12 diciembre 2007

La UE reconoce de facto el derecho a la autodeterminación a una nación inventada

Los líderes sociales, económicos y políticos de Kosovo están decididos a proclamar la independencia de la provincia serbia [la nación kosovar no existe. En todo caso, la mayoría de los kosovares son ciudadanos serbios de origen albanés]. ¿Razones para erigirse en nación? Ninguna. ¿Motivos? Todos los que pueda argumentar e imaginar Estados Unidos (y sus aliados) para crear otro débil minifundio.
Básicamente, la "nación" kosovar se construye sobre un fenómeno demográfico: la emigración de albaneses a esa provincia autónoma Serbia de Yugoslavia fue tan numerosa que con el paso de los años los nacionales albaneses se han convertido en mayoría étnica en el 80 % de ese territorio.
Son albaneses, no kosovares; en todo caso, albano-kosovares.
Ahora, aprovechando la destrucción de la República Federativa Yugoslava, la etnia y la religión son utilizadas para crear un mito y una superestructura ideológica que justifique la constitución de un Estado cuyos pilares reales son los intereses geopolíticos de terceros y el dinero de una minoría.
..
Ruinas de la iglesia de san Nicolás, en Pristina.
En el cuadro  inferior de la ilustración, imagen
del interior del templo antes de que fuera
destruido en en uno de los numerosos actos
de violencia religiosa perpetrados en los Balcanes
por fundamentalistas mahometanos
¿Qué minoría?
De la influyente élite albanesa residente en el sur de Serbia los que más destacan y más poder detentan son los personajes enriquecidos mediante actividades ilegales, desde el tráfico de seres humanos, casi siempre mujeres, hasta la venta de órganos para trasplantes, además del narcotráfico y la compra-venta de armas.
El territorio del nuevo Estado ha formado parte o ha sido administrado [enumerados por orden alfabético] por Albania, la gran Bulgaria, Italia, Montenegro, el imperio Otomano, el imperio Romano, Serbia y la dinamitada Yugoslavia [primero como Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos y luego como república federativa, bajo el liderazgo de Josip Broz Tito].
Hay quienes insisten en que Kosovo es un país con identidad propia desde hace diez o más siglos... ¡Falso! Todos los documentos (pruebas históricas) desmienten esa pretensión.
Pero para los fundamentalistas --lo sean por razones étnicas, religiosas o económicas-- y para cuantos están interesados en rematar la destrucción de Yugoslavia todo vale.
En Kosovo viven o han vivido colectivos de diversas culturas, por orden alfabético: albanesa, aromuna, circasiana, goraní, griega, judía, macedonia, romana (o latina), romaní (o gitana), turca y serbia.
¿Cuál ha sido la influencia más duradera en el tiempo?: la serbia.
..
Otra finquita europea, tal como había diseñado EE UU
Estados Unidos --que controla militarmente Kosovo con el apoyo de la OTAN-- está a punto de conseguir, una vez más, crear otra finca (económicamente débil) en la vieja Europa.
Lo más chocante de este episodio es que los Estados miembros de la Unión Europea (UE) --excepto cinco, entre los que figura España-- parecen dispuestos a respaldar la segregación aunque no haya acuerdo previo en el seno del Estado serbio.  
¿Supone esto un reconocimiento implícito del derecho a la autodeterminación? Digan lo que digan para disimularlo, .  
El episodio es histórico y marca un hito: La UE aprueba que una demarcación administrativa de un Estado se segregue quebrando la legalidad, sin acuerdo entre las partes y gracias a una intervención militar extranjera.   
Los aficionados a los equívocos dirán que Montenegro fue el primer caso de segregación bendecida por la UE; pero este argumento es falaz, pues la segregación montenegrina ha sido pactada en el seno del Estado serbio, alcanzando un acuerdo los dirigentes de Belgrado y Podgorica; en tanto que la segregación de Kosovo obedece --si finalmente se sustancia-- a una decisión unilateral que se hará realidad con el respaldo imprescindible de tropas euro-norteamericanas.
..
Nada como mezclar debates para confundir
La UE y los gobiernos de Alemania, Francia, Gran Bretaña o Italia, tan estrictos con la sacrosanta integridad de sus ámbitos territoriales, se contradicen al apoyar la segregación de una provincia serbia. Esa actitud tiene fácil descripción: recurrir a la hipocresía por interés, que lo hay y no es pequeño.   
Si la mayoría de los gobiernos comunitarios y la propia UE legitiman la segregación de los kosovares, ¿qué argumentarán para impedir que llegado el caso lo hagan los soberanistas bretones, catalanes, corsos, escoceses, flamencos, gallegos, piamonteses, turcochipriotas o vascos, entre otras naciones europeas sin Estado que reclaman la independencia con similares o mejores argumentos que los kosovaristas?
..
CON ANTERIORIDAD, en ImP:  
"Kosovo y la debilidad de los Estados europeos", y  
"Nace Montenegro, destrucción consumada".

1 comentario:

  1. Recuerdo que Hitler comenzó su cadena de invasiones que condujeron a la 2º guerra mundial basándose en la existencia de una mayoría de ciudadanos alemanes a los que se les estaban infringiendo sus derechos en la región de los Sudetes, Checoslovaquia, bueno, a lo nuestro que es comentar y no el hacer disgresiones.

    ¿Porqué un país o un conjunto de países pueden hacer o deshacer a otro? Esta actitud, a la que podríamos calficar de soberbia por el menosprecio que supuestas naciones "regentes" tienen por los derechos de las naciones más débiles han causado más de un quebradero de cabeza, y como me gusta hacer disgresiones las seguiré haciendo.

    Primero: Finalizada la 2º guerra mundial al "mundo libre" se le ocurrió que los judíos debían tener un país propio y decidieron que fuera Palestina, por aquel tiempo ocupada por los ingleses, un lugar duro, hostil y pequeño, en lugar de darles, por ejemplo, su lugar en algún país más grande y de clima más amable, como los Estados Unidos donde podrían haberse establecido en Florida. Los Palestinos al verse privados de parte de su territorio nacional se sintieron, lógicamente, menoscabados y humillados y desde aquel entonces y por aquellas causas surgen los primeros actos del terrorismo internacional que hoy, para los EE.UU. y sus adláteres, es uno de los principales problemas del mundo.

    Segundo: Si España reconoce el derecho a la autodeterminación deberá, invariablemente, dejar de lado sus intents de recuperar Gibraltar porque, según creo, quienes viven allí están contentos de ser ingleses.

    Tercero: En la misma medida y por el mismo principio cada una de las regiones mencionadas por Félix en su post tienen derecho a ser independientes. La ley es igual para todos o no es ley para ninguno, dice el dicho.

    Recuerdo, porque a veces lo hago, que en mi infancia comenzaba a sonar la palabra geopolítica, hoy podríamos hablar de política global que es más o menos lo mismo. Una de las ideas que introdujo esta disciplina fue la de que un estado tenía que crecer, extender o morirse dentro de "fronteras vivientes", por ello tales fronteras son dinámicas y sujetas al cambio. Esta idea fue casualmente sostenida y utilizada por los nazis en el principio de su expansionismo.

    Considerar a un estado como a un "organismo vivo" es un error muchas veces sostenido. En realidad, un estado es un "sistema abierto" y ese es la única similitud entre un estado y un organismo viviente y si aceptamos que esa similitud permite de por sí la analogía, podríamos decir también que un hombre es igual a un perro, a un gato, o un gusano (todos pueden considerarse sistemas abiertos). De hecho, todo sistemo abierto es un subsistema que forma parte de un sistema mayor, el ser humano es un subsistema que forma parte de un sistema mayor, el de su comunidad, que a su vez forma parte de otro sistema, su provincia, y así podemos seguir interminablemente. De la misma forma, la célula humana es parte de un sistema mayor, el órgano, que es parte de otro sistema, el cuerpo, etc, etc. Pero decir que un órgano goza de la libertad de decidir por sí mismo si pertenece a nuestro cuerpo o al del vecino solo porque analógicamente es similar a un ser humano (de hecho, guarda toda la información necesaria en su ADN)pondría al rechazo en el trasplante de órganos como un "ejercicio" de su derecho de autodeterminación.

    Memeces. Son memeces, la analogía puede ser útil para comprender pero no implica una condición de igualdad, de la misma forma en la cual un órgano trasplantado no puede decidir a que cuerpo lo implantarán una parte de un Estado no puede decidir por sí misma si es o no parte de ese Estado. ¿Puede intentarlo? Por supuesto, la memez es un bien abundantísimo y muy utilizado con fines políticos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.