11 julio 2009

El titular de Industria de la Xunta: ¿Mala conciencia o simple descaro?

Hay episodios que mueven a la risa, lástima que en este caso están en danza decenas de puestos de trabajo. Porque risa produce que el conselleiro de Industria del Gobierno gallego, Javier Guerra (PP), haya solicitado a Manuel Jove, accionista mayoritario de Caramelo, que mantenga la producción de esta empresa textil en A Coruña: Caramelo ultima un ERE y la supresión de más de 200 puestos de trabajo.
Pero, ¿a qué viene la risa?...
Viene a que Guerra es el accionista mayoritario de la empresa El Secreto del Mar (marca El Niño), con sede en Vigo pero que diseña y fabrica sus galleguísimas prendas en Portugal.
El sistema económico y la legislación actuales permiten que Jove, al igual que Guerra, deslocalice producción con la finalidad de reducir costes, pues tener fabrica en el extranjero (Portugal, Indonesia, Marruecos, Perú, etcétera) o comprar a fabricantes extranjeros y poner la marca en España es más barato y mucho más rentable. No hace falta ser un lince de los negocios para saberlo y lo único que hace falta para practicarlo es tener el dinero, amén de desentenderse del futuro económico de los ciudadanos del propio país.
Deslocalizar o crear economía productiva lejos de casa es legal y forma parte del juego... Lo que es más difícil de considerar normal o inevitable es que un partidario de invertir en el extranjero ejerza de responsable público para solicitar a sus colegas empresariales y potenciales competidores comerciales que no hagan lo que él hace... Lo dicho, de risa.

2 comentarios:

  1. Pues una vergüenza más de las muchas que vemos a diario en nuestra política y en nuestros políticos.
    Cuando muchos hablan de regenerar la vida política en España comprendo que no les falta razón. Nuestro nivel de cinismo es intolerable aunque si debe ser tolerado porque mira donde están. Están donde el electorado les ha colocado.
    Bueno, que tengas un feliz sábado. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me inclino más bien por el descaro y la falta de decoro, que quizá el señor Guerra relacione con decorar la casa, que no la moral. Apertas.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.