22 enero 2010

Menos usted y yo, todo el mundo sabe que...

Una de las falacias más utilizadas en política es la del argumentum ad populum.
El recurso es tan sencillo como efectivo. Mariano Rajoy y similares constituyen el paradigma, pues acostumbran a otorgar a sus opiniones y palabras la virtud de ser las mismas que las de la mayoría de los ciudadanos.
Y van y se lo creen...
Ruedas de molino
El círculo vicioso de arrogarse ser intérprete de la mayoría se cierra al actuar el casi siempre estúpìdo inconsciente colectivo, la vísceral irracionalidad de la manada, que se resume con la frasecita: La mayoría tiene la razón... 
Lástima que mayoría no sea sinónimo de raciocinio.
La mayoría es la fórmula menos mala de gobierno, pero no es garantía de razón, ni prueba de verdad científica.
La frase preferida de los políticos populistas que recurren a ese resorte es esta: Todo el mundo sabe que...   
Pero hay más fórmulas que ponen en marcha la falacia de la manada: "No seré yo quien contradiga a la mayoría cuando dice que..." "Los españoles saben que..." "Todos hemos entendido que..."
Escuchando o leyendo declaraciones de ese tipo, cabe resaltar dos evidencias: 
Primero, numerosos políticos del PP estiman que la gente que ellos califican de normal es la única que tiene derechos, la única que es mayoría y la única que siempre tiene la razón; para colmo, a veces esos portavoces del PP están convencidos de que la razón es un valor consustancial a la mayoría; y 
Segundo, los políticos que más y mejor recurren al argumentum ad populum son los del PP, tanto lo hacen que algunos ya confuden argumento con razonamiento.
"Todo el mundo sabe que los emigrantes son...", "todo el mundo sabe que Zapatero es...", "todo el mundo sabe que los nacionalistas son...", "todo el mundo sabe que los españoles quieren..."
Y así hasta que todo el mundo acepte lo que sea, salvo los que siempre nos apeamos en la siguiente parada en la que se detenga el autobús de la tontería.

5 comentarios:

  1. La escuela propagandística de esta gente está muy bien engrasada. Tan bien lo está que esas coletillas que entrecomillas se han convertido en "sólidos argumentos" de hacer política falaz. Apertas.

    ResponderEliminar
  2. En mi opinión es una retórica que pretende excluir a quien piensa diferente. salud.

    ResponderEliminar
  3. Me apunto a la opinión de Santi, pero variando retórica por conjunto de acciones, e apostillando para entender la exclusión en un sentido amplio, no sólo en el de 'dejar fuera', sino también en el de 'quitar el espacio', 'negar la existencia' u otras opciones semejantes.
    Por cierto que las acciones nombradas están teniendo cada vez más soporte en otros medios, extendiendo su aceptación.

    ResponderEliminar
  4. Todo el mundo sabe que la izquierda ha conseguido o quiere conseguir anatemizar al PP, y acusarle de todos los males del país. Pues no. Quien nos des-gobierna es el PSOE, no el PP.

    El "todo el mundo sabe" no es exclusivo del PP, sólo hay que leer declaraciones de políticos de TODO el arco parlamentario.

    El que las mayorías no llevan siempre la razón se ve claramente en que las últimas elecciones generales las ganó el PSOE.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  5. A JOSITO,
    Que la falacia es empleada por políticos de todos los partidos ya lo dice el post. Pero quien más la usa es Rajoy. Forma parte de casi todas sus alocuciones, discursos, declaraciones a los medios... Rajoy se arroga constantemente la "virtud" de hablar en nombre de todos los españoles, de ser el representante de la ¡gente "normal"!
    Y no es un tic, es un resorte estudiado.
    Personalmente, que critiques al PSOE para defender al PP no me afecta en absoluto.
    No sé porque razón, pero está comprobado que tanto entre los militantes o partidarios del PP como entre los del PSOE son muchos los que están (o estáis) convencidos de que todos los que critican al PP son del PSOE y que todos los que critican al PSOE son del PP.
    Josito, en el PSOE también hay políticos que creen hablar en nombre todos los ciudadanos y que recurren a ese ardid; la que más incurre en esa falacia es Fernández de la Vega (o al menos esa es mi percepción).
    Pero Rajoy, aunque a los militantes o simpatizantes del PP les moleste se lleva la palma.
    Pero insisto en lo que más me llama la atención en tu comentario, esa "polarización", por la que para defender al PP hay que atacar al PSOE y para defender al PSOE hay que atacar al PP, es como aquello del "y tu más"...
    A la postre, resulta que la empobrecedora táctica de los dirigentes de hablar más y mal del contrincante que del programa o de los actos propios ha calado entre los militantes y simpatizantes, e incluso está calando socialmente.
    Es un fenómeno "reduccionista" que merece atención por inquietante.
    Saludos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.