04 febrero 2010

Adolfo Domínguez: «El Estado del bienestar produce desindustrialización»

El costurero, así se auto-define Adolfo Domínguez, ha ofrecido una conferencia de contenido económico y marcado sesgo político en el Fórum Europa Tribuna Galicia, en Santiago, donde ha defendido la desregulación laboral y el despido libre al estilo estadounidense.
Según el costurero, esas medidas funcionarían cual bálsamo económico pese a que en España la mayoría de asalariados no son fijos de plantilla y millones de personas trabajan por menos de 1.000 euros al mes. Para evitar reinterpretaciones, es obligado dejar constancia de que Domínguez subrayó que con el despido libre aumentaría inmediatamente la productividad porque el miedo a perder el empleo obligaría a los trabajadores a ganarse cada día su puesto de trabajo.
Pero si hay que destacar alguna de las tesis de Domínguez, la más original es haber lanzado un llamamiento para «abandonar el elogio de la pereza» en el que, según él, ha incurrido la izquierda desde que se arriaron «las inservibles banderas del socialismo real» [se refiere, supongo, al derrumbe de la Unión Soviética. Lo que no ha precisado Domínguez es qué entiende él por izquierda y, dentro de su particular idea de la izquierda, tampoco ha indicado a quiénes, a qué partido o partidos se refiere. La palabrería construye naderías y arrugas bellas...]
..
Adolfo Domínguez y Núñez Feijóo
El estado del bienestar es una traba para el progreso
económico y humano... ¡qué grande!
«No creo en el estado del bienestar porque está produciendo una rápida desindustrilización y porque genera un montón de pícaros», teorizó el analista.
[Es una lástima que el conferenciante tampoco cuantificara el número de personas necesarias para sumar un montón: ¿mil?, ¿cien mil?, ¿un millón?, ¿cinco millones?... De modo que es imposible estimar el alcance del cáncer de picardía que desindustrializa el país]
A tenor del contexto en el que Domínguez aludió a la pícara desindustrialización, quedarían excluidos de ese vicio todos los empresarios, incluidos los que no pagan horas extras, los que no dan de alta en la seguridad social a todos sus empleados, los que dan de baja a sus trabajadores cuando se van de vacaciones para no cotizar por ellos ni abonarles el salario, los que... etcétera, etcétera... así como los que deslocalizan la producción y quienes poseen medios de producción gracias en gran medida a las subvenciones públicas, como en el caso del conferenciante.
En otro momento y para ilustrar la consistencia de su tesis, Domínguez aludió a que en España es posible que un asalariado «pida la baja por depresión durante un año y, una vez reincorporado, tenga treinta días de vacaciones»... Vamos, que ese episodio es común en España: cientos, miles... ¡qué digo!, decenas de miles de trabajadores están de baja un año por depresión y luego pillan las vacaciones y arruinan España. Es como aquello de "un perro mató y mataperros le llamaron".
¿Ese es el rigor analítico de Domínguez!, ¿Este personaje es el arquetipo de los grandes emprendedores que son invitados para impartir conferencias magistrales en el Fórum Europa Tribuna Galicia?
..
El Gobierno debería dimitir y convocar elecciones generales...
El costurero, embalado, criticó con contundencia al actual Gobierno español por no haber hecho reformas laborales: «La sociedad afronta el peor tsunami de la Historia sin ningún tipo de medidas». Cabe colegir que ese tsunami se debería, por ejemplo, a que no hay despido libre... La especulación financiera y la burbuja inmobiliaria habrían sido fenómenos complementarios sin apenas impacto en la economía, ¡bagatelas!
Teniendo en cuenta que Domínguez estima que la política económica y laboral del actual Gobierno es prácticamente la única causa de la recesión a pesar de que esta es de ámbito planetario y no se originó en España, sin menoscabo de que aquí sea singularmente grave; esgrimiendo esa falacia, el conferenciante reclamó que Rodríguez Zapatero convoque elecciones anticipadas.
..
¿De qué competitividad habla?, ¿de la del Tercer Mundo?
Por el contrario, al referirse al proyecto de posponer hasta los 67 años la edad de jubilación Domínguez se alineó con el Gobierno, argumentando que esa propuesta tiene «toda la lógica del mundo porque las personas viven una media de 80 años».
[¡Otro listo que confunde esperanza de vida con la media de años de vida!]  
Según Domínguez, mantener la actual edad de jubilación y no adoptar medidas laborales de corte ultraliberal «nos deja sin armas para competir».
[Domínguez tampoco precisó si la competitividad a la que apelaba es la del I+D+i, la del conocimiento, la de la racionalidad, etcétera; o quizá se refería a la competitividad que proporcionan las prendas de ropa confeccionadas en Perú, India o Marruecos pagando salarios de hambre a cambio de jornadas de doce horas; luego, las camisetas o pantalones los traen a España, les ponen un sello y el precio de venta al público se calcula multiplicando por 10 el coste de producción pagado en los países en vías de desarrollo o en el Tercer Mundo... ¡qué grandes son esos emprendedores!]
Para rematar, Domínguez se declaró solidario con Díaz Ferrán y emplazó a la CEOE a que actúe con «toda la dureza posible» en las negociaciones con los sindicatos y el Gobierno.
En fin, es obligado reconocer que Domínguez, uno de los "ejemplos" empresariales más arrugados y famosos de Galicia, ha dado una lección especialmente útil para los amigos de cerrar los ojos y, sobre todo, para esa supuesta izquierda que recurrió y recurre a extraños compañeros de viaje.
..
En otoño de 2008 ya demostró su progresismo 
En octubre de 2008, el creador de la arruga es bella comunicó a los trabajadores de sus fábricas en Ourense (medio millar de personas) la congelación de los salarios durante el año 2009, alegando que «la situación será difícil».
Por lo visto el problema de la empresa radicaba en que la mayoría de los empleados de la compañía cobraran el salario mínimo del convenio del sector: ¡738 euros al mes!
La dirección invitó a los trabajadores a renunciar a la subida salarial que les correspondía, o de lo contrario habría despidos.
Por cierto, por aquel entonces en el registro mercantil constaba que Adolfo Domínguez había obtenido beneficios por valor de 20,8 millones de euros en 2005 y de 26,6 millones en 2006, cifras declaradas para los dos ejercicios inscritos.
Adolfo Domínguez es, pues, todo un ejemplo de modernidadprogresismo social y de… ¡!
MÁS detalles del episodio de 2008, en La región.
..
ACTUALIZACIÓN (5 marzo 2015):
En paralelo al conflicto laboral que acusa, un fondo de inversión da la espalda a Adofo Domínguez; más detalles, en Economía Digital.

3 comentarios:

  1. Se temos en conta que dende hai anos este fantoche está a explotar a tod@s aquelas (a maioría mulleres) que por ter un traballo deixan que ese aprendiz de cacique lles pague unha miseria e xogue co seu despido. Cómo se pode pemitir que un tipiño, coma este, que fixo todo o que ten explotando as mulleres de Ourense e provincia dea clase de algo?.
    Isto non é ningún segredo todo mundo o sabe e os/as que traballan con el e porque non teñen outro sitio mellor.

    ResponderEliminar
  2. vamos, vamos, vamos...

    ¿está iniciando una andadura política o todo eso lo dice así por las buenas?

    ¿qué entiende él por bienestar?
    ¿los que no llegan a fin de mes?
    ¿los que tienen cincuenta y y llevan un "montón" de meses en el paro?

    como decía muchas veces mi padre:

    "o falar non ten cancelas"

    biquiños,

    ResponderEliminar
  3. Isto está moi clariño "mentras eu viva ben, os demais.....
    ¿que mais lle ten a el que non axa política do benestar, si el vai vivir coma un rei.A min que me borren dos clientes,para sempre xamais

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.