27 septiembre 2006

Marbella Conection: La inhibición social beneficia a una "presa política"

La política de la foto fue teniente de alcalde del Ayuntamiento de Marbella, institución que está intervenida por la Administración central del Estado para poner coto a las disfunciones (incluidos delitos) que acusa con la finalidad de paliar su quiebra económica.
Isabel García Marcos, elegida en la candidatura del PSOE, exageró tanto la impostura en su furibunda cruzada contra el Grupo Independiente Liberal [GIL, fundado y líderado por el ya fallecido Jesús Gil] que acabó aliándose con el sector moderado (¿?) del propio GIL...
En teoría, la jugada de la "hábil" García Marcos era propia de un buen trostkista de los años treinta y cuarenta del siglo pasado: introducirse en un partido al que conviene utilizar (entrismo), en este caso el GIL, para desacreditar a sus dirigentes y en un jaque mate final, se supone que en una asamblea o congreso de la organización, hacerse con el apoyo de los militantes de base, así como el de los malos menos malos y rehabilitar el partido como instrumento salvador de Marbella...
..
Es un guión de película merecedor del Óscar
En fin, para ceñirnos a los hechos, ocurrió lo que tantas veces desde hace siglos: aliarse con el diablo para combatir a satanás convierte el episodio en un rosario de abrazos entre demonios.
La apellidada García Marcos es funcionaria de Sanidad, pero disfrutaba de una excedencia para atender sus responsabilidades en el consistorio marbellí y ahora, en libertad provisional a la espera de juicio (mejor dicho, de juicios,en plural), se ha reincorporado a su puesto de trabajo.
Nada más absurdo que hacer juicios de valor innecesarios y enredarse en debates tan inútiles como amarillistas. Esta ex teniente de alcalde es lo que es, y punto. Para alimentar morbos ya están las salsas rosas, corazones de y demás basuras televisivas.
Cuando se llega a cierto grado de inanidad ética se dicen cosas para la posteridad... Así, por ejemplo, nada más salir de la penitenciaría en libertad provisional García Marcos ha declarado que «me considero una presa política»; palabras que es sano divulgar para que la generalidad de la ciudadanía tenga en mente la personalidad de la ex teniente de alcalde y los electores con vergüenza tengan la oportunidad de alejarse y no compartir espacio con la represaliada...
De poco sirven las leyes y los derechos civiles si la sociedad no repudia a quienes carecen de vergüenza.
El hecho de que García Marcos pueda declararse presa política sin que casi nadie la abronque y la ridiculice --ni siquiera los representantes del Estado de Derecho-- apunta debilidades sociales e institucionales harto preocupantes.

1 comentario:

  1. Estimado Felix, buena pregunta porqué no actúan los poderes del estado, qué actuaciones han tenido antes de la operación y después, mejor estar callados, sino.... de vacaciones forzosas.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.