08 enero 2007

Condenar a ETA sin recurrir a insultos ni tópicos

Asesinos, criminales, terroristas, canallas... Los etarras han sido condenados y denostados con todo tipo de calificativos e insultos. Sin embargo, recurrir a esas palabras sólo tiene una utilidad probada: desfogar, exteriorizar desolación y poco más.
La última hazaña de ETA puede ser repudiada aduciendo hechos y razones menos llamativas pero de mayor contundencia y, sobre todo, más útiles para ganar sosiego y rigor. Ahí van seis motivos por los que ETA se ha ganado el desprecio...
...porque colocar bombas para causar daño a las cosas o a las personas es, aparte de una ignominia, una razón fundamental para no reconocer a ETA carácter de organización política en el marco de un Estado democrático.
Ilustración de J·R·Mora
...porque justificar el uso de la violencia indiscriminada alegando amor a la patria es una cantinela y una enfermedad que los españoles ya han padecido con anterioridad. Todos los poseedores de la verdad acaban desbarrando y necesitándose.
...porque creer que la violencia es útil para independizar Vasconia es propio de niños con alto grado de imaginación, de adultos inmaduros o de quienes acusan dificultades para aprehender la realidad.
[Por cierto, ser independentista no es delito. Los delitos están especificados en el Código Penal; por ejemplo: matar, robar, estafar]
...porque todo cuanto diga la dirección de ETA para otorgar carácter político al atentado que ha costado la vida a dos personas en Barajas es absurdo. Otorgar valor político al atentado de la T4 equivale a, por ejemplo, considerar que las Cruzadas son un ejemplo de amor al prójimo y de espiritualidad.
...porque en los comunicados de ETA y en los artículos de su boletín, Zutabe, son perceptibles el mesianismo, el patriotismo de sangre (esto roza el fascismo) y un apego pueril a los símbolos, tres cosas que también eran comunes en los textos y soflamas del Movimiento Nacional del general Franco.
...y porque las declaraciones de varios ex dirigentes de Batasuna indicando que las muertes de la T4 son «consecuencia inevitable del conflicto vasco» constituyen una trampa, pues ese planteamiento es aplicable a la inversa; es decir, también serviría para que los españolistas justificaran la colocación de bombas en el aeropuerto de Sondika o en el casino de Biarritz. En este punto conviene recordar que uno de los objetivos tácticos de ETA es reverdecer la espiral de acción-represión que tantos éxitos proporcionó a los violentos de uno y otro signo durante los años de plomo.
NOTA:
En el "Acuerdo por las libertades y contra el terrorismo" suscrito por PP y PSOE en el año 2000, el primer apartado dice así, textualmente:
«1. El terrorismo es un problema de Estado. Al Gobierno de España corresponde dirigir la lucha antiterrorista, pero combatir el terrorismo es una tarea que corresponde a todos los partidos políticos democráticos, estén en el Gobierno o en la oposición. Manifestamos nuestra voluntad de eliminar del ámbito de la legítima confrontación política o electoral entre nuestros dos partidos las políticas para acabar con el terrorismo».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.