso.

    ¿Pero como criticar objetivamente un cuadro? ¿Un poema? ¿Cómo criticar objetivamente algo que es producto del gusto personal, de las opiniones personales de una determinada persona? Creo, sinceramente, que en este tipo de casos podemos decir me gusta, no me gusta, estoy de acuerdo, no estoy de acuerdo y poco más.

    Podríamos, estoy de acuerdo, emitir un juicio de valor acerca de la forma en la cual se diseña el blog, los colores, la disposición de los artículos, la existencia o inexistencia de imágenes, etc., y si nuestra opinión se distancia de la expresada en el mismo podemos también decirlo, pero con todo el respeto que merece el propietario de ese blog. No podemos entrar a sangre y fuego y utilizar terminos descalificativos ni contra la opinión, ni contra la persona. Quien hace eso solo demuestra su falta de urbanidad, de educación y de principios, quien descalifica a una persona se cree con los conocimientos y la autoridad como para descalificarla, aún cuando jamás haya conseguido nada con lo que hace, y non socialmente aptos porque, quiérase o no, el mensaje ofensivo en un blog bien puede transformarse en una patada en la cara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra de sobremanera enterarme de este regreso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.