17 mayo 2009

Un diputado del PP reclama que el afecto al rey sea obligación legal

En rueda de prensa y enfatizando sus palabras, el diputado del PP por Melilla, Antonio Gutiérrez Molina, ha emplazado a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) a que sancione al Athletic Club de Bilbao y al Fútbol Club Barcelona porque con motivo de la final de la copa llamada del Rey, sus hinchadas «protagonizaron un hecho insólito, vergonzoso y lamentable», consistente en mostrar su rechazo a que sonara el himno de España, denostando el propio himno y abucheando al monarca.
Gutiérrez Molina
El político melillense ha comparado ese episodio con los gritos xenófobos que en ocasiones son sancionados por el comité de competición de la Liga de Fútbol Profesional (LFP).
«No sé si para la RFEF tendrá más importancia que se tire una bengala que este espectáculo, que no sucede en ningún país democrático"... ¿?; ha argumentado el diputado; que se muestra escandalizado porque "se exhibieron pancartas contra la unidad de España, se lanzaron gritos delante del Rey impunemente y se han silbado los símbolos que nos dan cohesión como nación».
Gutiérrez critica que «se esté escondiendo el problema diciendo que eran unos pocos los que gritaban, ya que eran decenas de miles de personas las que coreaban de forma estrepitosa y silbaban los dos máximos signos que tenemos los españoles de unidad, que son la jefatura del Estado y el himno nacional».
En opinión del diputado del PP, la pitada constata la existencia de «un problema de fondo» y «una demostración mayoritaria de desafecto hacia los símbolos de unidad de España»; fenómenos que el político del PP describe como «la desvertebración de España como nación»... ¿?
Las declaraciones del diputado del PP merecerían análisis prolijo, tanto político como cultural e incluso psicológico Pero, resumiendo, cabe puntualizar lo siguiente:
1. No todos los seguidores del Athletic y del Barcelona que asistieron al partido participaron en la pitada. Generalizar sirve, entre otras cosas, para exagerar un hecho y crear un estado de opinión con fines determinados o por un interés concreto, incluidos los político-electorales;
2. Los organizadores o los protagonistas de un espectáculo --sean clubes de fútbol, ayuntamientos o empresas-- no son responsables administrativos ni penales, salvo que medie negligencia, de las faltas o de los delitos que perpetren los asistentes a un espectáculo.
..
[En este punto viene a cuento reseñar que las multas que impone el comité de competición a los clubes de fútbol cuando uno o más aficionados profieren insultos racistas son sanciones absurdas e injustas, salvo que el club haya organizado, animado o aplaudido las injurias.
Aplicando similar criterio, a la Orquesta Sinfónica de Madrid o a los organizadores de cualquier tipo de espectáculo habría que multarlos cada vez que uno o más asistentes al mismo lanzaran un grito inadecuado, sea falta o delito. Ocurre, eso sí, que es más barato poner multas que instalar medidas de seguridad proporcionales a lo que se persigue o a lo que se aspira a evitar... por ejemplo, que se manifiesten ideas políticas irreverentes]
..
3. Mostrar repulsa por razones políticas y hacerlo sin recurrir a la violencia, sea al himno o a la monarquía, sólo es falta o delito en un Estado dictatorial o en democracias inmaduras...
4. Ninguna ley, tampoco la Constitución, obliga a los ciudadanos españoles a sentir afecto por la monarquía, ni ninguna ley --tampoco la Constitución-- prohíbe exteriorizar ideas o anhelos;
5. Confundir respeto con afecto provoca la risa, y confundir desafecto con falta o delito es propio de personas simplistas, inmaduras o malintencionadas;
6. Si la monarquía causa desafecto generalizado --como afirma el melillense--, lo más adecuado en estricta lógica política sería que el diputado pidiera la abdicación del rey o un referendo, en lugar de exigir el afecto forzado por ley;
7. Por mucho que la Constitución actual y el Fuero de los Españoles del régimen franquista lo sancionaran así, España no es una nación, sino un Estado o en todo caso, un Estado-nación; sin que evidenciar esta circunstancia objetiva signifique estar de acuerdo con las segregaciones. Aspiración esta, no obstante, que es legítima y legal. Alentar o cometer actos violentos, sea por la causa que sea, es delito, ¡sin duda!, pero defender proyectos políticos mediante acciones legales --sean pitadas o manifestaciones-- no es delito… ¿O sí lo es?; y
8. La cohesión social y territorial de un Estado, de una nación o de un municipio no se consigue por la vía de los himnos ni de las banderas, sino con cosas que en este caso es absurdo referir porque políticos como el diputado melillense no las entenderían, ni creo que quieran ni les convenga enteder...

10 comentarios:

  1. ¿Convertir en delito un sentir? ¿Obligar por ley a sentir "afecto" por algo? ¿Qué harán ponernos un chip para controlar lo que sentimos y pensamos? ¡Hay que leer cada cosa!

    ResponderEliminar
  2. Que suscribo todas y cada una de tus afirmaciones.
    Que me parece lamentable tanto el espectáculo de Valencia como el eco que se le da. Los hay que disfrutan revolviendo la mierda (con perdón).
    Y que sí que España es una nación de naciones o un Estado plurinacional y que a todos estos que fomentan los enfrentamientos entre distintas CCAA o nacionalidades los mandaría directamente a ¡hacer puñetas!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Espléndida entrada. Tu forma de analizar el hecho es extraordinaria. Me la he archivado como recuerdo de un texto impecable y que acierta en cada una de sus palabras.
    Un beso. Da gusto venir por aquí

    ResponderEliminar
  4. A ver... creo que estás sacado las declaraciones de contexto. ¿Dónde dice este buen hombre que el afecto al Rey sea obligación legal?
    El único momento en el que este señor habla de "desafecto" lo hace refiriéndose a los "símbolos de la unidad de España", que el entiende que son el Rey y el Himno.
    Me temo que el único que ha confundido respeto con afecto eres tú.

    Más: España, ¿qué es? ¿Nación o Estado?
    Constitución Española, Preámbulo: "La Nación Española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran [..]"
    Constitución Española, Artículo 1: "España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho [..]"
    Elijan ustedes la respuesta que más les guste. En cualquier caso, por favor, ¿cuál es la sutil diferencia entre nación y estado?

    Por último me gustaría hablar de Estados democráticos de Derecho poco serios, con instituciones inmaduras, con legislaciones escasamente respetuosas con el derecho de expresión y con un régimen que se sabe poco consolidado como, por ejemplo, Francia. Un, dos, tres, responda otra vez: Francia...

    Conclusiones: Que sí, que coincidimos en que este buen hombre ha meado fuera del tiesto (como suelen hacer en demasiadas ocasiones los del PP), pero, por favor, no saquemos su meada también fuera de contexto.
    En el partido hubo una GRAN pitada. ¿A alguien le sorprende? ¿A alguien le molesta? ¿Qué y por qué molesta?

    A mí, sinceramente, me la trae sin cuidado. Soy español y republicano. Que cada uno exprese lo que quiera. El que se sienta español, que lo exprese; el que se sienta anti-español, que lo exprese. El que se sienta republicano, que lo diga. El que se sienta monárquico, que lo defienda. Eso sí, por favor, sin violencia. ¿Es violencia unos pitidos? ¿Y unos gritos? ¿Y unos insultos?

    Como me gustaría ver totalmente separados el deporte de la políticaca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A CHUCKY:
    Creo, con todo el respeto, que debería volver a leer el "post".
    El diputado de marras considera que se debe multar o castigar (según dice, a los clubes) porque NO es justificable que todo o parte del público abuchee o manifieste su repulsa por el himno y contra el rey. Pedir eso, en lectura lineal, sin interpretaciones, equivale a exigir respeto (o afecto) por mandato legal al himno y al rey.
    Por otro lado, la diferencia entre Estado y nación no es sutil, sino extraordinariamente grande y descomunal.
    El Estado es una organización política, administrativa e institucional creada por el hombre (exactamente por las clases dirigentes de un territorio); en tanto que la nación es un territorio con características conformadas en el tiempo por la geografía, la cultura (incluido el idioma), usos y costumbres (derecho civil), la economía, etc. etc. y etc.
    Identificar Estado y nación como si de una misma cosa se tratara es una aberración (no lo digo yo). Otra cosa es que al paso de los años y siglos un Estado plurinacional logre construir una cohesión más o menos profunda y consolide una sociedad pareja y equilibrada (no es el caso de España).
    En otras ocasiones, los ámbitos (la geografía) del Estado y de la nación coinciden, pero este tampoco es el caso de España.
    Con esto no quiero decir que el Estado español deba o no deba abarcar el territorio que tiene actualmente; es una simple constatación: Eswpaña no es una nación por mucho que lo diga la Cosntitución. La Constitución NO es ciencia, sino un texto legal que sanciona la norma máxima de un Estado. Que la Constitución califique el territorio de ese Estado "nación española" tiene el mismo valor científico que si proclamara que España es católica o que el monte más alto tiene 7.000metros de altitud; es decir: valor científico, cero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. 1. España es políticamente un Estado, pero, sin lugar a dudas, para una gran mayoría de españoles -para otros muchos, no- es también una Nación.

    Una Nación que tiene sus propios símbolos identificativos, como son, entre otros, la bandera y el himno.

    2. Y a los que sentimos España como una Nación nos entristece y nos duele que diez, quince, veinte mil o los que sean piten y abucheen el himno de nuestro país en la final de un campeonato que lleva el nombre de "Copa de S.M. El Rey de España".

    Y nos entristece que esos quince, veinte mil o los que sean vengan de Bilbao y de Barcelona, dos territorios que forman parte del Estado llamado España,... y no nos lo explicamos:
    a) Si pitan, ¿por qué juegan?
    b) Si juegan, ¿por qué pitan ?

    ResponderEliminar
  7. A JOSITO,
    Es legítimo que sientas España como una nación, y es legítimo e incluso comprensible y muy respetable que te duela que abucheen o menosprecien los símbolos que sientes.
    Esa actitud ¡nadie! la debe denostar y ¡todos! la debemos respetar, al igual que hay que respetar a los que piensan otras cosas y sienten otros símbolos.

    ResponderEliminar
  8. @Félix: que sí, que me he leído el artículo y creo que lo entiendo. A ver.
    [Si no te importa, preferiría que nos tuteásemos].

    El diputado este considera que se debe multar a los equipos porque sus aficionados silben al Rey y/o al Himno. ¿He dicho yo algo sobre tu opinión al respecto? No; ergo podemos concluir que coincido con tu opinión: es una gilipollez.
    Es más, yendo mucho más lejos, también me parece mal ilegalizar partidos políticos por lo que digan o hagan sus representates; si alguien hace algo ilegal, se le detiene, pero no puedes acallar a todo un grupo por las acciones de unos individuos.
    Bien, sigamos.

    Según tu entender, pedir un castigo para un club porque algunos de sus aficionados silben al Rey y/o al Himno equivale a exigir por Ley respeto y/o afecto al Himno y/o al Rey. Vale, es tu entender; yo no lo entiendo así. Me parece que tergiversas la información; la verdad, ese tipo de titulares son los que uno espera encontrarse en, no sé, Libertad Digital.

    Respecto a las diferencias entre nación y estado, gracias por tus aportes. Muchas veces lo he dicho, y lo repito: adoro nuestro idioma, el Español (o Castellano, que de ambas formas se puede llamar) y su infinidad de matices.

    Después de leer tus aportes y las definiciones que la RAE proporciona, sí que veo algunas sutiles (a mi entender) diferencias semánticas. Gracias. Aunque la RAE no lo expresa así, creo entender (corrígeme) que "nación" se refiere más a un sentimiento, a una tradición común; en tanto que "estado" es pura y llamanamente, la administración del territorio. Vale.
    Según esto, puedo concluir que para ti España no es una nación; del mismo modo que puedo concluir que para este diputado, España sí es una nación. Me explico.

    España es un estado; lo marcan las leyes, los tratados, etc. Indiscutible.
    España es una nación; para algunos. Para aquellos que piensan que hay una tradición, una lengua y un origen comunes.
    España no es una nación; para otros. Para aquellos que piensan que no existe una tradición, ni una lengua, ni un origen comunes.
    Bien, el término nación es discutible; en tanto que el concepto de nación es subjetivo.
    Interesante.

    Cambio de tercio: y de lo que pasa en Francia si se silba a la Marsellesa... ¿qué opinas?
    ¿En qué países, serios, con legislaciones respetuosas con el derecho de expresión, no sería delito pitar al Primer Ministro / Rey / Himno?
    ¿Es violento silbar a alguien cuando intenta dar un discurso o una charla? ¿Dónde ponemos la división entre violencia y libertad de expresión?

    Me parece que, aunque la idea que tuviste al escribir el artículo fue buena (porque las palabras de este hombre no se sostienen), te acabó venciendo la subjetividad y sin querer en tu mente has deformado la información.

    Y te repito: soy republicano; nadie me va a convencer de que la Monarquía es mejor que la República.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. A CHUCKY;
    No discutamos por matices y percepciones. En lo esencial, por lo que dices, estamos de acuerdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. @Félix: sí, en lo esencial (que el diputado este, como muchos del PP con demasiada frecuencia, ha meado fuera del tiesto) estamos de acuerdo.

    Diferimos en si se debe o no penar / castigar las ofensas a los símbolos del Estado (huy, ha dicho Estado), que yo creo que sí. Y cuando digo Estado me refiero a todo el Estado, que lo mismo me da que se abuchee al monarca que al Lehendakari.

    Aunque sigo sin tener claro si abuchear se puede considerar violencia o no; lo dejamos para otro día, pues :-)

    P.D: No sé si le he dado antes al enter sin querer y ha llegado esta entrada duplicada y a medias. Disculpas.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.