13 mayo 2009

Debate Zapatero-Rajoy: Presos del dinero evaporado

Inevitablemente, la crisis de la economía ha acaparado atenciones en el debate general celebrado en el Congreso de los Diputados. Rodríguez Zapatero y Rajoy Brey han obtenido otro éxito mediático, sobre todo el segundo, practicando un arte tan estéril como apolítico: ¡A ver quien pronuncia la ocurrencia más ingeniosa o llamativa!
Pero de la crisis y de la economía financiera --que es la madre de este cordero-- apenas han hablado; si bien el presidente de Gobierno ha sido menos etéreo y ha desgranado una serie de medidas concretas, otra cosa es que finalmente sirvan o no para suavizar males.
Las concreciones del líder del PP se reducen a una: Nosotros lo haríamos mejor, y punto. Visto con perspectiva, la parquedad del mensaje de Rajoy --cuyo verbo es rico en desprecios innecesarios-- bien pudo ser adornada con la lectura de varios párrafos de España puede salir de la crisis, el último libro de Aznar López; en el que tampoco se habla del origen de la crisis, ¡que es financiero, no productivo!, pero que explica cómo socializar el desorden a fin de repartir las pérdidas entre quienes ni siquiera jugaban en el casino bursátil.
..
¿Por qué los diputados evitan
mencionar a la banca?
Todos, desde el partido de gobierno hasta la solitaria diputada de UPyD, pasando por el PNV --que sigue sin digerir su salida de Ajuria Enea-- saben perfectamente que el desencadenante original de la crisis fue bancario (el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en California, ¡hace ya más de dos años!) y el virus desencadenante estaba en las miles de hipotecas concedidas a personas físicas o jurídicas que carecían de ingresos y avales.
El primer paso para extender el mal y la siempre destructiva desconfianza financiera, lo dio el Merril Lynch en junio del 2007 al desprenderse de los 800 millones de dólares que había invertido en dos fondos de alto riesgo del Bear Stearns. La subasta de esos valores sin valor reveló que el mercado (¡el sagrado y perverso mercado financiero!) estaba sobrevalorando hasta el infinito papeles que carecían de chicha.
Y luego llegó la bola de nieve…
¡Y la desconfianza!... que tanto y tan bien cultiva Rajoy Brey para abrirse paso a codazos de demagogia y sin proponer medidas concretas que, cuando menos, palíen los efectos de tan bárbara desregulación.
Los debatientes han evitado hablar de cómo se gestó y se extendió la crisis, empeñándose una vez más en un ejercicio políticamente cainita que de nada sirve. Y lo que es peor, ninguno de los intervinientes ha señalado la herida ni la objetiva necesidad de poner fin a las aberraciones y los vacíos legales que permiten permanentes y monstruosos sablazos financieros en el ahorro y en inversiones que, como en los casos del Merril Lynch, del Santander-Banif y de numerosas cajas de ahorros, constituyen el mayor agujero negro de la economía.

1 comentario:

  1. Me parece que el vacio financiero lo producen también los grandes empresarios que duplican el dinero porque no lo tienen que declarar en su país con los paraisos fiscales se ha hecho un gran negocio que no va a terminar hasta que lo supriman

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.