23 enero 2007

Falso galleguismo y "trampa" electoralista

La paradoja de la opción galleguista que no respeta el idioma del país 
..
Carlos Marcos, ex asesor del ex alcalde vigués Manuel Pérez (PP), protagoniza la precampaña más epatante de las próximas elecciones locales de Galicia. Marcos se postula como futuro alcalde de A Coruña por el Partido Galeguista (PG) con el cartel que ilustra este texto.
¡Hay que verlo para creerlo!
Es lógico que los nacionalistas españoles --tan bien acomodados en el PP-- intenten perpetuar el dominio [en cursiva porque no es la expresión más adecuada] del castellano en todo el territorio español, anteponiéndolo al resto de idiomas hablados por ciudadanos españoles; pero que el PG contradiga el ideario que dice representar... 
Por si fuera poco, Marcos recurre a la falacia.
El ex asesor del PP vigués [condición esta que conviene subrayar, pero no porque sea condenable asesorar al PP sino por el giro de 180 grados que ha dado el candidato] ha anunciado que si es elegido concejal intentará «cambiar la legalidad» para que «se permita utilizar A Coruña cando se fale en galego e La Coruña en castelán».
De entrada, Marcos confude las instituciones y sus competencias, pues los ayuntamientos no legislan. Y segundo, Marcos propone algo que ya es así, pues los coruñeses, pacenses, parisinos o hongkoneses pueden utilizar el topónimo que prefieran, hablen en el idoma que hablen.
¡La ley sólo determina que A Coruña es el topónimo oficial o institucional!, pero cada cual puede empelar el que le venga en gana.
Marcos está mal informado o quiere confundir.
¿Estará imitando a Francisco Vázquez? Si es así, lo hace requetebién.
No hace falta ser nacionalista para entender que lo más lógico es que la grafía del topónimo oficial de una ciudad sea la de la lengua del país. Por respeto a la cultura y a la historia, sencillamente. Sin menoscabo de que la ciudadanía y todo tipo de entidades o empresas privadas utilicen el topónimo que prefieran, como así ocurre y tal como sancionan las legislaciones española y gallega.
Ninguna ley prohíbe decir ni escribir La Coruña.
El lío toponímico que pretende azuzar Marcos es tan zafio que ha llegado a decir que «non pode haber vencedores nin vencidos». ¿De qué canastos habla?, ¿se trata de otro guerracivilista?
En fin, es vergonzoso que las siglas del histórico Partido Galeguista hayan caído en manos de semejante tropa.
CON ANTERIORIDAD, en ImP: "Otra comedia: el Partido Galeguista curuñés".
MÁS INFORMACIÓN, en Galicia hoxe.

2 comentarios:

  1. Collín o cartel para o meu blog, espero que non vos importe. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Paréceme moi ben. O carteliño merece difusión e un sorriso. Unha aperta.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.