29 enero 2009

El islam fanático no cede, los ayatolás iraníes siguen lapidando

A finales del pasado año se reanudaron las lapidaciones en Irán, país que a criterio de algunos defensores de no se sabe qué tiene un gobierno que merece respeto.
Ejemplos de moral religiosa:
La pederastia es poco menos que un derecho religiosamente natural, y
Las mujeres alientan ser violadas.
..
Lapidación de un hombre en Somalia. El procedimiento de enterrar al reo
de cintura para abajo es el habitual en casi todos los países
cuyas autoridades regulan o permiten esa barbarie
El culto Occidente sigue
a piñón fijo: condenar
pero con cuidado,
que tienen petróleo
Las actitudes democráticas y conmiserativas acabarán en su sitio, por inanes; pero será demasiado tarde para miles de hombres y mujeres muertos/as en actos amparados por la Justicia religiosa, que es la más absurda por ser hija de la barbarie que destila la suma de ignorancia y poder.
En fin, «Houshang Khodadadeh y otro hombre no identificado murieron apedreados hacia el 26 de diciembre», ha informado Amnistía Internacional.
«Después de un año en el que se registraron noticias alentadoras y en el que la acción de miles de activistas de todo el mundo consiguió parar la lapidación de al menos cuatro personas, 2008 acabó con esta terrible noticia».
Los dos nuevos casos de lapidación dejan en agua de borrajas las declaraciones de la magistratura iraní, que en 2002 y en agosto del año pasado anunció sendas suspensiones de las lapidaciones. Eran declaraciones políticas de cara a la galería, coinciden todas la oenegés.
No existen datos del número de personas (todas mujeres) que han sido lapidadas bajo la acusación de ser adulteras. La cifra se ignora porque hay actos de justicia populares (democráticos, dirán algunos) que ni siquiera el Estado iraní controla ni quiere controlar.
Lógicamente, el hombre adúltero --tal como establece toda buena religión-- incurre en un pecado comprensible, incluso justificable y que, por tanto, sólo merece una reprimenda menor y a veces también una sonrisa cómplice... De hecho, en los países que se aplica la sharia (Derecho musulmán) es muy habitual matar a la mujer adúltera e ignorar al cómplice varón.
De lo que se trata --así lo defienden casi todas las religiones-- es de mantener las constructivas tradiciones.
Los religiosos siguen sin entender --¡ni siquiera lo intentan!-- que la sexualidad y las relaciones privadas no deberían ser sometidas a reglas ajenas a los protagonistas --salvo que sean adolescentes o niños.
MÁS detalles, en Amnistía Internacional.

7 comentarios:

  1. Pero ¿cómo van a intentar entenderlo, si precisamente el control de las relaciones sexuales es su herramienta fundamental para mantener sujeta a la feligresía?

    Cada día estoy más tristemente convencido de que con estos peligrosos marmolillos (todos los fanáticos religiosos, sin particularizar, y también muchos aparentemente no tan fanáticos) es inútil intentar apelar a cosas como la libertad de pensamiento, la voluntad personal o la convivencia de diferentes formas de ver la vida para hacerles entender que no deben intentar imponer su particular sentido de la trascendencia a quienes no se sienten concernidos por éste. Con ellos no sirve la apelación a la "esfera de lo privado", porque, simplemente, no existe tal espacio para ellos: su jefe lo ve todo, todo lo controla y todo lo juzga.

    ResponderEliminar
  2. La foto me ha dejado marcado. Es impresionante hasta dónde puede llegar la mente humana. ¿Somos, verdaderamente, animales racionales? ¿Hasta dónde puede llegar el fanatismo religioso?

    ResponderEliminar
  3. Félix, voy a colgar la foto en mi espacio. Diré que está tomada de Im-pulso. Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  4. He sentido un escalofrio... creí que eso ya era parte del pasado, creí que se habían dado cuenta de que el mundo entero menos ellos repudia esas leyes que dispone de las personas. MI REPUDIA.

    UN SALUDO

    ResponderEliminar
  5. A NINO,
    Has dado en el clavo:
    "Su jefe lo ve todo, todo lo controla y todo lo juzga".
    A JUAN,
    Todo lo que contiene ImP es reproducible en tanto no sea para obtener beenficio, solo ruego que se cite la procedencia en el caso de los textos (las fotos es otra historia, normalmente son extraídas de la Red y carecen de copyrigth, no hace falta citar la procedencia, salvo cuando en el pie figura expresamente su origen).

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué clase de Dios es aquel que aprueba estos métodos?

    Con permiso del titular de esta bitácora, me c--o en ese Dios y en todos los que lo siguen. Amén.

    ResponderEliminar
  7. A ÁRTABRO,
    No me parece acertado calificar a ningún Dios de forma tan contundente por aquellod e que los creyentes pueden sentirse insultados, pero tu expresión es perfectamente admisible porque --suponiendo que exista un Dios y que, por tanto, es el ente todopoderoso que las religiones pintan-- los hechos le hacen merecedor de un rotundo rechazo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.