07 septiembre 2006

La selección patriota de fútbol y los diez mandamientos más españoles

La selección de millonarios acalzonados que juegan al fútbol para defender los ¿valores patrios? ha vuelto a demostrar cuales son las consecuencias de los diez mandamientos de España, que rigen tanto en el deporte profesional como en la economía y la política, pasando por el ocio, las empresas, los ayuntamientos...
Todo esto viene a cuento de que la selección de futbolistas profesionales de Irlanda del Norte (un equipo técnica y demográficamente menor) ha ganado a los magníficos profesionales de la Liga de las Estrellas.
Resultado: David 3, Goliat 2.
El enésimo fracaso de esa colección de mimados (aunque la responsabilidad de este defecto no es imputable exclusivamente a los consentidos, ni mucho menos) y las reacciones habidas constatan que en este país son numerosos los que se guían por los diez mandamientos más españoles:
1) Acércate al listo y huye del inteligente;
2) Cuida la apariencia, es la llave de casi todas las puertas;
3) Rodéate de personas serviles y menosprecia a las serviciales;
4) Evita que el bien común limite tus intereses privados;
5) Da siempre la razón al que paga o al que manda;
6) Confía en la buena suerte y evita el rigor de las planificaciones;
7) Protégete ante posibles errores y, llegado el caso, impútaselos a otro;
8) Rechaza o delega las responsabilidades y, si resulta imposible evitarlas, busca a quien endosarle tus posibles negligencias;
9) Cuando te exijan lealtad recurre a la lisonja y al pecado número 5; y
10) Nunca olvides la esencia de la felicidad: primero yo, después yo y en caso de duda, otra vez yo.
La seleción de futbolistas profesionales españoles bordan los pecados número 2, 5, 6, 7 y 8.
Resultado del test: cinco puntos sobre diez. Hay alumnos más aventajados... 
Diagnóstico psicofutbolístico: estos chicos y su entrenador han logrado el aprobado para obtener la diplomatura de Español listo, rico y admirado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.