24 agosto 2009

"El mundo" defiende con ardor guerrero a los más ricos

Según El mundo: «Los técnicos del Ministerio de Hacienda consideran que elevar los impuestos a las rentas más altas, como sugirió el jueves el ministro de Fomento, José Blanco, tendría poca efectividad porque sólo suponen el 3,7 % de la recaudación del Estado por IRPF. Las rentas que declaran ganar más de 60.000 euros anuales carecen de potencia recaudatoria, según un informe de los técnicos Gestha».
Ese entrecomillado difunde una falacia.
La afición o el interés por inventar la
realidad es más común de lo que parece;
que lo haga un particular es criticable,
pero que lo haga un medio es...
 
Aparte de que ha sido imposible localizar tan sorprendente pronunciamiento de los técnicos de Hacienda, porque no existe [pulse aquí y consulte usted la web de Gestha], el informe del Ministerio de Economía y Hacienda referido al ejercicio de 2006, titulado El impuesto sobre la renta de las personas físicas y el impuesto sobre el patrimonio en 2006. Análisis de los datos estadísticos del ejercicio, revela que las rentas superiores a 60.000 euros sólo supusieron el 4,3 % de las liquidaciones presentadas, pero aportaron el 23,9 % de la renta, el 28,8 % de la base imponible, el 32,8 % de la base liquidable, el 38,2% de la cuota íntegra y el 40,3% de la variable».
Tener filias y fobias es legítimo
Nadie ignora que los periódicos son empresas privadas y tienen línea editorial (criterios informativos). Nadie ignora tampoco que es escrupulosamente legal y legítimo que la compañía editora o el director del medio imponga consignas y criterios para defender tal cosa o criticar tal otra, ignorar la de más allá o no publicar nada de fulano o mengano. Y casi nadie ignora tampoco que El mundo mantiene desde siempre una actitud marcadamente anti-PSOE, de modo que cuando puede y tiene percha arremete contra ese partido.
A pesar de esa característica, es harto difícil determinar o calificar la tendencia ideológica o política del periódico que dirige Pedro J. Ramírez porque, en paralelo a su actitud anti-PSOE, en ocasiones también critica declaraciones o decisiones de los directivos del PP.
Esa circunstancia marca la diferencia entre El mundo y ABC, periódico este que sí es inequívocamente pro PP en tanto que El mundo, según la tesis más generalizada, es un medio con criterios contradictorios que precisamente por esto emite mensajes eclécticos; no obstante, su cruzada anti-PSOE figura entre sus criterios editoriales (a la vez que tendencia con rasgos ideológicos) más estables en el tiempo.
E insisto, los medios son libres de dar palos o hacer a quienes les parezca oportuno o interese.
Lo que desde un punto de vista informativo carece de excusa y legitimidad es mentir. ¿Todo vale con tal de zaherir al PSOE y al Gobierno?, ¿es legítimo lanzar patrañas referidas al IRPF y a la fiscalidad para desprestigiar a un ministro y/o al Gobierno?
[NOTA: Una cosa es la legitimidad y otra la legalidad, pero en el singular Estado de Derecho llamado Reino de España es complejo --acaso imposible-- determinar si mentir es legal o no. Sea como fuere y que yo recuerde, ningún juez o tribunal ha condenado a nadie por lanzar infundios o mentiras de carácter político. De hecho, en España es habitual hacer política recurriendo a la insidia, a la difamación y a la mentira, también por parte de algunos medios]
Como una mancha de aceite
Para que nadie saque conclusiones erróneas, conviene precisar que El mundo no es el único medio que ha difundido la falacia de marras, aunque sí es el periódico que lo ha hecho con mayores tipografía y mancha (espacio). Decenas de periódicos y emisoras de radio (y que yo sepa también dos canales de TV) han difundido la mentira de que subir los impuestos a las personas con rentas anuales superiores a los 60.000 sería irrelevante, si bien la mayoría de los medios lo han difundido a posteriori; es decir, haciéndose eco de lo ya publicado por otros e incurriendo, eso sí, en el error de no haber comprobado los datos.
¿Conclusiones? Dos: Primera, una vez más El mundo se ha cubierto de gloria y, segunda, subir impuestos a las rentas más altas tendría repercusiones importantes en las cuentas públicas y permitiría enjugar déficit y/o disponer de más fondos.
MÁS DETALLES sobre la falacia fiscal tan ampliamente publicitada, en "El mundo emplea el engaño contra una posible subida de impuestos a los ricos", vía DISECCIONANDO A EL PAÍS.

3 comentarios:

  1. Gracias por esta información. "Se empieza a decir una necedad y acabas creyéndotela de tanto decirla". Eso es lo que les pasa a todos estos gropúsculos mantenedores del "status quo". Solo un apunte adicional, creo que es el momento de sacar al conocimiento general el tema de la tributación preferente (1%) a sociedades patrimoniales tipo SICAV que es donde se encuentra el mayor porcentaje de las inversiones de las grandes fortunas de este pais. Ahí si que hay pasta.

    No puedo acabar sin recordar lo que esto exige, nuestra implicación absoluta como ciudadanos en la fiscalización del gasto público. De esa ineficiencia en el gasto público, ya se ha convertido en lugar común, el apostar por lo privado (de unos pocos) en vez de lo público (de todos).

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Félix, coido que non podo dicir nada máis que ti non dixeras. Remato cunha licencia "poética": pensei que "El Mundo era un xornal de extrema izquierda e extremadamente progresista"...

    ResponderEliminar
  3. El pitjor de tot això és que l'argument en qüestió és el que utilitzà el partit en el govern (socia-listos) per a eradicar l'Impost sobre Patrimoni.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.