12 diciembre 2009

Si las víctimas molestan, la sociedad está enferma

La agrupación socialista del PSE de Durango es objeto de una campaña para que abandone su actual local. El miedo es libre, amén de revelar otras cosas...
A qué obedece esa demanda?
Pues a que el pasado verano la banda innombrable colocó un artefacto explosivo y semidestruyó el local, por lo que los ciudadanos que viven en el inmueble han decidido dejar de ser ciudadanos y exigir que ¡las víctimas de la delincuencia! se apañen como puedan y sin molestar a ¿los que no tenemos nada que ver con el problema?...
El siguiente paso será exigir que María y Pepe, la pareja que reside en el tercero A, sea desahuciada porque él se emborracha cada viernes, pega a la mujer y los gritos impiden conciliar el sueño; luego habrá que exigir la expulsión de Antoñita, la adolescente del octavo B, porque fue violada y abortó, lo que constituye un mal ejemplo; y para redondear que también se mude Paco, el del quinto C, que se ha quedado parado, no paga la comunidad y anda pidiendo pan por las esquinas
Una vez expulsadas todas las víctimas, primero del edificio, después del barrio y finalmente de la localidad, las buenas gentes podrán vivir en libertad y sin tener que soportar la presencia de partidos políticos democráticos, ni de mujeres agredidas, ni de adolescentes violadas, ni de desempleados que afean el entorno...
¡A ver cuando la gente aprende a defenderse por si misma sin molestar al prójimo!
¿Cuál es la solución ideal para esos ciudadanos ejemplares?, ¿acaso aspiran a que gobierne ETA porque así abandonará la violencia...
No, no voy a valorar el episodio. Lo considero innecesario.
¿Y usted, qué opina?
MÁS detalles, en El correo.



El local del PSE está en los bajos y la puerta
de acceso es de color azul,como se aprecia en la foto,
en la que destaca el balcón del segundo piso,
donde han colocado el cartel que reza sederik ez
(sede no) acompañado de una ikurriña para,
quizá, indicar a los ojeadores de ETA que los residentes
en esa vivienda son vasquistas, anti-PSOE,
 anti-Espña o a saber qué... El caso es que la iniciativa
de los vecinos que lucen pancarta, sean vasquistas
o simples mortales temerosos de perder la vida
en un atentado, dan a entender que enarbolar
la ikurriña es ETA. Patético.
(Pulsar sobre la imagen para ampliarla)

3 comentarios:

  1. Lo que no se ha explicado en los medios es la desafección de los ciudadanos respecto de la actividad política. En el caso concreto de los vecinos del inmueble, la opinión general es que el asunto de la lucha contra el terrorismo no va con ellos ni tienen porque soportar la obligación de ser héroes. Es decir, como a la mayoría de los ciudadanos de Euskadi, la política les importa muy poco y están hartos de monotema del terrorismo.

    Aquí hay un problema: no se garantiza la seguridad de nadie y muchos estamos hartos de los partidos políticos que durante más de 30 años no han sido capaces de resolver el problema. Eso si, cuando se trata de garantizar la seguridad de los políticos hay barra libre en los presupuestos.

    Por que esos inútiles tienen escoltas y sistemas de seguridad y los vecinos no. En Euskadi somos muchos los que estamos hartos de las batallitas políticas y la retórica propagandística en torno al terrorismo.

    La cosa es sencilla: La lucha por la supervivencia

    ResponderEliminar
  2. AL ANÓNIMO,
    De entrada, yo no soy de ninguna "banda", luego en el contexto de lo que aquí se escribe o habla el uso del anonimato es poco menos que un insulto.
    Y de salida, la conclusión a la que se llega leyendo su comentario es que todo --incluida la sangre-- es culpa de los políticos y, con la misma contundencia, la sociedad es totalmente inocente y víctima inerme de todo...
    He leído el "post" al que usted remite (en la bitácora Anboto News) y tampoco me aclara nada. Si las responsabilidades que entraña la convivencia y el hecho de formar parte de una sociedad y de un país quedan limitadas por el derecho de defender la vida de los familiares y ¡sólo de los familiares!, es que la sociedad está mucho peor de lo que temo.
    Las críticas que puedan merecer --según usted-- y las que objetivamente merezcan los dirigentes políticos NADA tienen que ver con los lavados de manos.
    Escudarse es legítimo --aparte de otras cosas--, pero escudo y justificación no son sinónimos de razón.
    Por cierto, no se moleste en contestar de forma anónima porque en este "post" no se admitirán más anónimos, tanto por respeto a la agrupación socialista del PSE de Durango como por respeto a los vecinos del edificio de marras (incluidos los que han colgado el "sederik ez").
    ¿A usted le ha amenazado alguna vez una "banda"?
    A mi sí, y no me escondí ni eché la culpa a los partidos políticos, ni al Gobierno ni a la oposición, tampoco puse pancartas tan legales como irreflexivas y, por descontado, no soy un héroe, ¡para nada! Soy, sencillamente, un ciudadano que se limita a ejercer de ciudadano, incluso cuando han tratado de impedírmelo.

    ResponderEliminar
  3. Lástima que se me hayan pasado por la cabeza otros casos, y no en el país vasco.
    No creo que, por ejemplo, la lucha contra el terrorismo no vaya con los vecinos y que sea una simple 'molestia'. Creo que el terrorismo va con todos y que la vida está hecha a base de molestias por o en cotra de las que hay que luchar y vivir. A veces, por desgracia, tamén se muere por esa lucha, o peor, no por desgracia, sino por otra cosa, también lo matan a uno.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.