21 mayo 2008

El alto cargo de Cajacanarias cardó la lana y CC pechó con la fama

En 1998, un alto cargo de Cajacanarias compra 298.000 metros cuadrados de terreno en las proximidades de Santa Cruz de Tenerife pagando 33,1 millones de euros... ¡que le ha prestado la entidad para la que trabaja!, Cajacanarias.
A renglón seguido, el ayuntamiento de la capital tinerfeña compra un tercio de ese terreno por 52,7 millones; es decir, sin haber invertido personalmente nada y sin dar palo al agua el primer comprador del terreno, un alto cargo de Cajacanarias, ha ganado 19,6 millones de euros… Es más, aún conserva a su nombre dos tercios de la superficie que había comprado. 
Playa de Las Teresitas, en las inmediaciones de Santa Cruz
Para redondear, una poderosa compañía remata la operación de compra-ventas abonando 96 millones de euros.
Todo esto ha sido posible gracias a la agrupación local de Coalición Canaria de Santa Cruz de Tenerife, que gobernaba el municipio, aparte de haber sido fundamental la generosidad e inestimable ayuda de Cajacanarias, entidad cogobernada a su vez por varias entidades e instituciones entre las que figura el mismo consistorio.
Aplicando criterios políticos anti-delincuencia que se aplican en otros territorios de España (pocos) y de la Unión Europea --medidas estas que se adoptan incluso antes de que haya sentencia judicial--, ¿instarán los partidos democráticos y la fiscalía la ilegalización o suspensión de actividades de Coalición Canaria de Santa Cruz de Tenerife? Porque está fuera de toda duda que esa organización --la entidad, no sus afiliados-- es el aparato o instrumento que ha hecho posible el episodio.
Lo ocurrido en la Playa de las Teresitas, que es el escenario de esta película propia de una novela policíaca, es más grave para la credibilidad del sistema democrático que la violencia callejera, pues en ese episodio canario los autores del pelotazo actúan desde dentro de las instituciones públicas, utilizándolas para lucrarse personalmente.
Lo dicho, ¿a qué esperan la sociedad civil, los partidos y la fiscalía?
MÁS DETALLES, en El país.

1 comentario:

  1. Haberá que rirse mellor pra non chorar...

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.