28 noviembre 2007

Gitanos: Discriminación, "buenismo" y ventajismo

Valladolid, marzo de 2006:
«El departamento de un importante centro comercial se interesa por contratar una persona con minusvalía. Cuando conoce que es gitano, lo elimina como candidato: Nuestra política es no contratar gente de esa condición; dice un responsable del departamento de personal.
« -Pues en su plantilla ya tienen al menos dos; le informan los responsables del programa de empleo Acceder.
« - No lo sabía, disimularán muy bien».
Episodios como el resumido en las líneas precedentes [del que dio noticia ADN.es] son habituales.
Así lo confirman los testimonios recabados y las denuncias presentadas por la Fundación Secretariado Gitano, que cifra en más de 250.000 los romaníes que sufren alguna forma de discriminación laboral.
..
Asentamiento de Penamoa, en A Coruña
Más complejo que el racismo
Sin duda y sin paliativos: hay discriminación; pero casi nunca es por racismo puro y duro, sino porque durante años y años, ¡decenios!, el comportamiento asocial de un elevado porcentaje de gitanos ha generado prevenciones y rechazos naturales.
En ocasiones, los propios gitanos alimentan las prevenciones de forma premeditada porque, aunque cueste entenderlo, eso les permite obtener elevada rentabilidad personal.
El asunto es complejo y por desgracia la mayoría de quienes intervienen en el debate optan por defender posiciones cerradas y verdades preconcebidas.
Hay discriminación, cierto; pero también hay quienes han convertido la discriminación en un modo de vida. Los hay que incluso prefieren ser discriminados porque les reporta ventajas. Mas hay verdades tan incontestables como políticamente incorrectas, por lo que casi todos prefieren ocultarlas, también los medios.
Está mal visto decir que hay gitanos (y no gitanos) que van de víctimas porque les interesa.
..
El victimismo como fuente de ingresos
En A Coruña, por poner un ejemplo de entre los muchos que se han vivido y se viven en decenas de municipios, existe un poblado, Penamoa, cuyos habitantes son mayoritariamente de etnia gitana y habitan viviendas que fueron levantadas por el ayuntamiento con carácter provisional, a la espera de realojar a sus pobladores.
De forma irregular, Penamoa aumentó la población y fueron levantadas ilegalmente más viviendas [casi todas, chabolas] y ahora, ¡más de veinte años después de que fuera levantado el asentamiento original!, las infraviviendas deben ser demolidas porque ocupan un espacio público por el que debe pasar un vial en construcción.
La población del enclave se ha multiplicado y ahora todos sus habitantes, tanto los allí instalados legalmente como quienes edificaron su casita con posterioridad, exigen que la Administración les regale una vivienda o les subvencione el alquiler de un piso.
Por si el lío no fuera suficiente, resulta que los romaníes que se afincaron a la brava en Penamoa son más que los alojados por la Administración [a su vez, estos procedían de asentamientos levantados en espacios públicos y privados ocupados de forma irregular, conculcando leyes y normas urbanísticas].
Y para colmo, hay ex residentes de Penamoa que poseen vivienda; es decir, salieron de la marginalidad pero han vuelto a ocupar circunstancialmente las infraviviendas que habitaron para tener derecho a un piso gratuito o subvencionado.
..   
Residentes en el barrio coruñés de
O Ventorrillo, próximo a Penamoa,
demandan que las autoridades pongan
coto a la venta de estupefacientes en el
asentamiento romaní, enclave también
conocido como "el súper de la droga"
¿Tienen derechos especiales?
En otro enclave coruñés cuyos habitantes también son de mayoría gitana, junto al puente que cruza la ría entre A Coruña y Oleiros, las familias instaladas en un antigua conservera fueron realojadas en viviendas de alquiler subvencionadas, mas al paso de unos meses han regresado a las barracas de la conservera porque en las viviendas donde habían sido instalados deben abonar la electricidad y el agua que consumen... por lo que demandan que esos gastos sean abonados por los ciudadanos en general, los contribuyentes, pues según la tesis de cierto número de romaníes todos los ciudadanos son culpables de sus problemas.
En otro edificio de alquileres subvencionados, también en A Coruña, levantado específicamente para personas residentes en infraviviendas, los allí realojados con dinero público también han protestado porque les obligan a pagar la electricidad y el agua que consumen.
Estas situaciones no son exclusivas de A Coruña, se dan en toda España.
Es un fenómeno enquistado.  
La labor de organizaciones como la Fundación Secretariado Gitano merece apoyo, pero en tanto la Administración y los propios gitanos no pongan coto a quienes han convertido la discriminación en fuente de ingresos, en tanto eso no ocurra, seguirá viva la percepción social de que los gitanos viven del cuento.   
Por cierto, ¿porqué los okupas son desalojados sin miramientos cuando aprovechan un inmueble en desuso o abandonado?
Hay asuntos que exigen rigor y menos buenismo.
A estas alturas, el "asistencialismo" y la caridad (subvenciones) contribuyen a perpetuar la discriminación, amén de premiar a no pocos caraduras.
Mientras gitanos y no gitanos tengan miedo a mirar la realidad de frente, con rigor, todo seguirá igual.
..
RELACIONADO:
"Gitanos: Actualmente, la raíz del problema es más de convivencia que de racismo".

7 comentarios:

  1. Pues estoy de acuerdo con tu reflexión. Gran artículo. Esto pasa mucho... la utilización de discriminaciones sociales por determinados sectores de los propios discriminados para beneficio propio. Hay miles de casos. Aquí, en la localidad donde resido en Asturias se dieron más pisos de protección oficial a ciudadanos de etnia gitana por el solo hecho de que quedaba socialmente y de cara a la galería mucho mejor. Gente que llevaba años pidiendo este tipo de ayudas de la administración local, se quedó sin ellas. Y es que luego vende mucho salir en la prensa diciendo que se ayuda a tal o cual grupo social (unos grupos parecen tener más posibilidades de ayuda que otros). Por tanto, un primer actor de este tema lo tenemos en la administración, que movida por convencionalismos sociales y por ese "quedar bien", no utiliza criterios de igualdad estrictos y es muy dada a utilizar el "de cara a la galería, que queda muy bien.
    Y por otra parte está el colectivo (sea de gitanos u otros) que se aprovechan de estar socialmente considerados como grupo discriminado. Siempre van con el "es que estamos discriminados" por delante... y algunos (no generalizo) lo hacen para seguir "viviendo del cuento o del aire", para seguir indefinidamente viviendo a costa de los demás. La utilización que de este tema hacen estas personas debería hacernos reflexionar. Y no solo pasa en el caso de los gitanos. La integración debe siempre de producirse por ambas partes implicadas no solamente por parte de una.
    Y también comentar el gran papel, de nuevo, que los medios de comunicación juegan en este tipo de temas. Deberían ser más cuidadosos, más exactos y no tender a la globalización de todos los problemas para que luego no sean utilizados como el escaparate donde políticos y determinados grupos se saquen la foto mientras se llenan los bolsillos.
    Siento que algunas de mis afirmaciones puedan resultar políticamente incorrectas, pero es lo que pienso...
    Un abrazo Felix.

    ResponderEliminar
  2. es un tema interesantísimo este que planteas. en el caso de O Vao, por ejemplo, aunque a priori parece discriminación la gente habla de trapicheo, drogas... y es un poblado ilegal que se derribó. tienes toda la razón al comparar el caso con los okupas. me has hecho recapacitar sobre mi postura.,

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo. No valen las ñoñerias de bien quedar, da igual quien lo haga, no importa. Como dice un gitano mayor de mi barrio "lo cortes no quita lo valiente".


    kisses

    PD: Félix perdona si te llega duplicado el mensaje, es que se borra todo el rato.

    ResponderEliminar
  4. Félix acabo de alucinar con tu post porque yo pienso exactamente como tú pero no sabía cómo expresar mis ideas de manera que no se me pudiera llamar racista, entre otras cosas porque no lo soy. Sé que no todos los gitanos son así pero muchos, quizás los que más se visibilizan (ignoro si existirá semejante palabro)... no lo sé, hacen que la fama que tienen se les asigne a todos por la costumbre de generalizar.

    En el asunto de O Vao (Poio) tenía muy claro que le están echando más cara que espalda, pero no sabría qué forma darle al comentario. Como siempre, ¡bravo por este post valiente y claro!

    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  5. Está claro que la palma se la llevan las minorías. Si a miembros de estas etnias o cualquier otro grupo social les conviene seguir reivindicándose como marginados ante el resto (de los que los que todos seremos un poco de todo) con resultados muy rentables en ocasiones como se comenta arriba, no se debe de olvidar a mucha gente que con más dignidad se enfrentan a situaciones cotidianas muy desfavorables. O "todos moros o todos cristianos", y viva la interculturalidad, la tolerancia y el mestizaje.

    ResponderEliminar
  6. El problema de los colectivos es que buenos y malos pagan el mismo boleto y que pocos, muy pocos, tratan de encontrar la manera correcta de hacer las cosas. ¿Qué implica esto? Pues que todos sabemos qué ha de hacerse, pero no se nos ocurre cómo hacerlo.

    Hay gente buena y gente mala, sean españoles, imigrantes, okupas o gitanos. Cada colectividad tiene su porcentaje de delicuentes y, por razones externas a la genética, esta proporción puede ser mayor en unas que en otras.

    Siempre se ha tratado de identificar a los "buenos" para separarlos de los "malos" y de esa manera comprender y ayudar a quien lo merece e ignorar y corregir a quien no lo merece. ¿Cómo puede hacerse? NPI. Hace siglos que se busca una forma adecuada de separar los "buenos" de los "malos" y nadie lo ha conseguido, solo podemos hacer aproximaciones, es decir, cortar la torta de manera tal que una de las porciones esté constituída por una mayoría de "buenos" y la otra por una mayoría de "malos". Si endurecemos la ley, más buenos quedarán incluidos en la mayoría "mala", si la ley es más blanda, es más dificil que un "bueno" quede como "malo" pero también es más fácil que un "malo" se aproveche de ello.

    Las leyes duras son propias de las dictaduras y las blandas de las democracias, al menos en teoría. La ley blanda proteje los derechos del individuo y la ley dura los limita o ignora.

    De esto se aprovechan los vivillos, sean gitanos o nenúfares, pero un estado de derecho tiene leyes, aunque no sean claras ni precisas, que legislan (legislar es una manera de decir lo que ha de hacerse) como proceder en estos casos.

    Analizado fríamente, si te has asentado por propia voluntad en un terreno en el cual no podías asentarte, no tienes derecho a reclamo ni a pataleo porque desde el inicio tu conducta ha sido ilegal. Es más, teniendo en cuenta que has gozado ilegalmente de un bien perteneciente a la comunidad en su conjunto tu deber y obligación estaría signada por indemnizar, de alguna manera, a esa comunidad y no el ser indemnizado por ella.

    Al mismo tiempo, si la comunidad o parte de la comunidad o un integrante de la misma lesiona tus derechos, puedes patalear, llorar, exigir indemnización y que se castigue al impío, pero para exigir comprensión debes comprender, del mismo modo para exigir que tu vecino acate la ley tienes que acatarla y esta es la base, supuesta y muy mal explicada por cierto, del estado de derecho.

    Existen reglas comunes llamadas leyes que hemos de acatar para poder convivir, nos guste o no, si las leyes no nos gustan existen mecanismos legales para intentar cambiarlas y hemos de atenernos a estos mecanismos.

    La sociedad no es hija de los caprichos, ni de absurdos reclamos basados en el número de reclamantes pero dado que el número es algo que apasiona a muchos políticos con el número puedes conseguir cosas que solo jamás podrías, y se abusa de ello, como en este caso.

    Basándome en lo que dije, responderé tu pregunta respecto a los okupas. Los okupas son un movimiento espontáneo, tienen una organización variable y no formal. No son un grupo organizado y unido, no tienen "fuerza" política, por lo tanto. Si los okupas se organizaran de manera formal, si tuvieran representantes que muestren un frente unido y, por esto mismo, controlador de un x caudal de votos que podríamos llamar "de conveniencia" (es decir, votamos a quien nos apoya) la historia de los okupas sería muy distinta. Pero la debilidad de los okupas reside en que su acción termina al ocupar una vivienda, no hay un más allá, su lema sería que la propiedad ociosa ha de ser aprovechada en bien de los sin techo. Esto los enfrenta contra todos aquellos con el dinero suficiente como para tener propiedades ociosas, con los vecinos que los miran con miedo (tal y como se mira a los gitanos) y temen que transformen su comunidad en un nido de delincuencia, etc. La decisión, en este caso, es muy fácil. Se los puede poner de patitas en la calle sin que por eso te acusen de racismo, xenofobia o discriminación y siempre te queda la posibilidad de decir que "el derecho a la propiedad es la base de nuestro estado democrático o de la civilización occidental" y todos contentos.

    Espero comprendan mis metidas de pata y les pido por favor que no me discriminen (jeje)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Alto y claro.Muy buen post.
    Las políticas paternalistas, dar el pez antes de la caña han generado victimismo y cara dura.
    Muchos aprovechan los servicios sociales para tener casas, enseres,comedores de colegio gratuítos, libros...Está claro que hay que trabajar estas políticas sociales con criterio e inteligencia.
    Saludos desde Lápices.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.