11 diciembre 2007

Los puntos en las íes del informe Transparencia Internacional

Estos días, miles de ciudadanos dicen sentirse sorprendidos (¿?) por los resultados del Barómetro Global de la Corrupción 2007, elaborado por Transparencia Internacional. El sondeo --tal es la base del informe, ni más ni menos: una encuesta-- indica que la mayoría de las personas que han respondido opinan que en el futuro inmediato la corrupción aumentará.
Así lo estiman el 51 % de los encuestados en España.
En este sondeo, como en todos, las verdades son relativas, tanto en un sentido (minimizar) como en otro (exagerar); no en vano, los propios encuestados son presuntos testimonios a la vez que potenciales actores (directos o indirectos) de la corrupción que fotografían y juzgan.
Pongamos tres ejemplos:
¿Qué podría haber contestado en el sondeo de Transparencia Internacional cualquiera de las cientos de personas que en la localidad pesquera de Camariñas (Galicia) exigen que la Administración cierre los ojos ante el uso de explosivos en la pesca?
Otro ejemplo: ¿Qué casillas marcaría en la encuesta uno de los vecinos de Totana (Murcia) que estos días se manifiestan públicamente en defensa del alcalde acusado de corrupción urbanística?
El sondeo de Transparencia Internacional revela que para los encuestados las entidades más corruptas --o menos fiables-- son los partidos políticos. Esta percepción, aparte de confirmar la existencia de ciertos lodazales, merece también una sonrisa porque en las últimas elecciones municipales siete de cada diez alcaldes procesados por corrupción --o delitos relacionados con ella-- fueron reelegidos con mayoría absoluta.
Incluso se han registrado episodios más "chocantes" que el de Totana, por ejemplo este:
¡El partido creado por el alcalde de Toques (Galicia), que siendo regidor del PP fue condenado por abusar de una menor, ha sido el más votado en los comicios locales!
Sin restar importancia ni significados, el sondeo-informe de Transparency International conviene leerlo con precaución, sobre todo en Occidente, y a la hora de extraer conclusiones hay que tener muy en cuenta la realidad, pues acostumbra a ser diferente a la suma de realidades relativas que conforman una encuesta.
Ni los llamados puntos negros son los culpables de la elevada mortalidad que registra la red viaria española, ni la política o los políticos son el germen de la corrupción.
ENLACE al informe de TRANSPARENCIA INTERNACIONAL (PDF).

3 comentarios:

  1. Total, pan para hoy hambre para mañana. Mira un ejemplo con respecto a la pesca. La Consejería de Pesca del Gobierno Vasco firmó un "Decreto" por el que autorizaba la pesca de "cebo vivo" en la zona interior del Puerto de Bilbao (dársena de la piscina), claro está sin publicarlo en el BOPV. Todos los pesqueros que faenan allí (sin gastar gasoil, sin salir a la mar, haciéndolo de regreso a su puerto o en espera por mal tiempo) tienen una fotocopia de este decreto. Con echar un cerco en media mañana se levantan mínimo 1.000 kg de anchoa (chiquitina chiquitina, en las pocas zonas que quedan en las que encuentran refugio, y que al poco puedes encontrar en cualquier bar-restaurante o pescadería de la costa vasca. También en Guetaria y algún puerto asturiano se han vendido en lonja miles de kg de atún rojo inmaduro como caballa (para harinas). En Noia (A Coruña) yo he visto a un pescador (de los de toda la vida) tirar una batería al mar como si nada "y es que el mar puede con todo". Y yo que todo lo que pesco me parece pequeño y va de vuelta. Estas actitudes me parecen una total falta de respeto por los demás. En todos los sentidos. Chao Félix, adeus, gero arte.
    http://laconvenienciadelaopinion.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, el artículo del día 03 sobre ETA, chapó.
    http://laconvenienciadelaopinion.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. La fiabilidad de las encuestas descanza sobre la veracidad de las respuestas del encuestado, y no creo que una encuesta que toque la corrupción obtenga respuestas muy honestas que digamos, es casi un contrasentido. Más teniendo en cuenta que el ser humano intenta justificar sus actos ante sí mismo, es decir, si yo cometo un delito, trataré de justificarlo diciendo que hice bien, que la culpa en realidad es de Pepe o de Francisco por haberme puesto en ese brete (aprieto).

    De hecho, una persona que soborna a un policía para evitar le pongan una multa, no se siente corrupta, del mismo modo que no se siente corrupto quien evade impuestos, quien no respeta las normas de tránsito, quien levanta falso testimonio (demonios, que bíblico) acerca de su vecina o vecino.

    Siempre he pensado que la forma de definir el nivel de corrupción de algo es ver no como avanza o se manifiesta esa corrupción sino como la sociedad y el Estado se defienden de ella. Eso me permite decir que la Argentina de la época de Menem, con una corte suprema bajo su directa influencia, fue signada por la corrupción en todos sus niveles, mientras que la Argentina de Kirchner y basándome en las palabras de Rodrigo Fino ha comenzado a luchar contra ella, espero que con éxito.

    Es la independencia del poder judicial y la calidad de sus leyes y jueces y el poder que estos poseen de transformar sus fallos y decisiones en cosa hecha lo que determina si un país es o no corrupto, lo que determina su supervivencia, el que se juzguen o destapen casos de corrupción a gran escala implica, desde mí punto de vista, el natural síntoma de una justicia que funciona.

    Y sí, es preocupante ver que ciertas partes de la sociedad parecen no solo comprender, sino también justificar y defender determinados hechos de corrupción, y esto, tal y cual expresas, es lo que debería corregirse si bien también creo que es un reflejo de otra cosa, de lo egoísta que nos estamos volviendo, esa tendencia de creer que si es bueno para mí ha de ser, por cojones, bueno para todos, y que si me beneficia ha de ser beneficioso para todo el mundo. Supongo, por esto, que todos los "beneficiados" por las actividades del alcalde de Totana estarán más que interesados en defenderlo. Lo de Toques, bueno, eso aún no lo comprendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.