07 diciembre 2009

Caso Haidar, el árbol que amenaza con ocultar el bosque

La huelga de hambre de Aminatu Haidar en Lanzarote ya es un show más mediático que un acontecimiento político. Casi nadie parece recordar cómo llegó a Canarias: El Gobierno marroquí la privó de su pasaporte y la expulsó del país embarcándola en un avión rumbo a las islas, donde las autoridades españolas, en lugar de impedir su ingreso en el país, cometieron el error de permitirle la entrada por razones humanitarias, según precisó el Ministerio de Asuntos Exteriores.
Y ahora, empeñada ella en volar a El Aiún y enrocado el Gobierno marroquí en no permitir su regreso si la activista no reconoce la marroquinidad del Sahara Occidental, el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero se ha convertido en el blanco más fácil.
El buenismo se paga, máxime si es inútil, como en este caso.
El pecado original --si se puede calificar así-- del Gobierno español fue doble: primero, por creer que la geopolítica sabe de humanismo y, segundo, por obviar que la activista es una patata caliente que ha volado a Canarias "animada" por el amigo Mohamed VI, que es un buen alumno de uno de los mejores "enredadores geopolíticos" del último siglo: su padre, Hassan II.
Pero más chocante que el sainete político, es el mediático, pues Haidar acapara todas las atenciones pese a que sólo es un caso más, pues desde los primeros días del pasado mes de octubre Rabat ejecuta un vasto y premeditado plan para dificultar los movimientos de los saharauis, encarcelando o expatriando a quienes se organizan y manifiestan, prohibiendo incluso la libre circulación de las personas.
..
Aminatu Haidar
Más y más expatriados
Los avatares de Haidar son similares a los que viven una veintena de saharauis que permanecen en Mauritania, casi todos atrapados en Nuadibú (Mauritania) desde hace también dos, tres, cuatro o cinco semanas, pues Rabat impide que regresen a casa.
En todos estos casos, al igual que en el de Haidar, los expulsados poseían documentos y pasaportes que les fueron confiscados en la frontera para así, una vez indocumentados y "exportados", impedirles luego el regreso al Sahara.
En paralelo, desde la primera semana del pasado mes de noviembre la policía marroquí, con el apoyo de los servicios de inteligencia y del ejército, ha estrechado la vigilancia en las áreas del Sahara Occidental con mayor densidad de población autóctona.
Pese a todo, en Dajla se han registrado varias manifestaciones, con las ya habituales agresiones por parte de las fuerzas de seguridad. Fuentes no oficiales hablan de una veintena de heridos.
Pero de estos sucesos y de la campaña de represión perfectamente orquestada que ejecuta el Gobierno magrebí [que es similar a precedentes operaciones de acoso, pues se realizan de forma cíclica y calculada] apenas se habla porque el caso Haidar acapara todas las atenciones; dicho esto sin ánimo de restar ni un ápice de importancia a la huelga de hambre de la activista en Lanzarote.
..
La actual ofensiva empezó en octubre
La ofensiva que actualmente ejecuta el Gobierno de Mohamed VI se inició el pasado 6 de octubre, cuando Sidi Mohamed Daddach [el segundo preso de conciencia africano por tiempo permanecido encarcelado, 24 años (sólo superado por Nelson Mandela), y actual presidente del Comité de Defensa del Derecho de Autodeterminación del Pueblo Saharaui] fue detenido junto a varios compañeros, aunque liberado días después. Pero volverán a arrestarlo, seguro, ya es un rito.
Dos días después, el 8 de octubre, en el aeropuerto de Casablanca fueron arrestados siete saharauis que regresaban de los campamentos de refugiados de Tinduf, entre los que figuraba Ali Salem Tamek, vicepresidente del Colectivo de Defensores Saharauis de los Derechos Humanos y miembro de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos.
Suma y sigue: 24 horas después la policía alauí arrestaba a la activista pro derechos humanos Sultana Jaya cuando se disponía a viajar en avión a Las Palmas, donde estaba citada para un chequeo médico.
Diez días más tarde, el 19 de octubre, fueron expulsados del país Sebastián García y Simplicio del Rosario, dos abogados españoles que habían viajado a El Aaiún para asistir al juicio del saharaui Mohamed Berkane.
Tres días después, agentes de policía ordenaron a las periodistas españolas Beatriz Mesa (Cope) y Erena Calvo (Ser) que abandonaran la vivienda de Sidi Mohamed Daddach, en El Aaiún, pese a que ambas tienen residencia en Marruecos y están profesionalmente acreditadas.
La lista sigue: el 10 de noviembre, los representantes del Consejo General de la Abogacía Española que se habían trasladado a el Aaiún para asistir al juicio penal contra el activista pro derechos humanos Alouat Hassana fueron expulsados por la policía del domicilio del saharaui. Y el 21 de noviembre, en el control de Guargarat, frontera entre el Sahara Occidental y Mauritania, fueron detenidos Ahmed Salem Fahim y Mohamed Lbaikam, el primero es un ex preso político y el segundo, miembro del Comité Contra la Tortura de Dajla.
..
Pulsar para ampliar
Rabat se burla de la UE
y la UE, de sí misma
Mohamed VI no tiene freno ni quien se lo ponga. Más importante políticamente que la situación de Haidar es que Marruecos acaba de expulsar a una diplomática de la Embajada de Suecia por haber hecho entrega a un saharaui de un premio por defender los derechos civiles.
El descaro de la monarquía alauí es inconmensurable porque, además de expulsar a la funcionaria sueca, el ministro de Exteriores, Taïb Fassi Fihri, convocó al embajador escandinavo, Michael Odevald, para protestar contra lo que ha calificado como un "inaceptable error profesional" (¿?). Fihri alega que la Embajada sueca ha "incumplido gravemente las prácticas diplomáticas" (¿?) al entregar un documento oficial (la comunicación del premio) a una persona que milita en el Frente Polisario.
La reacción de Suecia ha sido tan simple como coherente, pues ha ratificado la decisión de otorgar el prestigioso Premio de Derechos Humanos Per Anger al defensor de los derechos humanos Brahim Dahane «por haber combatido en el conflicto del Sáhara Occidental entre Marruecos y el Frente Polisario con resistencia, por la vía pacífica, con valentía personal y arriesgando su propia vida».
La actitud de los suecos tiene doble valor porque Dahane está encarcelado, motivo por el que Estocolmo, además, le ha otorgado la calidad oficial de preso político.
En definitiva, el episodio de Aminatu Haidar es una agresión más y a fecha de hoy, espectáculos y utilidades mediáticas al margen, lo sustancial no es lo que ha ocurrido, lo que ocurre o lo que pueda ocurrir con la activista en huelga de hambre [protesta que debería abandonar porque, además de ser de nula utilidad política, sólo servirá para perder una valiosa persona], lo sustancial es la actitud de la monarquía del amigo Mohamed VI y de su Gobierno, que siguen haciendo lo que se les antoja porque la digna Unión Europa (¡no sólo España!) apenas hace nada efectivo para que el sultanato deje de ser lo que es: un régimen autocrático con rasgos teocráticos creado por un señor feudal que se arrogó el falaz y fantasioso mérito de ser descendiente de Mahoma.
..
La Eurocámara fue ninguneada y se encogió de hombros
La iniciativa de mayor calado político que ha realizado la UE hasta la fecha fue protagonizada por la comisión de la Eurocámara que los días 26 y 27 del pasado mes de enero viajó a territorio saharaui y emitió un dictamen constatando que «se han producido violaciones reiteradas de los derechos humanos, especialmente de la libertad de expresión, asociación, manifestación y comunicación».
El informe, que también indicaba que los jueces marroquíes son parciales, fue remitido a Naciones Unidas y, además, en sus conclusiones emplazaba a la representación permanente (equivalente a una embajada) de la Comisión Europea en Rabat a que enviara observadores a todos los juicios que organiza el régimen alauí para condenar a los saharauis que reclaman el cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas.
Aquella comisión de la Eurocámara [de la que formaban parte los españoles Carlos Carnero (PSE) y Carlos Iturgaiz (PPE)] fue «acosada», así consta oficialmente, y la policía marroquí impidió que se reuniera con representantes de colectivos vecinales y con organizaciones pro derechos humanos.
Seguir colocando el foco mediático exclusivamente en el caso Haidar es informativamente desmedido y políticamente, absurdo: Haidar se ha convertido (involuntariamente) en el árbol que oculta el bosque.
..
ACTUALIZACIÓN (18 diciembre 2009):
En la madrugada de hoy y a bordo de un avión medicalizado fletado por el Gobierno español, la saharaui expatriada Aminatu Haidar ha regresado a El Aiún tras la decisión del sultán Mohamed VI de dejar sin efecto la expulsión de la activista pro derechos humanos.
..
NOTA:
España y Europa juegan a no se sabe qué: El pasado día 1 de diciembre, cuando Haidar ya había sido expatriada a la fuerza, se hizo público que España ha donado medio millón de euros a Marruecos para un proyecto de suministro de agua en el sur del país; las ayudas españolas al Gobierno de Mohamed VI son constantes. España no es el único país de la UE que juega con fuego; Francia es, con ventaja, el Estado europeo con más intereses en la finca de el rey de los pobres; así, por ejemplo, el pasado verano el Gobierno galo prestó 155 millones de euros a la Administración alauí en condiciones más que ventajosas.
..
ENLACES de interés:
* SAHABLOGS, bitácoras que tratan asuntos del Sahara Occidental;
Entrevista a Agustín Santos Maraver, el diplomático español que ha coordinado las gestiones gubernamentales para que Haidar regrese a El Aiún.

4 comentarios:

  1. Gracias, shukran por difundir desde IM-PULSO esta dramática situación.

    Y te felicito por citar la situación del resto de activistas saharauis -jamás olvidaré la mirada de Dadach, la más triste que he visto en mi vida- y por dar a los visitantes de tu blog una visión de conjunto.

    Hoy -más que nunca- mi abrazo solidario.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente el caso de Haidar se está conviertiendo en un circo mediático, además de un arma arrojadiza para el PP (si es que estos no pierden una, que cansinos). Si lo que pretende Haidar es doblegar al gobierno español o marraquí lo lleva crudo. Antes de morir de hambre ya se encargan aquí de enchufarle alimentación artificial y se acabó el sarao televisivo.
    Lo que no entiendo es por qué continúa con la huelga de hambre, arriesgando inutilmente su vida (dudo mucho que su muerte pueda cambiar nada en la política internacional respecto al Sahara) y una vez que ya a conseguir ser el centro de atención en España (será igual en Marruecos o tendrá censurado hablar de esto en los medios?).
    Así que lo más lógico es que abandonara la huelga de hambre antes de que sea demasiado tarde e intentar continuar con su actividad desde España.
    Pero eso sí, al gobierno le caen una tras otra, porque hoy mismo se la han montado en Gibraltar... Empiezo a pensar realmente que el gobierno es un cero a la izquierda en política internacional, porque recibe palos de todo el mundo, madre...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. La UE sigue siendo una unión temporal de empresas. Sólo les importa el dinero. Y punto.

    ResponderEliminar
  4. A EIRIÑA,
    En efecto, en Marruecos sólo se enteran de los avatares de Haidar los que están comprometidos con la lucha del pueblo saharaui. La poblaicón en general carece de acceso a toda información relacionada con el Sahara, salvo para leer, escuchar y ver las loas a la marroquinidad del territorio.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.