02 agosto 2007

Cidade da Cultura: del silencio al griterío

Siendo Fraga Iribarne presidente de la Xunta de Galicia se puso en marcha la construcción de la llamada Cidade da Cultura en el monte Gaiás (extrarradio de Santiago). Se habló de una inversión de poco más de 100 millones de euros, pero ya van casi 400 millones y todo indica que el coste de la pirámide de Keops-Fraga alcanzará los 600 millones.
Pasan los años y la lista de medias verdades, irregularidades y posibles delitos perpetrados es cada vez más larga, según el propio Consello de Contas. El derroche habido indica sin sombra de duda que Galicia es un país tan rico que no sabe qué hacer con el dinero. Tan rica es Galicia que el autor del diseño de la Cidade da Cultura, Peter Einsenman, ya ha cobrado 9,7 millones de euros = 1.500 millones de las antiguas pesetas.
Es evidente que el actual gobierno autonómico (PSdeG-BNG) ha heredado un dislate y, peor aún, su capacidad de maniobra es muy limitada a causa de los compromisos legales que el gobierno del PP cerró con las constructoras justo antes de perder la mayoría parlamentaria. Paralizar el proyecto es, desde un punto de vista legal, entrar en un jardín jurídico de consecuencias casi imprevisibles.
Pero con ser hiriente el dispendio, lo más vergonzoso moralmente es que ahora los dirigentes del PP, acusan al gobierno desde la oposición del excesivo coste de la Cidade que ellos diseñaron.
Para colmo, decenas de creadores de opinión que adularon a Fraga por su "visión de futuro" y por su magnífica idea, ¡ahora arremeten contra el gobierno actual, al que acusan de despilfarro, de arruinar las arcas de la Xunta!
Más hipocresía, imposible.
..
Las ocurrencias de Sánchez Bugallo
Para colmo, el presidente de la Xunta, Pérez Touriño (PSdeG), y el vicepresidente, Anxo Quintana (BNG), se prestan al ridiculo que parecen empeñados en organizar los políticos aldeanos que hay en sus propias filas, como es el caso de Sánchez Bugallo, alcalde de Santiago, cuyas ocurrencias son, de entrada, impactantes y de salida, patéticas.
¡Con la que está cayendo y el regidor socialista de Santiago insta al gobierno a que la Cidade da Cultura sea Patrimonio de la Humanidad!
¿Cómo es posible que un responsable público aplauda una obra faraónica de nula rentabilidad social, económicamente inamortizable, a la que será imposible dar función proporcionada a su coste, que hipoteca el futuro del departamento de Cultura y que, para colmo, está siendo utilizada de ariete electoral por la oposición, que fue quien puso en marcha la aberración?
Peor aún: Pérez Touriño aplaude a los que huyen hacia delante y dice que la Xunta está encantada --lo que incluye a la conselleira de Cultura, que es del BNG-- con el dispendio y que el Gobierno autonómico apoya la idea de que la inacabada, ignota, onerosa y aberrante Cidade da Cultura sea Patrimonio de la Humanidad.
¿A qué juega el bipartito PSdeG-BNG?, ¿acaso pretende hacer buenos a quienes firmaron las letras para levantar la pirámide?
Del silencio acrítico que benefició a Fraga Iribarne se ha pasado al griterio adolescente de quienes se comportan como nuevos ricos.
ENLACES de interés:
"Gran ocurrencia", por Ernesto Sánchez Pombo, y
* "Consello de Contas: ¿ineficiencia o cobardía?", por Xosé Luís Barreiro Rivas.
ENLACE a la ePágina oficial de la Fundación Cidade da Cultura de Galicia.
..
Viñeta de Pinto & Chinto
ACTUALIZACIÓN (4 agosto 2007):
Sánchez Bugallo se ha retractado y reconoce que su propuesta carece de racionalidad y de base legal, tal como indican las especificaciones de la Unesco aplicables a Patrimonio de la Humanidad. 
Sin embargo, el presidente de la Xunta, lento de reflejos o mal asesorado, guarda silencio. 
Dos días después, ya el día 6, el esperpento que protagoniza la pirámide recibe el apoyo del ministro de Cultura, César Antonio Molina, que ha anunciado que la Cidade da Cultura podría acoger actos del bicentenario de la independencia de los países hispanoamericanos...

8 comentarios:

  1. ¿De qué me suena esta megalomanía, a mí, que soy valenciana?
    ¿Dónde lo he leído?
    Y el asunto de las puñaladas traperas, uuhhhhmmm.... deja que piense. ....

    ResponderEliminar
  2. Esto de las obras faraónicas es como una epidemia. Si todas las necesidades básicas de una población estuvieran realmente cubiertas y resueltas, pss, pues mira; pero despilfarrar tanto dinero en algo ¡que todavía no saben ni para qué narices va a servir...! Esto es demencial, vergonzoso y propio de ególatras infantiles que juegan al "yo la tengo más grande". De pena, vamos.

    Lo de los socialistas... Bueno, es que de socialistas más bien poco, creo yo.

    ResponderEliminar
  3. a mí me encanta que se plante en Santiago semejante mamotreto, con toda la lógica. no creo que haya en toda Galicia habitantes suficientes apra hacer rentable semejante instalación cultural. pero ya se sabe que los políticos van por un lado y los ciudadanos por otro, eso sí, en líneas paralelas...

    ResponderEliminar
  4. Es maravilloso.
    ¿Qué pasaría si dedicasen semejante inversión para hacer, por ejemplo, viviendas sociales? Así, sacando cuentas rápidas, se podrían hacer como.... um... ¿10.000 viviendas? Habría mas casas que gente.
    ¿Y si ensancharan un metro las carreteras, que aún usamos miles de conductores que no queremos pasar por el aro/timo de las autopistas? A lo mejor disminuiría la siniestralidad, y no tardaríamos 5 horas en atravesar una comunidad que no es precisamente del tamaño de siberia.
    Pero todo eso son gilipolleces. No quiero ni pensar lo que pasaría con Galicia si el dinero destinado a la cultura se invirtiera en escuelas!!

    ResponderEliminar
  5. Deberían cambiarle de nombre: Ciudad de la Estulticia. Y si a los catetos que desgobiernan el país y dilapidan nuestros impuestos les resulta difícil entenderlo, más fácil: Ciudad de la Incultura. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Está visto que en Galicia tenemos unos políticos de talla... de talla de piedra, porque se llamen como se llamen, y digan ser de la ideología que sea, se mueven tanto como los apóstoles del Pórtico de la Gloria.

    Estamos condenados a ser un país que paga multas ecológicas porque con el dinero que nos dan para hacer todo el saneamiento sólo nos da para el alcantarillado y un aborto de depuradora que no depura, y sin embargo fundimos miles de millones de las pesetas de siempre en el sueño de grandeza de un fracasado de la política nacional recuperado para Galicia... y encima los de la oposición callan y luego le dan un premio para su jubilación... ¡¡hay que joderse!!

    ResponderEliminar
  7. Lo de la ciudad de la cultura es una verguenza! Si hacen una ciudad de la cultura al lado de Santiago ¿Quiere decir esto que mi querida Santiago es la ciudad de la incultura? Con el dinero que se lleva gastado podían haber comprado todas las casas vacías de la zona vieja (algunas son auténticas obras de arte) y que estan en ruinas, arreglarlas y alquilarlas a artistas a precios simbólicos para crear talleres abiertos y darle vida a la zona vieja, que es la que realmente es "patrimonio de la humanidad"...No entiendo que se nos perdió a los compostelanos en monte Gaias!

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué deciros? Pues, por ejemplo, que con la mitad de lo que se está pagando y se pagará por la "pirámide" se podría contratar personal sanitario para acabar con las listas de espera... ¡y sobraría dinero!

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.