02 abril 2008

Enrique López, un jurista curioso con suerte torera

No es la primera vez que el portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López, da la nota. En esta ocasión ha sido por haber propuesto la instauración de las condenas a perpetuidad en el sistema penal español, metedura de pata verbal que ha generado inmediatas y lógicas reprobaciones.
Sin entrar en el debate que desde ya hace años suscita esa propuesta --la cual, por cierto, merecería más sentido común y menos fundamentalismos pretendidamente constitucionales--, el caso es que, de entrada, el Consejo del que es portavoz López es el órgano menos adecuado para entrometerse en ese debate y lanzar ese tipo de iniciativas.
Tal como se dice vulgarmente, López ha meado fuera de tiesto.
Y en segundo lugar, López --acaso con el ánimo de restar gravedad a su desliz-- ha alegado que hablaba a título personal: ¡Otra metedura de pata!; pues dijo lo que dijo durante una conferencia de prensa que convocó como portavoz del CGPJ.
Enrique López ya se distinguió por un artículo que publicó hace ahora un año en el periódico La razón, texto abstruso y escasamente científico que en su día ya fue comentado en ImP: "Sorprendente artículo de un vocal del Poder Judicial".
Enrique López, como otros, quizá confunde Derecho con derecho... Pero López tiene la suerte de algunos toreros, lidia con toros poco armados y, probablemente, taimados.
El CGPJ es lo que es... ¿Hace falta decirlo?

2 comentarios:

  1. Lo de confundir Derecho con derecho me ha recordado al libro "Educación para la cuidadanía. Democracia, Capitalismo y Estado de Derecho" de los profesores Carlos Fernández Liria, Pedro Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero. Si no lo has leído te lo recomiendo, pues es bastante útil para comprender el porqué de algunas cosas que pasan en los "poderes del Estado", además de etretenido claro :)

    ResponderEliminar
  2. Lamelas: Grazas polo consello e unha aperta.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.