11 septiembre 2006

Incendios que impiden ver el bosque gallego

Sabía usted que...
... El 80 % de los incendios que se producen en Europa se dan en la Península Ibérica.
Galicia tiene un 7 % de los bosques españoles, y su nivel de riesgo de incendio es bajo por tratarse de la España húmeda. Sin embargo, sufre el 50 % de los incendios, y en torno al 30 % de hectareas afectadas en España.
De las 153.000 hectáreas que ardieron en España en el año 2005, 50.000 eran gallegas, aproximadamente la mitad de ellas en la provincia de Ourense.
O sea, es 12 veces más probable que arda un terreno en la provincia de Ourense que en cualquier punto de España.
Existen terrenos que arden con una cadencia de dos a cinco años. Arden los matorrales que salieron del anterior incendio, arden los árboles de reforestación que acaban de plantar.
Estas zonas presentan un proceso incipiente de desertización... ¡EN GALICIA! El aumento de la erosión provoca la infertilidad del suelo muchas veces en roca viva, así como la mayor incidencia de riadas y sequías.
Hay municipios que tienen incendios TODOS los días de verano. Si un día falta la columna de humo...es que al siguiente hay tres. Hay municipios en la Raia Seca con poco o nada más que quemar. 
Sólo una pequeña parte del monte orensano no ha sufrido un incendio en los últimos 20 años. La vegetación predominante en Ourense son xestas, uces y otras especies que siguen a la degradación del monte, así como repoblaciones de pinos. Es casi imposible encontrar un carballal de más de 20 años, los pocos que quedan son ejemplares jóvenes que nacieron espontáneamente después de un incendio (la Xunta jamás ha repoblado áreas significativas con especies autóctonas).
La mayoría de los incendios tienen su origen en zonas inaccesibles al caer la tarde y en varios focos en la misma zona o en oleadas en la misma comarca. Son incendios provocados por profesionales, que dejan que se desarrollen por la noche para a la mañana siguiente ser ya imparables, y que divide los medios de extinción los cuales se tienen que centrar en proteger los núcleos de población. "Es reseñable que últimamente la etapa de incendios no se limita al verano, sino que también en los días fríos y secos del invierno hay oleadas de incendios (hay días que ninguno, hay días que cinco en un pañuelo). Si bien su propagación es más lenta, son mucho más peligrosos para las caducifolias al encontrarse en esta época con un contenido en agua muy reducido, casi secas, por lo que son mucho más vulnerables a la acción de las llamas.
..
Las responsabilidades de lo ocurrido este verano en Galicia están muy repartidas y, digan lo que digan ciertos expertos, la sociedad civil gallega (así como su compleja formación y deformación) también tiene mucho que ver con la dejadez, la desidia reinantes en demasiados ámbitos y con el recurso a las justificaciones: "Se non o fago eu, o fará outro"; "eu non sei", "¿para qué voy a denunciar?" o "yo no quiero líos..."
¿Acaso los ciudadanos no tienen responsabilidades?
Los lavados de manos, el mirar para otro lado y el encogerse de hombros son actitudes demasiado comunes. En cierto modo, el conjunto de la sociedad es responsable de todo cuanto ocurre, máxime cuando opta por cerrar los ojos y considerar normal lo que no lo es. Pero, para colmo, también está mal visto decir estas y otras cosas. La semana santa católica no es la única del año en la que se celebran procesiones de caladiños.
..
NOTA
El texto reproducido en cursiva forma parte del blog INCENDIOS FORESTALES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.