26 noviembre 2008

El mejor ciudadano de la patria de Repsol es Mariano Rajoy

El culebrón Lukoil [la compañía rusa que, según dicen, quiere adquirir un tercio de las acciones de Repsol-YPF] se ha convertido en uno de los absurdos más logrados de la reciente historia del país más desmemoriado de Europa: España.
En 1981, el Gobierno de UCD constituyó el Instituto Nacional de Hidrocarburos (INH), que aglutinó todas las participaciones públicas en las compañías del sector.
En 1986, el INH creó Repsol, paraguas bajo el que fueron reunidas las participaciones públicas en los negocios petroleros, incluido el de Butano SA y, lo que es más importante, asumió la gestión de las prospecciones y de las exploraciones de yacimientos.
En 1989, gobernando el PSOE, se acometió una privatización parcial de Repsol, ejecutando una oferta pública de venta (OPV) por el 26 % del capital. La privatización, no obstante, fue parcial y el Estado mantuvo el control político-administrativo de la compañía.
En 1997, gobernando ya el Partido Popular (PP), se procedió a la privatización total de esa y de otras empresas públicas catalogadas de estratégicas. De modo que Repsol pasó a ser una compañía absolutamente privada y sometida, por tanto, a las reglas del libre mercado.
Y en 1999, Repsol adquirió la argentina YPF, constituyendo Repsol-YPF.
..
Países o enclaves donde Lukoil realiza prospecciones
(pulsar para ampliar)
El alegato de la españolidad
La cacareada españolidad de Repsol-YPF es, resumiendo, verborrea patriotera. El accionariado ha sufrido profundas y periódicas variaciones --cosa propia del libre mercado--, dándose la circunstancia de que ha habido períodos durante los que las participaciones de la compañía han estado mayoritariamente en manos extranjeras; no obstante, pese a la total privatización ejecutada por el aznarismo la firma ha sido gestionada por ciudadanos españoles debido a que los accionistas extranjeros --aun teniendo mayoría-- renunciaron a convertirse en socios de referencia, evitando así asumir la responsabilidad de dirigir la entidad.
..
Trapos electorales
Más claro: Los accionistas --sean españoles o extranjeros-- se limitan a cobrar dividendos y les importa un pimiento que el consejo de administración ponga la bandera española, estadounidense o rusa encima de la mesa.
En definitiva, la polémica desatada a propósito de la posibilidad de que un importante paquete de acciones de Repsol-YPF sea adquirido por una sociedad con sede en Rusia --¡pero cuyo mayor accionista es norteamericano!-- carece de racionalidad y, por ende, la operación es posible gracias a la fiebre privatizadora que aplicaron los gobiernos de Aznar López (PP), de los que formaba parte Rajoy Brey, el mismo que ahora da lecciones de españolidad a cuento de una empresa que desespañolizó el propio PP.
..
La patria de los desmemoriados
En todo caso, en este asunto --como en tantos otros-- el despiste ciudadano y la sinvergonzonería de ciertos políticos es radicalmente lógica en un país que da lecciones verbales de memoria histórica a Argentina, por ejemplo, porque la dictadura austral hizo desaparecer a 500 niños... Cifra esta que equivale al 3,5% de las desapariciones de menores habidas durante el franquismo.
Ese doble rasero ético y esos arrebatos de españolidad son propios de un país que destila patriotismo repsoliano, pero cuya sociedad en general --con la clase política a la cabeza-- es capaz de llorar por los 500 bebés desaparecidos en tierras lejanas y, al mismo tiempo, digerir sin pestañear que en su patria hayan desaparecido un mínimo de 12.000 niños y niñas.
Salvando las distancias éticas y humanistas, los arrebatos patrioteros a propósito de la españolidad de Repsol reflejan desmemoria e hipocresía.
En ciertos aspectos y resortes ético-políticos, las Españas del 2008 siguen ancladas en criterios franquistas, en mixtificaciones, dándose golpes de pecho católicos o repsolianos.
Puestos a distraer a los ciudadanos, los industriales del cine de Hollywood son unos aprendices.
,,
INFORMACIÓN sobre la actitud de los accionistas minoritarios de Repsol; cuyo objetivo central, "al margen de banderas", es proteger sus intereses. Punto.

6 comentarios:

  1. Ha quedado muy bien eso del "patriotismo repsoliano", que define muy bien el olor a parafina que destilan algunos surtidores de bananeras infamias. El Gobierno debería nacionalizar Repsol, aunque sólo fuese por saber lo que dirían los defensores del libre mercado al ultranza. Me temo que entonces al presidente le llamarían José Luis "el Chavito" Zapatero. Unha aperta.

    ResponderEliminar
  2. Estimado, Félix, porqué no haces caso del sabio consejo de su Eminencia Eminentísima: es bueno olvidar, a veces. Olvidemos que Repsol lo privatizó totalmente Aznar López, olvidemos que 12.000 niños desaparecieron durante un periodo de tiempo ¿confuso?, olvidemos que durante este periodo de tiempo la Iglesia llevaba bajo palio a algunos, olvidemos algunas posiciones de Pío XII, olvidemos los casos de pederastia en depende qué estamentos, olvidemos la connivencia del Vaticano con la mafia, olvidemos a la banca Ambrossiana, olvidemos el Prestige, las armas de destrucción masiva, el Yak-42, olvidemos la Ciudade da Cultura, la boda en El Escorial, la medalla del Parlamento estadounidense, Terra Mítica, olvidemos al Movimiento de liberación nacional vasco, la excarcelación de Iñaki Bilbao, las redenciones a De Juana, al Pujol enano que habla castellano, el catalán en la intimidad, las promesas de acabar con la corrupción... Hay tanto que olvidar... Hay que dejar espacio para recordar solo lo que nos hace personas de bien.

    ResponderEliminar
  3. A mí, como persona joven, fácilmente despitastable, me viene muy bien leer tus artículos, llevo varios días liadísima con este tema. Me ha quedado clarismo.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Estupenda reflexión, aportando datos, que demuestra bien a las claras esa hipocresía de catecismo de la que hacen uso nuestros padres de la patria, todos.

    Sólo se me ocurre decir una cosa: ¡qué buenas son las hemerotecas!

    ResponderEliminar
  5. A Juan:
    Intuyo que hay cierta ironía en tu comentario.
    En todo caso, convendría recordar que en la mayoría de los casos que mencionas olvidar equivale a consentir. Y consentir les permite seguir acumulando cosas que "deberemos" olvidar, pues ya hay pruebas suficientes de que no tienen límites.
    De modo que cada vez hay más y más cosas que olvidar.

    ResponderEliminar
  6. Hola, cada político está montado sus políticas y cada una la suya. Si solo fuera repsol:

    Con las multas a los comerciantes en el barrio de Sans en Barcelona por los organismos de la ‘normalización’ de la Generalitat ha surgido este vídeo, es una tragicomedia digna de verse.

    Os recomiendo la visión de CASABLANCA de LLOBREGAT, dedicado especialmente a los que apoyan el CAC (centro de multas por rotular en castellano y cerrar emisoras por criticar las políticas del tripartit) y en especialmente a los que están por todo lo contrario. vídeo:

    http://www.youtube.com/watch?v=mEQShmIO2vI


    (Unir en una línea si sale el enlace cortado).o buscar por youtube o google= CASABLANCA de LLOBREGAT

    Gracias por verlo y también por su difusión

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.