22 noviembre 2009

Cada vez más gallegos desconfían o "pasan" de Galicia y el Estado es un don Tancredo

El Instituto Galego de Estatística (IGE) ha elaborado una proyección de la demografía gallega que, en línea con lo que ya alertó el Instituto Nacional de Estadística (INE), indica que el número de residentes en Galicia seguirá descendiendo en los próximos años y que, salvo que se ponga remedio de forma urgente, a mediados de este siglo XXI la población gallega será de 1,7 millones de habitantes; es decir, un millón menos que en la actualidad.
En resumen, esas son las cifras de la proyección pesimista, según el IGE.
Los expertos estiman que la proyección más realista es la que prevé la pérdida de 300.000 habitantes durante los próximos 40 años, de modo que en 2051 Galicia tendrá la misma población que cuando acabó la guerra civil, en 1939.
..
La pirámide se deforma
A la debacle cuantitativa hay que sumar la "piramidal", pues el porcentaje de personas mayores sigue y seguirá aumentando y, para colmo, siguen y seguirán emigrando varones y mujeres jóvenes.
Desde hace ya más de tres decenios, la demografía gallega acusa creciente desequilibrio.
Sin embargo, el Estado (Administraciones central, autonómica y local) sigue mirando para otro lado y, entre otras distracciones, centran la atención y las inversiones [sería más exacto hablar de dispendios] en lo siguiente:
* construir la Cidade da Cultura;
* disponer de un segundo puerto exterior en la costa ártabra objetivamente innecesario y lo que es peor: sin un programa de explotación realista [el puerto exterior de A Coruña tendrá un grado de utilización ínfimo en comparación a la elevada inversión; la única utilidad cierta consistirá --¡si lo hacen!-- en retirar el oleoducto que atraviesa la ciudad para servicio de Repsol; por ende, para eso no era necesario construir un puerto: pulse y compruébelo, inversión por tanto que podría haberse dedicado a otras iniciativas que sí rentarían beneficios y tendrían futuro];
* crear una oferta ferroviaria para pasajeros de alta capacidad adquisitiva que acarreará elevados gastos de mantenimiento [otra cosa es construir un AVE que desde Santiago una el transporte ferroviario de pasajeros de Galicia con la red estatal y punto; lo que en verdad urge es modernizar líneas, también las de carga y la FEVE];
* construir más viviendas (volver a la burbuja) pese a que cae la población [sólo en la ciudad de A Coruña hay, según fuentes oficiales, más de 17.000 en desuso];
* asfaltar más paseos marítimos y rellenar rías para crear suelo barato a mayor gloria y beneficio de unos pocos;
* subvencionar alardes lúdicos y gastronómicos que entretienen y adocenan a las gentes;
* mantener tres universidades públicas sin coordinación racional ni adecuada a las necesidades del país [suena feo, pero es cierto: se destina dinero público a formar jóvenes que están condenados a emigrar];
* mantener tres aeropuertos para facilitar viajes privados y vacaciones [más del 90 de los pasajeros de las subvencionadas aerolíneas de bajo coste van y vienen por ocio o por cuestiones personales que no tienen impacto en la actividad económica; es decir, sin retorno para la colectividad];
* mantener el aparato de la Administración autonómica, que es inadecuado y al que se suma una Administración local de locos: con diputaciones solapando funciones, decenas de ayuntamientos inviables y casi todos asumiendo gastos que no les corresponden;
...etcétera y etcétera.
..
Actividades con futuro, pero infravaloradas
Mientras tanto, las pugnas localistas malogran iniciativas, abunda la rapiña de activos (ahorros), el abandono del medio es cada vez mayor y escasean las inversiones en actividades económicas con indudable futuro, como son la agricultura (la excepción positiva es la viticultura), la ganadería, el sector lácteo, el forestal, la pizarra, el granito, el marisqueo, la acuicultura, el naval, la energía eólica, etcétera; sin olvidar la improvisación con la que se atienden las tecnologías de la comunicación, la investigación, la formación profesional, la protección de los valores medioambientales y patrimoniales, la ordenación racional del territorio, la enseñanza pública primaria y secundaria, la sanidad, el transporte público (sobre todo las redes para cargas y las de cercanías, al tiempo que se desaprovecha el trayecto de vía estrecha Ferrol-Ribadeo), etcétera y etcétera.
El desastre demográfico (¡y cultural!) no se evita teniendo más hijos en un escenario de creciente pobreza, pues esos hijos (si algunos/as valientes los tienen) estarán condenados a emigrar.
Hace veinte años ya urgía crear las condiciones para que la población joven no huyera y tuviera empleo... Pero todo sigue igual o empeora, pues el tiempo no corre en vano.
Ahora ya es urgente abrir el futuro para que lleguen inmigrantes, pero no se invirte en economía productiva que genere empleo...
Así las cosas, lo que más urge es arrinconar a los que juegan a construir una Galicia siguiendo modelos de la Europa rica: ¿será para hacerse ricos ellos levantando grandezas inútiles?
Los más de 10.000 gallegos de entre 18 y 35 años de edad que cada año emigran tienen motivos para hacerlo; casi todos se marchan por el mismo motivo: no hay trabajo y el que hay está mal pagado.
Así de simple.
..
CON ANTERIORIDAD, en ImP:  
"La realidad no tiene enmienda, Galicia se suicida".

3 comentarios:

  1. Moi bo artigo.
    Unha síntesis perfecta do que estamos vivindo.
    A mais da crise que afonda en España. Por pouco que mellore na UE, vai arrastrar moita xente a marchar. Persoalmente non me desagrada que meu fillo ( na fin dos estudos ) marche. A calidade de vida e desenrolo profesional é moito mellor en centroeuropa, por non falar de salarios/costes.

    Estráñanme tan poucos comentarios.

    Xesús

    ResponderEliminar
  2. Magnífico artículo. Por eso algunos pensamos que las 17 autonomías aumentan las diferencias entre regiones dentro de españa, y que eso no es bueno. Por eso sería interesante volver a unificar, a centralizar, por ejemplo la sanidad y la educación.
    Y me encanta que digas que prefieres el AVE a la meseta antes que las redes interiores gallegas (que también son importantes, claro): he oido varias veces a los del Bloque afirmar que a ellos no les gusta ni les importa el AVE a la mesesta: los nacionalistas quieren fomentar el aislamiento, aunque eso nos empobrezca. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué voy a decir ya que no hayamos hablado tantas veces? Pero tranquilo, seguiremos hablando y debatiendo inútilmente sobre el modelo lingüístico diglósico, que no bilingüe, durante décadas, e invitando a churrascadas a os nosos vellos en lugar de llevarlos de viaje a Suiza para que vean cómo viven sus colegas agricultores. Apertas y a pedir a los inmigrantes que no nos abandonen.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.