13 diciembre 2007

Proponen "criminalizar" a los inmigrantes irregulares

Otra de esas noticias que pasan casi desapercibidas en los medios pese a su importancia:
El Parlamento Europeo ha pre-aprobado una propuesta del Grupo Popular, defendida por el eurodiputado alemán Manfred Weber, que si es ratificada permitirá que las autoridades gubernativas de los Estados miembros puedan encarcelar hasta 18 meses a los inmigrantes ilegales que deban ser deportados, o repatriados.
Sólo se trata de un proyecto de directiva (ley comunitaria), pues para que sea posible su aplicación el texto debe ser aprobado por el plenario de la Eurocámara y por el Consejo de Ministros de la Unión.
El texto de Weber ha obtenido el respaldo de sus correligionarios conservadores ¡y el de los progresistas del Grupo Socialista!, en sesión ordinaria de la comisión de Libertades Civiles de la Eurocámara, por 46 votos a favor y 5 en contra.
El principal argumento de los partidarios de la criminalización de los inmigrantes irregulares alude a que urge crear un criterio legal común para los 27 países socios… Pero, ¿qué tiene que ver la conveniencia de armonizar legislaciones con la prerrogativa de que las personas puedan ser encarceladas durante un año y medio en aplicación de una orden administrativa (la de expulsión), sin que medie decisión judicial?
Si ese proyecto legislativo sale adelante, se quebrará uno de los principios básicos del Estado de Derecho: Nadie pueda ser condenado a prisión sin juicio previo... ¡pero 18 meses de prisión es una condena!, pues semejante período de privación de libertad está muy lejos de ser una medida administrativa de carácter excepcional, cautelar, preventiva, transitoria…
La decisión de los eurodiputados se ha producido casi al mismo tiempo que la firma del nuevo Tratado de la UE, en Lisboa, y de la ratificación parlamentaria de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión, en Estrasburgo.
La coincidencia en el tiempo de los tres acontecimientos alimenta temores sustentados en hechos y decisiones que van mucho más allá de la casualidad.
TEXTO relacionado: "El efecto llamada del engaño", en MIGRAMUNDO.

9 comentarios:

  1. ¡Qué fantástica medida de inserción e integración!

    (Vamos para atrás, como los cangrejos.)

    ResponderEliminar
  2. Peor que los cangrejos, vamos mordiendo y arrasando, destrozando y criminalizando lo que provocamos.
    Y luego que hablen de políticas integradoras y de buen rollito con el dialogo. Impresentables.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, tampoco hay nada nuevo bajo el Sol. Aquí tenemos los centros de internamiento de emigrantes que tienen mucho peores condiciones higiénico-sanitarias que cualquier cárcel.

    Al fin y al cabo, son inmigrantes ilegales, es decir, delincuentes. Nos guste o no, han incumplido las leyes que regulan la entrada al territorio nacional, por lo que son delincuentes. Son nuestras leyes, nosotros los hemos calificado así, no vengamos ahora rasgándonos las vestiduras.

    Hace poco, estuve en el campo de concentración de Gurs, donde el gobierno francés hacinó a los refugiados españoles que huían tras la toma de Barcelona por Franco.

    Ayer fuimos nosotros los encerrados como ganado en establos, mañana puede que lo volvamos a ser.

    Nota: Algunos de esos españoles tan maltratados por una Francia que deseaba congratularse con el nuevo estado, fueron los que arriesgaron su vida por liberar París unos años después.

    ResponderEliminar
  4. Es descorazonadoramente desproporcionado el "castigo" por pretender asentarse en un país sin documentación en regla, pero tampoco tengo mucha confianza en que el proyecto de directiva se modifique. Los votos hacen a nuestros políticos temerariamente clasistas. Unha aperta.

    ResponderEliminar
  5. Criminalizar a los inmigrantes que vienen a saldar la deuda que tiene Europa con ellos es vergonzoso.

    ResponderEliminar
  6. Yo he sido emigrante, mi familia ha sido emigrante, en la ciudad en la que pasé la mayor parte de mi vida hay un monumento a la madre del emigrante, mi pareja es inmigrante (y además irregular).

    ¿Qué saben los "estadistas" de vivir?, ¿qué saben?

    ResponderEliminar
  7. Fran, en las Españas más del 70% de la población actual ha emigrado, entre municipios, provincias, regiones, naciones y Estados. Lo curioso e insultante es que alguien se espante de que haya emigrantes; es más natural (por asiduidad) cambiar de lugar de residencia que nacer, crecer y morir en el mismo enclave. ¿Cuál es el problema con la actual inmigración? Los limites del Estado y los que convierten esos límites en "religión".
    Y esos esencialistas del territorio "mío-tuyo-suyo" son, al mismo tiempo, los que dan lecciones de "globalización" e "internacionalización" económicas.

    ResponderEliminar
  8. Buenos días, D. Félix ....no cree que existen también las consecuencias de una política inmigratoria basada en el odio a lo español? En Cataluña se fomenta la inmigración en detrimento de otra nacionalidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Inmigración en detrimento de otra nacionalidad"... ¿? ¿Quiere decir que en Catalunya hay quienes prefieren la llegada de extranjeros que de personas del resto de España? Puede. En Catalunya, como en Madrid , Murcia, París o Hamburgo, hay gente estúpida capaz de rechazar u odiar a alguien porque no es de su localidad, comarca, provincia, nación o Estado.
      Aparte de ese tipo de imbéciles, el aumento de la tensión político-territorialista en torno al encaje de Catalunya en España, o su segregación, alimenta otro tipo de imbéciles, estos más "peligrosos" porque vuelcan las convicciones generales en las relaciones personales.
      Por suerte, en la práctica esos imbéciles son pocos (voy bastante por Catalunya, donde me crié) y la verdad es que hay menos tensión en las calles que en la prensa, radio y TV de "Madrispaña".
      Por otro lado, que las personas tengan proyectos colectivos no es negativo, todo lo contrario.
      Además, personalmente, no soy nacionalista ni anti-independentista. Con todos los respetos, eso de las fronteras me deja bastante frío (opino que en Europa todos deberíamos estar ya muy escarmentados).y por las mismas razones (que es largo exponer) me duele que no seamos capaces de mantener unido el mosaico de las Españas, en el que personalmente me encuentro MUY A GUSTO, ¡me encanta vivir en un Estado cuyo territorio es variopinto y pluricultural!, al igual que lo es Europa.
      En fin, es penoso que haya tantos imbéciles de aquí, allá o acullá empeñados en odiar siempre al "otro", a los "otros".
      Saludos.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.