12 marzo 2009

Ramírez demuestra que amañar audiencias está al alcance de cualquiera

Los criterios que imperan en el periódico que dirige Pedro J. Ramírez son vergonzosos, sin menoscabo de la capacidad profesional de los periodistas que laboran en ese medio.
Copio y pego el inicio de un texto de Guerra eterna:
«Aún no se han recogido los últimos restos del estallido de la burbuja inmobiliaria y El mundo ya jalea los beneficios que produce otra burbuja: la de las mediciones de los medios digitales. El periódico [de Ramírez] alardea en su primera página que elmundo.es ya tiene 19,4 millones de usuarios únicos en una tendencia imparable: pronto habrá más usuarios de elmundo.es que habitantes de España...»
El uso de la hipérbole se suma a otras aficiones profesionales de Pedro J. Ramírez, como la de chapotear en tierras movedizas. Ese director recuerda cada vez más al Hearst de la guerra de Cuba.
Hay personajes históricos que inspiran copias que los mejoran.
MÁS sobre datos de audiciencia, en 233GRADOS.
..
ACTUALIZACIÓN (22:30 horas del jueves día 12):
Los responsables de OJD-INTROL han emitido una nota que, sin aclarar la situación provocada por el espectacular e increíble aumento de lectores de elmundo.es, confirma que ha habido trato de favor en las mediciones de los medios electrónicos dependientes del grupo Unedisa.
Más detalles, en 20Minutos.

2 comentarios:

  1. Lo que faltaría en Espanya es un """Orson Welles""" (nótese la abundancia de comillas) que filmara un trasunto de Ciudadano Kane para retratar a este personajillo. Pero me da a mí que no va a haber nadie con la suficiente valentía para ello.
    Ahora, que si lo hubiera, menudo bombazo... :-)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Otis,
    Lamentablemente, coincido contigo en que no hay un "orson welles" español, ni tampoco hay ni habrá -al menos a corto plazo- un gobierno que subvencione ese tipo de filmes.
    Otras películas sí, máxime si adulan a los don pelayo, pero NO destinarían ni un euro a un Ciudadano Kane.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.