5.3.12

O Páramo y su alcalde: Un municipio pequeñito y un caudillito que sirven de espejo global

Rodríguez Liz,
en imagen capturada en
GALICIA CONFIDENCIAL
En un ámbito o en una sociedad de reducido tamaño es más fácil apreciar lo que ocurre en geografías más extensas y, por extensión, en el conjunto de la sociedad, en este caso la occidental o europea.
O Páramo es un municipio de la comarca gallega de Sarria, provincia de Lugo, habitado oficialmente por unas 1.600 personas --incluidas las allí empadronadas pero que residen en otros lugares, distorsión que en Galicia es muy habitual, por desgracia.
Lógicamente, al igual que en cualquier otra unidad administrativa con tan exigua población, los recursos de que dispone el ayuntamiento no sólo son muy limitados, sino que además esa absurda estructura [heredada de antiguo y que obedece a criterios del Antiguo Régimen y que es defendida por gente ignorante, desinformada o interesada en aprovechar esa circunstancia] es mantenida por el Estado; es decir, por los impuestos que aportan todos los ciudadanos. O Páranmo por si solo, como tantos otros municipios, es económicamente inviable.
Inevitablemente, cuando el Estado acusa déficit --¡y si no lo acusara también debería ser así!-- se reducen los ingresos de reinos locales como el de O Páramo; de modo que el Gobierno municipal tiene que recortar gastos.
Pero la cosa no acaba ahí. Los alcaldes de reinos locales le echan guindas al pavo y el de O Páramo, por ejemplo, "fai o que lle sae do carallo", como acertadamente reseña la crónica de GALICIA CONFIDENCIAL [la expresión gallega utilizada equivale a la castellana, también popular y populachera, "hace lo que le sale del nabo"].
Así, a fin de reducir los gastos del reino el regidor de O Páramo, Gumersindo Rodríguez Liz (PP), ha decidido dejar fuera de servicio cierto número de puntos del alumbrado público. ¿Cuáles? Muy fácil: las farolas que alumbran el entorno de las viviendas de quienes votan a partidos distintos al suyo. En paralelo, también ha subido la tasa por la recogida de basuras, aunque esto es inevitable en un reino tan diminuto que carece de racionalidad económica, salvo que la hacienda local se dedicara a la arquitectura fiscal, como Mónaco.
Que se sepa, la basura de quienes no votan al partido del alcalde es recogida. Aunque con el tiempo y si el déficit del reino local aumenta...
Eso sí, recién reelegido --porque Rodríguez Liz lleva 29 años al frente del reino de O Páramo-- su grupo parlamentario [actualmente, 5 de los 9 concejales son del PP] aprobó que el monarca cobrara 1.500 euros mensuales netos [si usted pregunta qué trabajo hace para ganar ese salario me pondría en un apuro, no sabría que responder. Soy incapaz de entender que políticos con tan compleja carga de trabajo ganen más que la media de los trabajadores asalariados].
Es más, el acuerdo de los 1.500 euros especifica que ese dinero es para compensar una dedicación de 2 horas diarias… ¡que generosidad la de ese reino de 1.600 súbditos mal contados!
La catadura política de Rodríguez Liz no es nueva y, sin embargo, ha sido una y otra vez elegido por la mayoría de los vecinos que votan, amén de recibir el apoyo indirecto de quienes no acuden a las urnas alegando yo no voto porque paso de la política...
¿Cómo explicar el absurdo y la creciente degradación institucional de O Páramo y de tantos y tantos ámbitos geográficos? En los reinos locales, poco poblados y en los que todo el mundo se conoce, acostumbran a triunfar el "prudente" apoliticismo y los lavados de manos, de modo que es más fácil practicar eso de "fai o que lle sae do carallo".
¡Viva O Páramo uno, grande y libre!

6 comentarios:

  1. Sería interesante conocer a cuánto asciende el número de alcaldías diminutas. Y ayudaría en la crisis actual juntarlas en administraciones más grandes y dejar un encargado y una junta de delegados ad honorem, para las minucias cotidianas. Elegidos democráticamente, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa posibilidad es calificada de buena por casi todos los políticos profesionales... Pero también la mayoría de ellos, no pasan de las palabras a los hechos. El "fortín" de quienes defienden los reinos de taifas está en las diputaciones, que es el despropósito administrativo elevado a la enésima potencia, pues rigor sólo son intermediarias ("comisionistas") entre el poder político central (distribución de los presupuestos generales del Estado) y los municipios, donde el caciquismo es gangrena, sobre todo en los de menos de 5.000 habitantes.

      Eliminar
  2. Y esos microrreinos de taifas tienen tan exclusiva competencia urbanística como Madrid, Barcelona o Vigo, sin ir más lejos...miel sobre hojuelas para los corruptos.

    ResponderEliminar
  3. Republica do paramo1/5/2012 23:00:00

    E para que constrúe un pavillón(que a verdade é que é de moita calidade)se o ten cerrado totalmente e non se usa en todo o ano?
    pois o concello non ten ningún equipo de futbol sala ou baloncesto que faga uso do pavillón,e as xentes que viven no concello non teñen permitido usalo,pois antes estaba aberto ao público,pero puso uns barrotes ás portas como se fose unha cárcere para que ningún paramés o poidese usar.

    Moitas destas dúbidas seguen sen resposta,pero a xente do Páramo,ignorante de todos estos problemas,pois non existen medios de comunucación que lles fagan ver istas cousas,ségueno votando.

    ResponderEliminar
  4. Republica do paramo1/5/2012 23:01:00

    A xente que o vota é por ignorancia,porque non sabe que O Páramo é o 2º concello máis pobre da provincia de Lugo,que xa é unha provincia pobre de por sí,e porque non se dan de conta de que os tempos cambian. Vótanno tamén porque xa leva 30 anos ao mando,e moitos non coñeceron outro goberno,e claro,os seus votantes din,é que el fixo o centro médico,é que el fixo o pabellón,é que él fixo estradas. Non me fastidies,se en 30 anos,e como colleu o concello,non fixera nada de iso,o páramo so tería tres cousas: monte,persoas e casas. Que siga a dictadura por moitos anos máís O Páramo un,grande e libre.

    ResponderEliminar

NOTA:
ImP no publicará injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
ImP sólo publicará los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.