21 agosto 2007

Basura financiera "made in USA", capitalismo salvaje

A media tarde de hoy, martes día 21, ya hay trece fondos y sociedades de inversión (sicav) españoles que han comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que habían apostado por las hipotecas basura estadounidenses y que, por tanto, tienen sus inversiones en precario o bloqueadas.
Entre las entidades con fondos y sicav afectados (exactamente, cinco de los primeros y ocho de las segundas) figuran Caja Navarra, Caja Rural, Caixa Laietana, Banco Popular, BBVA, Cajamar y BNP/España.
No obstante, en todos los casos, según la agencia EFE, se trata de participaciones inferiores al 5 % y, por tanto, están garantizados los depósitos de las entidades, sus operaciones habituales y su normal funcionamiento. En total, esas entidades sólo tienen colgados 49 millones de euros --según las parcas informaciones suministradas-- pese a que administran más de 2.000 millones. Si estas cifras son ciertas, ¿a qué responde tanta preocupación y opacidad?
Más claro: si es así, ¿a qué obedece tan generosa protección con cargo al dinero de todos? Una persona física o jurídica común invierte con riesgo menos del 3 % de sus activos y nadie le garantiza nada, pero si es un banco... Se puede entender la protección de los depósitos, pero eso no justifica proteger los créditos e hipotecas basura.
La Comisión Europea insinuó la semana pasada que investigará la actuación de las consultoras que analizan riesgos (las llamadas agencias de calificación) a fin de saber con certeza si cumplieron la obligación que tienen asignada: alertar de las ofertas financieras altamente peligrosas, como eran y son los créditos basura norteamericanos y los productos financieros intoxicados con ellos.  
¿Se atreverán a controlar de verdad el mundo de las finanzas?...
Todo indica que los errores de los gestores españoles de fondos y sicav que han sido poco avezados --algunos ya insinúan que han sido engañados-- no tendrán repercusiones graves. Y todo indica también que las entidades financieras estadounidenses que han provocado esta situación podrán seguir actuando sin que nadie, tampoco la Reserva Federal de EE UU, impida las suicidas alegrías de una codiciosa minoría.

2 comentarios:

  1. Estas cosas me recuerdan a lo mucho que nos parecemos a los juncos, siempre a merced de la corriente. Saludos compañero.

    ResponderEliminar
  2. La mentira sigue siendo la proa de ese barco que se llama Estados Unidos. El expresidente José María Aznar es asesor de unas empresas inmobiliarias estadounidenses. No sé si tendrá relación una cosa con otra, pero el señor Aznar ya se ha entrevistado con el presidente argentino.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.