16 noviembre 2007

La Justicia saudí castiga la "imprudencia" de una joven violada

Hace ahora cinco meses el jefe de Estado español, Juan Carlos I, otorgó el Toisón de Oro a su homónimo de Arabia, país apellidado saudí porque es la finca de los Saúd. El Toisón de Oro es la máxima distinción de la monarquía hispana, equiparable a la Legión de Honor que concede la República Francesa, por poner un ejemplo.
Pues bien, la Justicia del Estado o finca de los Saud funciona así:
Una joven violada por seis varones ha sido condenada a seis meses de cárcel y a 200 latigazos «por estar en el coche de un hombre» cuando fue abordada por sus agresores.
No es un caso aislado. La misoginia violenta, el desprecio por la vida de los pecadores e infieles, la pena de muerte por razones religiosas y la ausencia de respeto a los derechos humanos más elementales son el pan de cada día en el país del amigo Abdelaziz. Esa barbarie es norma desde hace décadas y cosa sabida por todos, incluidos los jefes de Estado.
¿Qué?, ¡que te calles!...
Hay golpes de genio innecesarios y pesebrismos injustificables.

4 comentarios:

  1. Demasiadas preguntas me vienen a la cabeza, pero la primera no la puedo contener: ¿dónde está el "por qué no te callas" a la hora de reprender al rey (o lo que sea) saudí?

    ResponderEliminar
  2. Yo practicaré el ¿por qué no te callas? en Nochebuena, a eso de las 9 de la noche.
    El toisón de oro es una patada a los derechos humanos, al respeto y a la dignidad. El toisón de oro apesta.
    Un premio a la misoginia y a al crueldad, al despotismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Post breve pero maravilloso. Se puede decir más alto pero no más claro. Me encanta cuando sacas punta con tres palabritas.

    Con "joyas" como las que tenemos en la Corona cada día que pasa me pongo más republicano. No sé por qué será.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La familia real saudí goza de extraños privilegios. No solo le otorgan una condecoración a su capitoste o jefe sino que los EE.UU., defensores acérrimos de la democracia mundial y enemigos declarados de la tiranía y la opresión les asisten y protegen de sus enemigos.

    Al final descubriremos que el componente esencial de la poción mágica del druida Panoramix era, cuando no, el aceite de petróleo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.