27 octubre 2006

Los singulares criterios de Reporteros sin Fronteras

La ambiciosa iniciativa de Reporteros sin Fronteras (RSF) de clasificar el grado de respeto a la libertad de prensa existente en el mundo es, de entrada, absolutamente respetable, pero cuestionable, siquiera parcialmente, por tres motivos, amén de por otras causas de menor enjundia:
..
Primero, los criterios que aplica RSF son contradictorios al mezclar legalidad y legitimidad;
..
Segundo, entre esos criterios hay uno que resulta singularmente absurdo, pues RSF penaliza a los poderes públicos de un país, a este en su conjunto y a los ciudadanos cuando en ese territorio actúan bandas armadas, criterio que es absurdo e incluso radicalmente injusto: ¿acaso los ciudadanos españoles son corresponsables de las acciones de ETA?, ¿o los iraquíes de las acciones de un fanático islamista?; y
..
Tercero, RSF infravalora el principio de laicidad, pues admite la imposición oficial de valores teocráticos al dar por moralmente admisible que los poderes públicos asuman principios religiosos aunque sean represivos e inhumanos... ¿acaso ética es lo mismo que moral?
Esos y otros criterios condicionan el resultado de las encuestas recabadas por lo autores del informe. Así, por ejemplo, según RSF la libertad de información es más sólida o está más garantizada en Eslovaquia, Letonia, Bosnia, Trinidad y Tobago, Benin, Namibia, Lituania, Corea del Sur y Malí que en España, que ocupa el puesto 41, ¡ex aequo junto a El Salvador!
Otra de las decisiones más discutibles consiste en castigar a Dinamarca y a su sociedad civil, clasificando el grado de libertad de información de ese país en el puesto 19 --¡junto a Bosnia y Trinidad y Tobago!-- al considerar negativo que la publicación de las caricaturas de Mahoma obligue a proteger policialmente a los periodistas que fueron amenazados por fundamentalistas islámicos.
Es decir, en Dinamarca habría menos libertad de expresión, según RSF, debido a la posibilidad de una agresión fanática que sería objetivamente ajena a los poderes públicos y a la sociedad civil, y pese a que la publicación de las caricaturas del profeta constituyó una demostración --aunque la forma pudiera ser criticable-- de la tolerancia, del acendrado laicismo y de la ausencia de dogmatismos religiosos que caracterizan a la generalidad de los daneses.
En fin, al margen de que el esfuerzo de RSF merezca respeto, convendría relativizar el valor de su dictamen; sin menoscabo de que sirva para tener una visión global del escenario.
Quien acceda al informe de RSF debería leer el texto completo, pues la simple lectura del listado de países y de las puntuaciones que les otorga RSF alimenta la confusión.
..
MÁS detalles, en RSF.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.