04 febrero 2009

Otorgar a "El intermedio" rango de telediario es grotesco

El Gran Wyoming, conductor del programa de entretenimiento El intermedio que emite la Sexta, es uno de los protagonistas de la actualidad y de la Blogosfera debido a las escenas de ficción (emitidas primero parcialmente en YouTube y después en TV) en las que abronca a una becaria.
Al margen de la ingenuidad de los responsables de la cadena Intereconomía, que consideraron real lo que era una dramatización, desde un punto de vista periódistico el paripé organizado por los responsables de El intermedio es justo lo que es: una broma, al margen de que puede gustar o no.
En cambio, resulta altamente preocupante que una respetable organización del sector otorgue a El intermedio rango de programa informativo, entrando a saco en el embarrado y equívoco jardín del entretenimiento televisivo para criticar el exitoso programa de la Sexta.
Francamente, equiparar El intermedio con un telediario resulta grotesco y, lo que es peor, supone otorgar valor o calidad periodística a un programa que es inequívocamente de entretenimiento y que no engaña a nadie, si bien mezcla (con acierto) el oficio de informar con el ocio.
Crítiquese El intermedio y el vídeo de la bronca por las causas que cada cual considere oportunas, pero no porque el Gran Wyoming haya roto ninguna norma deontológica o profesional del oficio de informar.
¡Qué más quisieran los informativos de la TV pública! 
DE INTERÉS: "El Gran Wyoming explica el porqué de su montaje", vía MIGRAMUNDO.

11 comentarios:

  1. Estimado amigo,

    No sabes cómo me tranquiliza leer tu opinión, puesto que había leído otras de periodistas que valoro en las que se criticaba al Intermedio como si fuera un medio periodístico que debe comportarse como tal, y un mero "programa de chistes". Algo así como criticar a Tip y Coll por falta de rigor y objetividad en sus análisis de la Transición.

    Cierto es que el programa de Intereconomía es más de opinión que de información, pero la falta de rigor en su actuación les ha revelado como opinadores de su propia realidad, ajenos a cualquier principio ético que les pueda contradecir (sus explicaciones así los definen, al aclarar que no analizaron más el vídeo porque "concuerda con lo que piensan del personaje").

    Un saludo de un lector tranquilizado.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Soria:

    Toda vez que saca usted el tema, a mi, lo que verdaderamente me choca es la potestad con la que se han auto-revestido los periodistas para opinar de todo lo divino e incluso de lo humano, cuando también a mi parecer, su función debería ser la de informar con veracidad.

    Y con ello no estoy descalificándolos para la opinión, tan solo digo que no se otorguen la exclusividad en dicho menester, como, por desgracia, con cierta frecuencia ocurre.

    Para opinar, con conocer el asunto tratado y algo de sentido común, cualquiera, bastante atrevido, puede hacerlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Suspeito que o tema do vídeo nom lhe subira a audiência só a La Sexta, se não também a Intereconomia.
    É por isso que estes últimos foram os primeiros em emitir o vídeo e em colocá-lo em Internet.
    Por outro lado o prestigio da profissão há já tempo que está em entre-dito. Olho que digo da profissão, não dos profissionais. Precisamente por isso leio o teu blogue sempre, ainda que as vezes não concorde.
    Um saudo

    ResponderEliminar
  4. No te incluyas dentro de esa bazofia que campa a sus anchas dentro de esa digna profesión. Te lo escribo aquí por si no lees mi contestación donde te la he dejado. Tú eres un periodista honrado que ejerces tu profesión con dignidad.

    ResponderEliminar
  5. Creo que hoy en día está de moda el periodismo-opinión, es decir, la información se ofrece ya sesgada, no con objetividad, sino con el color del cristal con el que se mira. Así, la misma noticia, contada desde medios ideológicamente opuestos, difiere un abismo entre unos y otros.
    La objetividad ha muerto: vivan las corrientes de opinión.

    ResponderEliminar
  6. A diferencia que fas entre xornalismo e entretemento é moi acertada. Non tódolos presetnadores son xornalistas. O caso wyoming (que en sí e médico que non exerce e showman) é un caso.
    Do outro, pois paréceme que o programa de wyoming non precisaba montar este circos. Ah, os de intereconomìa son do que non hai. Parece o PP criticando todo o que fai ZP, pero en vez de ser o PP son intereconomía e en vez de ser o ZP ou o PSOE é La Sexta. En realidde, para o caso é o mesmo.

    Non sei se cho lin a ti ou a Guillermo, no que se explicaba como o PP está caindo no protestar por todo ou algo así. E é certo. Como acostumbro a dicir: "calquer día unha gaivota cágalle, con perdón, en riba a Rajoy e vai botarlle a culpa a Zp, cando se supón que a gaivota é o símbolo da siglas do PP". Canto sentidiño e responsabilidade falta. Políticos, unha especia para botarlle de comer a parte....A todos, ou case

    ResponderEliminar
  7. A PABLO GONZÁLEZ,
    Según la tesis de según quienes, también serían deberían aplicarse criterios o normas periodísticas a "Buenafuente", "Noche hache" o a las páginas de pasatiempos de los periódicos.

    A JOSITO,
    Objetividad no equivale a difundir sólo datos temporales, espaciales, identificativos o físicos, o entrecomillados y fotos.
    En todo caso, NADIE -tampoco ningún periodista- es ni puede ser objetivo.
    Todo individuo está condicionado por su educación, sus vivencias, sus conocimientos, su estado de ánimo, su clase social, el entorno, los afectos o sus filias y sus fobias (muchas de las cuales son "inconscientes"), etc. y etc.
    La objetividad del informador no se puede medir con el único concepto de objetividad "puro": el científico; sino que se valora -no se mide- en función de la cantidad y de la calidad de los adjetivos que utiliza el informador, por su capacidad para contextualizar la información o por la ausencia o presencia de juicios de valor ajenos a la información concreta que proporciona.
    Resumiendo mucho, pues el tema da para varios libros o para un debate que cabe calificar de interminable: la objetividad carece de una vara de medir concreta; en todo caso es un ideal o un criterio, entre otras cosas porque NO hay patrones (éticos o morales, estéticos, filosóficos, etc.) uniformes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. A JULIO TORRES,
    De feito, a televisión -agás as canles temáticas adicadas á información ou aos documentais- é un medio de comunicación que está máis preto do entretenimento que dun servizo de información; non só pola grande diferencia que hai entre os tempos adicados aos espazos informativos e aos de ocio, senón polo desenvolvimento do medio e mesmo pola utilización que fan del os telespectadores.
    Para o caso que nos ocupa non paga a pena entrar no debate sobre se a TV tería que ser doutro xeito, o certo e comprobábel -o Gran Wyoming o ten recoñecido- é que "El intermedio" é un programa de entretenimento; logo, facer valoracións xornalísticas ou informativas dos seus contidos é radical absurdo.

    ResponderEliminar
  9. A VERME GUILHERME,
    Tes razón, a profesión está a perder creto dun xeito perigoso, e a responsabilidade é nosa, dos xornalistas, non dos receptores das mesaxes, dos cidadáns.
    Da reacción de Intereconomía diante do vídeo do "gag" -ao marxe de que houbera ou non inxenuidade- coido que estivo condicionada pola súa liña editorial e ideolóxica; e supoño que tamén trataron o asunto que consideraron máis adecuado para gañar audiencia ou contentar aos seus "fieis".

    ResponderEliminar
  10. Estou dacordo contigo Félix. O programa de Wyoming é so de entretemento. Xa o di nada máis empezar en plan humorístico "han escuchado las noticias, agora les contaremos la verdad".

    O wyoming non é xornalista é showman. Para min é o que practica o humor intelixente mellor.

    O que me pareceu que sobraba é o do tema éste. Insisto que non vin ese vídeo, pero wyoming non debería caer nese xogo, a pesar de ser so entretemento. Con todo, non hai que confundir o que ti dis: INFORMACIÓN CON ENTRETEMENTO. E o asunto que nos ocupa é puro entretemento. Outra cousa é que se abuse de tomarlle o pelo á xente.

    En resumen: que estou dacordo contigo, amigo Félix

    Un saúdo
    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  11. Es cierto, lo de wyoming no es un noticiero. Yo diría que es humor militante.
    Lo de intereconomía tampoco es periodismo, es opinión. Y a mi juicio, de gente bastante ignorante con aires de élite.
    Muy mal tiene que estar el medio periodístico cuando los telediarios se dedican a hacer publicidades de películas de estreno y de grupos musicales que sacan nuevo disco, ocupando con eso gran parte del escaso tiempo que las cadenas dedican a la información. Y cuando luego los escándalos de corrupción son destapados por programas del corazón.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.