01 agosto 2010

Intelectuales y "periodistas" que minan la convivencia

Copio y pego la entradilla de un artículo de José María Izquierdo que conviene leer:  
«Los jinetes del Apocalipsis presagian, anuncian o representan todos los males imaginables que pueden caer sobre el género humano: guerra, hambruna, muerte, enfermedad...
«En su representación más conocida, la de Alberto Durero, se ve a los cuatro jinetes de los caballos blanco, rojo, negro y verde o amarillo. Por encima, sobrevolando, un ángel les anima a cumplir con su misión destructora. Los periodistas o publicistas Pío Moa, Carlos Dávila, Alfonso Ussía y César Vidal se reparten los jumentos. En esta serie les contaremos sus propios discursos y trataremos de que ellos mismos, de uno en uno, les descubran las tragedias entre las que --¡ay!-- tenemos que vivir en esta terrible España. Llenan emisoras de radio y televisión y columnas y columnas de los periódicos de la derecha. Faltan algunos, pero los que están, son. Hoy vamos a dedicarnos al ángel que les encauza y empuja, Federico Jiménez Losantos, que como el tuno de la pandereta, siempre va un metro por delante de la muchachada».   
ENLACE a "El ángel animador", en El país.

5 comentarios:

  1. La capacidad de intoxicación informativa de esos cinco sujetos es asombrosamente pasmosa. Como comprobar el pábulo que les dan distintos medios de comunicación, la carta abierta que les dan, el espacio que les ofrecen, los altavoces que les brindan.

    Siniestro.

    ResponderEliminar
  2. Leí ayer el susodicho artículo. Me parece muy acertado que pongas lo de "periodistas" entre comillas. Me gustaría haber visto también la palabra "intelectual" entrecomillada. ¿Intelectuales?

    ResponderEliminar
  3. Intelectual es una persona que se dedica --total o parcialmente-- al estudio, a la reflexión y/o a la interpretación de la realidad o de parte de ella; tal es, resumiendo, la definición al uso. Los individuos que menciono entran en la categoría de intelectuales.
    Por el simple hecho de ser inteletual --sea como "aficionado" o profesionalmente--, un intelectual no se caracteriza --casi nunca-- por ser objetivo, ni por seguir o alimentar una ideología determinada, sea en un sentido u otros.
    En mi opinión no cabe entrecomillar ese vocablo.
    Mientras que el oficio de periodista consiste, básicamente, en informar --aunque haya cierto grado de interpretación de los hechos, la objetividad no existe--; pero un periodista no puede o no debe mentir ni alterar hechos o datos, perversión esta en la que sí incurren los citados; de ahí que a mi pareer sí sea obligado entrecomillar esa condición que se atribuyen, o les atribuyen.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien, Félix. Esa será la definición académica de intelectual. Yo prefiero compartir lo que dice Chomsky a cerca de los intelectuales en su libro "Lo que decimos, se hace" Ed. Península. A mí me gustaría añadirle a la definición académica de intelectual "...poniéndola al servicio y al bien común del resto de los ciudadanos". Creo que estos "pseudointelectuales" interpretan la realidad en beneficio propio y aportan muy poco al bien común. Para mí no son intelectuales, son gimnasios memorísticos. No interpretan, distorsionan, no reflexionan, vomitan. Con todos mis respetos a tu opinión y mi más absoluto desprecio a esos que tú llamas "intelectuales". ¿Alfonso Ussía un intelectual? Vamos, Félix, no quieras ganarte el cielo.

    ResponderEliminar
  5. A GLORIA,
    Mi apreciación o mi opinión es similar a la tuya --son intelectuales que no merecen este calificativo--; pero no nos autoengañemos, una apreciación es siempre subjetiva y, como mínimo, está marcada por la ideología --amén de otras cosas-- de quien hace la valoración.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.