20 enero 2009

Discurso de Obama: Un canto a la esperanza. ¡Poco más!

«Yo, Barack Husein Obama, juro solemnemente cumplir con fidelidad el cargo de presidente de los Estados Unidos de América, y hacer todo lo que esté a mi alcance para preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos de América con la ayuda de Dios».
El 44º presidente de Estados Unidos ha jurado su cargo ante el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, con la mano derecha en alto y la izquierda posada sobre la Biblia. Se trata, pues, del juramento de un creyente en un país en el que la religión sigue jugando un significativo papel institucional. ¿Y...? Y nada, se trata de algo que en sí mismo no es bueno ni malo, pero que curiosamente ha sido obviado por 99 de cada 100 periodistas y analistas.
Dejando de lado ese y otros detalles que no han merecido ni una sola crítica o llamada de atención en los canales de televisión y emisoras de radio convencionales de las Españas, el discurso de Obama --leído con tranquilidad y sin el acompañamiento de tanta loa propagandística-- incluye frases que revelan sin sombra de duda que el nuevo inquilino de la Casa Blanca es un excelente comunicador.
Intenciones que McCain también enunció
La Biblia sobre la que ha jurado el 44º presidente de EE UU
es la misma que utilizó Abraham Lincoln en 1861  
Obama se ha comprometido --si bien en su discurso toca el asunto de forma tangencial-- a corregir las dos grandes barbaridades de la etapa Bush: acabar con las invasiones de Irak y Afganistán, y cerrar Guantánamo. Compromisos, por cierto, que también había anunciado el candidato republicano John McCain.
Una de las frases más celebradas de Obama, quizá la más aplaudida, ha sido esta: "Hemos optado por la esperanza en lugar de por el miedo, por la unidad de propósito en vez de por el conflicto y la discordia". Y esto también lo había enunciado con otras palabras McCain.
Quitando hierro a los abusos y estafas
Una frase merece especial atención: "Estamos en medio de una crisis producto de la codicia e irresponsabilidad de algunos". ¿¡Algunos!?...
En este caso, algunos equivale a decir unos pocos. Luego, cabe deducir que Obama no sabe, no quiere saber o bien calla el hecho probado de que en la burbuja de las subprime y en el reguero de abusos financieros habidos en EE UU han intervenido cientos de personas, aparte de las decenas de funcionarios y responsables políticos que han cerrado los ojos. 
«Somos los mejores y seguiremos siéndolo»
Hay tramos del discurso todavía más reveladores: «No vamos a pedir disculpas por nuestra forma de vida ni a titubear con nuestra defensa, y para los que quieran lograr sus objetivos induciendo al terror y asustando a inocentes, que sepan que nuestra determinación es más fuerte. No podréis vencernos, nosotros os derrotaremos»
Y a renglón seguido reconoce que numerosos norteamericanos temen «el declive inevitable» de EE UU como potencia número uno y gendarme del mundo, a lo que él contrapone su intención de que EE UU «recupere el lugar que le corresponde».
El único compromiso anunciado sin ambages
Lo más esperanzador que ha ofrecido Obama en su discurso es el reconocimiento explícito de la gravedad de la situación económica y financiera que acusa EE UU, y su voluntad --o intención-- de prestar máxima atención a los graves desajustes y desregulaciones que su país ha exportado al resto del mundo.
En resumen: Un discurso esperanzador, ¡poco más!; al que hace falta echarle muchas guindas para afirmar --como han hecho la mayoría de periodistas y analistas-- que EE UU está dispuesto a emplearse con menos prepotencia y sin imponer sus criterios.
El de Obama ha sido un discurso inteligente, muy inteligente, y rebosante de retórica esperanza. ¡Poco más!
Un detalle más: el acto ha sido formalmente impresionante. Enhorabuena a los organizadores.
DE ALTO INTERÉS: ¿Logrará Obama, o siquiera intentará, corregir estos "Diez noes de EE UU a la paz en el mundo", todos ellos pronunciados en el corto plazo que va del 2000 al 2006.
OTRAS VISIONES publicadas en la Blogosfera sobre el discurso de Barack Obama, en la selección de textos elaborada por RADIOCABLE.

5 comentarios:

  1. Mucha pompa y ceremonia para un momento histórico en el que los americanos, en vez de sacar pecho, deberían estar avergonzados. El color de Obama no les deja ver Irak, Afganistán, Oriente Próximo, Guantánamo... Sí, ya sé que él no es el culpable, pero ¿qué ha hecho para que millones de personas estallen hoy de júbilo? Esperemos a dentro de cuatro años.
    A los negros sólo les importa que uno de los suyos ha llegado a la Casa Blanca; a los que tienen familiares en Irak, que pronto volverán a casa; a todos, en general, que el cambio puede traer una mejora en la depauperada situación económica. América, como siempre, se mira al ombligo, aunque el resto del mundo este hecho unos zorros por su culpa. ¡Había que ver con que arrobo miraban las pantallas que retransmitían la toma de posesión! Hace unos meses estaban deprimidos y hoy se creen otra vez los amos del mundo.
    Y la alusión de Obama a derrotar a los terroristas suelta un tufillo reaccionario. "No vamos a titubear con nuestra defensa". ¿Empezará otra guerra si son atacados los EEUU? Lo dicho. Obama: todo por hacer, nada de lo que enorgullecerse (de momento).
    Saludos,
    Javier

    ResponderEliminar
  2. A mí me siguen chirriando los oídos por lo de "God help me!", entre otras cosas.

    Mientras se siga jurando el cargo sobre un libro sagrado, el color de quien jura será lo de menos.
    :(

    ResponderEliminar
  3. No me esperaba otra cosa, al final todo quedara en maravillosas palabras y onanismos baratos que solo dan placer mientras se realiza.

    hoy como he podido escuchar en varios medios de comunicación es un día feliz, cierto, pero solo para Bush.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con vosotros, estamos sobredimensionando un fenómeno (no un hecho) y el "aterrizaje" será doloroso.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo el festejo de los américanos es por algo que se llama compensación moral. Primero oprimierón a los negros y ahora los enzalzan. Obviamente esto tampoco es bueno para nadie. Te dejo este artículo.

    http://www.colby.edu/par/Winter%2000/AFFIRMATIVE%20ACTION.htm


    Afortunadamente solo en Reino Unido y Estados Unidos se lleva esta filosofía agnóstica y por eso nosotros no les debemos nada a los negros ni a los morenos ni a nadie, y en nuestros países los mejores son los mejores por lo que hacen. No por su raza.

    Mr Im-Pulso de aquí me valgo para obtener puntos en mi discertación sobre su opinión de las ideas que no le parecen de la Iglesia. El problema es como usted dijo, el control de la avaricia.

    A este fenómeno se le puede ver como una serie de pulsiones de mucha gente que no pudo contener su necesidad de gratificación (hacer mas dinero). Y así explotó en ellos.

    Ahora si educamos a la gente un poco mas en el ascetismo y un poco menos en el sensualismo, yo creo que podemos hacer muchas cosas... piénselo.

    Un saludo y que todos tengan un buen día.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.