12 noviembre 2012

¿Por qué el PSOE se hunde en las urnas?

Básicamente, resumiendo y sin entrar en disquisiciones ideologistas, el PSOE se hunde electoralmente por tres motivos:
1. Porque ha olvidado --por desidia o acaso premeditadamente-- lo que es esencial en un partido socialista [o socialdemócrata];
2. Porque ha renunciado a ser un partido obrero [es decir, comprometido por encima de todo y de todos con quienes justificaron su razón de existir, que actualmente son los asalariados, autónomos y pequeños empresarios], y
3. Porque en demasiadas ocasiones confunde ser ciudadano español con ser súbdito o, como mucho, contribuyente y votante [sin olvidar que en el PSOE hay un sector nacionalista que asume criterios del españolismo excluyente y que tiene notable peso en el aparato, además de contar con aliados mediáticos que le otorgan una presencia social que lamina la credibilidad del propio PSOE como partido ajeno a los territorialismos].
Teniendo en cuenta esos y otros errores, ¿qué razones tiene un ciudadano de centro izquierda o de izquierda para votar al PSOE, máxime teniendo en cuenta que de un tiempo acá los socialdemócratas esconden su incapacidad política detrás de la palabra responsabilidad?
..
La cantinela de la responsabilidad para justificar las renuncias
Según la dirección del PSOE, la responsabilidad aconseja (¿?) negociar con el Gobierno de Rajoy una salida-parche al problema de los desahucios.
La responsabilidad justifica (¿?) que algunas vacas sagradas del PSOE opten [aunque con disimulo] por el principio de la unidad de España que defiende la derecha, al tiempo que renuncian a defender el federalismo o lo hacen pidiendo perdón…
La excusa de la responsabilidad fuerza (¿?) que el PSOE no se oponga frontalmente a los abusos de la Iglesia Católica en materia educativa y presupuestaria…
La responsabilidad obliga (¿?) al PSdeG-PSOE a votar en línea con el PP en el Parlamento de Galicia para exonerar de culpas a los consejeros políticos de Caixa Galicia y Caixanova
La responsabilidad impidió (¿?) que el Gobierno gallego que presidió el socialdemócrata Pérez Touriño pusiera fin a la era Fraga paralizando, entre otros absurdos, el dispendio de la Cidade da Cultura…
La cantinela de la responsabilidad justifica (¿?) que numerosos dirigentes del PSOE trabajen a regañadientes o escurran el bulto ante la convocatoria de huelga general del próximo miércoles…
La responsabilidad, según el PSE-EE, determinó (¿?) que los socialdemócratas hayan gobernado las instituciones vascas con el apoyo de la derecha…
La responsabilidad [amén de la comodidad y la cobardía política] impidió (¿?) que el Gobierno de Rodríguez Zapatero pusiera coto a la burbuja inmobiliaria iniciada en la era Aznar…
La lista de alardes de responsabilidad es larga.
En definitiva, ¿para qué votar al PSOE si quiere gobernar con los criterios centristas o de centro-derecha de CC, CiU, Foro Asturias, PAR, PNV, UPN, UPyD?
¿Por qué votar al PSOE si quiere gobernar con los criterios derechistas y radicalmente sistémicos que ya defiende el PP?
[Un somero estudio de los resultados de las recientes elecciones gallegas apunta que del 45 % de abstenciones registrado, en torno a 15 puntos corresponden a votantes de izquierda desencantados. Sin olvidar que numerosos electores que apoyan tradicionalmente a la izquierda contribuyeron al éxito de la recién nacida Alternativa Galega de Esquerdas (AGE). Algo similar ha ocurrido en Euskadi y está a punto de ocurrir en Catalunya].
El PSOE también se hunde porque los políticos profesionalizados que dirigen el partido centran sus esfuerzos en un objetivo: justificar lo ocurrido y buscar excusas [Pérez Rubalcaba]; mientras que otros, en paralelo, exponen sus tesis con exquisita educación pero sobrevolando la realidad [Marcelino Iglesias], proyectan imagen o apariencia de personas sensatas, pero sin ideología ni proyectos concretos [Pere Navarro], adornan ocurrencias populares carentes de racionalidad [José Bono], pronuncian frases tan rimbombantes como vacuas [Trinidad Jiménez], disimulan ambiciones e intereses personales [Francisco Vázquez], ponen en valor el glamur de la izquierda ligth [Carme Chacón], o esconden despropósitos y clientelismos debajo de las alfombras de palacio [José Antonio Griñán].
El PSOE se hunde. La dirección federal y la mayoría de las autonómicas han sido superadas por los acontecimientos y, lógicamente, cientos de cuadros socialistas o socialdemócratas han optado por quedarse en casa a la espera de que los dirigentes actuales y sus acólitos toquen fondo. Esto último ha sido la puntilla. 

6 comentarios:

  1. Enlazo tu post. Si no tienes inconveniente, claro. En caso contrario lo quitaré de inmediato.
    Añado: En estos momentos no me parece malo para la izquierda el hundimiento del PSOE, puede tener efectos terapéuticos por catarsis.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Félix: Leo y reléo tu artículo intentando encontrar un resquicio, algo a lo que agarrarme confiándo en un posible resurgir del PSOE. No lo encuentro. Es tan contundente, tan real lo que expresas que lo único que siento es rabia y una profunda tristeza desde mis convicciones socialdemócratas, convicciones que me llevaron a abandonar el actual partido del puño y la rosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Pablo, tengo amigos en el PSOE y todos están como tu... ¡Y como yo!, que pese a no haber militado en la socialdemocracia me duele la deriva del PSOE porque, ¡no vale engañarse!, sin un centro-izquierda fuerte es más difícil evitar que gobiernen los posfranquistas. Un abrazo grande (¡¡¡no te desanimes!!!)

      Eliminar
  3. Aunque no soy Español, desde afuera parecería que el PSOE ha dejado de ser de izquierda desde el punto mismo en que dejó su lado verdaderamente socialista y obrero para convertirse en un partido social-demócrata más de centro, que queda cómodo con una democracia bipartidista al estilo norteamericano, creyendo que esa alternancia de partidos conservadores puede llegar a favorecerlo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.