28 febrero 2010

Una prejubilación y dos despidos que "dan la razón" a la CEOE

Con cargo al ejercicio de 2009, la compañía del sector de la energía Endesa ha abonado 29 millones de euros a José Manuel Entrecanales, Esteban Morrás y Rafael Miranda.
A los dos primeros les han correspondido 21 millones de euros como indemnización por despido, pues han salido del consejo de administración de la empresa tras haber trabajado en ese departamento durante dos años y medio. Los otros 8 millones son para el tercero, que ha sido prejubilado...
José Manuel Entrecanales,despedido de Endesa
Es lógico, pues, que la gran patronal (CEOE) exija al Gobierno que acometa de una vez por todas una reforma laboral que abarate el despido libre improcedente de los asalariados comunes, por los que se abonan indemnizaciones que en algunas ocasiones llegan hasta los 45 días de salario-convenio por año trabajado; ¡menuda barbaridad!...
Está claro, pues, que urge atender la justa demanda de la CEOE para facilitar que empresas como Endesa hagan frente a las justas indemnizaciones que reciben trabajadores como Entrecanales, Morrás y Miranda cuando son inmerecidamente despedidos, prejubilados o jubilados...
¡Viva la CEOE!, ¡basta de contemplaciones con quienes carecen de conocimientos de economía!
Todo ello sin olvidar que es comprensible y justo que los consumidores de la electricidad que suministra Endesa contribuyan a abonar las indemnizaciones de esos tres mártires de la crisis... ¡Porque seguro que el coste de esos dos despidos y esa prejubilación también es culpa de la crisis... y del Gobierno!, por descontado...
MÁS detalles del caso, en COTIZALIA.

2 comentarios:

  1. Y siguen tan panchos. Lo malo es que al paso que vamos lograrán sus propósitos y los trabajadores volverán a ser los paganos.Tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar
  2. La CEOE defiende lo suyo; gracias a ese trato laboral que pretenden para los trabajadores se pueden permitir estas fabulosas indeminizaciones.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.