25 noviembre 2007

¿Acaso la AVT se presentará a las elecciones?

Hoy (este texto está escrito al filo de la medianoche del sábado), la convocatoria de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en Madrid ha sido secundada por unas 76.000 personas, según la Delegación del Gobierno, o por unas 550.000, según el Gobierno autonómico que preside Esperanza Aguirre, que ha participado en la marcha junto a gran parte de la plana mayor del PP, que se ha sumado con probado entusiasmo a la convocatoria.
Pero, ¿cuántos eran en verdad los movilizados?
Los responsables de la ePágina El Manifestómetro --que por lo visto y leído son quienes ofrecen, una vez más, el cálculo mejor detallado y más riguroso-- calculan la asistencia en unas 61.800 personas, aproximadamente.
Por otro lado, lo más destacado del acto han sido, una vez más, las contradicciones. Veamos:
La marcha había sido convocada contra la política antiterrorista del Gobierno. Sin embargo, teniendo en cuenta que --¡incluso durante la tregua de ETA!-- hay más detenciones de etarras con el actual que con el Ejecutivo presidido por Aznar López, y teniendo en cuenta que el Gobierno de Rodríguez Zapatero también ha otorgado menos indultos y menos traslados de condenados a cárceles de Euskadi (tanto en cifras relativas como absolutas)...
¿Por qué protestan?
La plana mayor del PP participó con entusiasmo
¿Acaso son partidarios de volver a aplicar los criterios de Aznar López; es decir, conceder más indultos, más redenciones, como las que el gobierno del PP otorgó a De Juana Chaos... y más traslados de reclusos a las prisiones vascas?
Quizá, como alternativa a la actual política antiterrorista, la AVT y el PP tratarían de decir --pero no se atreverían a hacerlo explícitamente-- que desearían ver reinstaurada la pena de muerte, o incluso la ley de fugas.
Pero hay una tercera explicación, que en realidad la de hoy --como en ocasiones anteriores-- no ha sido una marcha antiterrorista, sino antigubernamental; motivo este que es perfectamente legítimo. No obstante, resulta un tanto indignante que para atacar al Gobierno utilicen a las víctimas de la violencia; circunstancia esta por la que es difícilmente comprensible que las víctimas de la violencia y sus familiares critiquen el hecho de que haya más detenidos, más multados, más condenados, más extraditados...
Así las cosas, es radicalmente lógico sospechar que dirigentes de la AVT aspiran a ser partido político para presentarse a las elecciones. Cosa que también sería legítima, aunque es poco elegante que no lo digan claramente.
Los ciudadanos ajenos a esos y otros misterios no entienden (no entendemos) nada de lo que hacen y dicen los dirigentes de la AVT (lo del PP es fácil de entender por motivos esctrictamente electorales).
Por último, un detalle. Entre los residentes en provincias son cada vez más los que compadecen a los afincados en Madrid. ¿Por qué? Por dos motivos: Primero, por los colapsos que organiza periódicamente la AVT, sin que para colmo esté claro si es una organización de apoyo a las víctimas o un partido político disfrazado; y segundo, también compadecen a los madrileños por el riesgo que corren como contribuyentes, pues si el Gobierno autonómico lleva las cuentas con el mismo desatino que calcula los asistentes a las manifestaciones...
INFORMACIÓN puntual del acto, en 20minutos.

2 comentarios:

  1. No sería de extrañar que algunos miembros de la AVT seducidos algún partido decidan presentarse como cándidatos para un cargo público. La gente suele asociar la persona a su lucha, si la lucha tiene un fin honesto y bueno la persona ha de tenerlo, si su lucha es altruísta la persona ha de ser altruísta. Este mecanismo de pensamiento es aprovechado por los estrategas de los distintos partidos para "sumar votos" y se ha demostrado como efectivo en más de una oportunidad.

    Lamentablemente, mi experiencia me dice que una persona con ambiciones personales puede ser honesta, más no altruista, y que ser efectivo y eficiente al luchar por un ideal u objetivo no asegura que se sea efectivo y eficiente al desempeñar cargos electorales.

    Muchos buenos hombres han sido pésimos gobernantes llegando a rozar lo nefasto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por una parte me dan ganas de reir y por otra de llorar. De reír porque no aprenden de sus anteriores errores y siguen con el "raca raca" del terrorismo. ¿Para cuando algo de oposición constructiva en vez de oposición por el mero hecho de oponerse?

    De llorar porque demuestran muy poca o ninguna sensibilidad con aquellos a quienes dicen representar.

    En cualquier caso, como siempre, un análisis muy completito que me guardaré en la faltriquera ideológica. Gracias, Félix.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.