18 diciembre 2007

Solbes, excelente contable y profeta de la macroeconomía

El ministro de Economía, Pedro Solbes, está sembrado. Según Solbes, los españoles son ahora «más ricos en términos medios» que hace tres años. Su aserto es macroeconómicamente cierto.
Aplicando los criterios y normas de la macroeconomía institucional, España --y por tanto, los españoles, según afirma Solbes-- ha reducido en cinco puntos el diferencial de su renta per capita respecto a la media de la eurozona (los países de la Unión Europea incorporados a la unión monetaria).
Para cargarse de razón, Solbes ha esgrimido las estadísticas (econometría) de Eurostat, que cifra el ínidce del produto interior bruto (PIB) por habitante de España en 105: 5 puntos por encima de la media de la UE y sólo 5 por debajo de la de la eurozona, que es de 110.
A continuación Solbes ha sacado pecho subrayando que la tasa de Italia es inferior. Y el ministro ha vuelto a sacar pecho al reseñar que España (¿también los españoles?) ya es el octavo territorio-Estado más rico del planeta.
Cambiando de tercio y acaso para redondear simplismos, Solbes --todo ello durante su comparecencia en el programa Los desayunos de TVE -- ha salido al paso de las chacotas que ha merecido su comentario sobre la incidencia de las propinas en la inflación y ha rozado el descaro al decir que sus palabras han sido descontextualizadas (¿?), añadiendo que "hay otros problemas de más interés en este momento". Es decir, yo puedo decir simplezas pero ustedes no deben comentarlas...
..
De la menestra de conceptos a las excusas retóricas
Conviene ir por partes:
Primero, Mezclar el PIB por habitante con la renta por habitante es un trampa propia de los macroeconomistas;
Segundo, El PIB no refleja en ningún caso la riqueza o la pobreza de los individuos residentes en un país, ni siquiera cuando se expresa en terminos relativos (PIB por habitante); los PIB absoluto y relativo reflejan la suma (global o repartida) del conjunto de bienes tangibles e intangibles que se producen, que se mueven y también los que se revalorizan en el territorio, incluidos los dividendos y las valoraciones bursátiles, entre otras muchas cosas;
Tercero, Sea cual sea la contextualización que el ministro quiera darle, lo de las propinas inflacionistas es impropio de un responsable público y ridículo en boca de un economista. Alternativamente, bien pudiera haber ocurrido que el ministro no hubiera sabido explicar de forma inteligente --ni inteligible-- una tesis o idea referida a los efectos de la circulación de dinero líquido cuando el ciudadano minimiza el valor de sus actos económicos; pero si fuera así --cosa que sólo intuyo-- la alusión de Solbes al carácter inflacionario de las propinas demostraría que es un economista muy singular, aparte de un pésimo comunicador.
En todo caso, nadie duda de que Solbes es un buen contable del sistema. Esto es tan cierto como absurdo pedir política económica de izquierda o de centro-izquierda a un profeta de la econometría.
DE INTERÉS: "¿Qué es la macroeconomía?".

1 comentario:

  1. Teniendo en cuenta que el Banco de Santander ha declarado ganancias por unos 9.830 millones de dólares en el ejercicio 2.006 y calculando que la institución ha de tener unos 37.000 empleados, cada empleado de esta institución ha ganado unos 266.000 dólares en el año 2.006, esto siguiendo la forma de calcular la riqueza individual utilizada por Solves.

    Ridículo ¿No es así?.

    Y siguiendo con el ejemplo, para lo que sí es útil la renta per cápita es para tener una idea aproximada de la sobreexplotación que sufren los individuos en una economía determinada ya que las ganancias de una empresa están dadas por la diferencia entre lo que un trabajador produce y lo que este trabajador percibe como salario.

    Es interesante saber, según las mismas declaraciones del presidente de esta entidad, que las previsiones de ganancias para el 2.006 se superaron en unos 6.800 millones de dólares (esto indicaría la necesidad urgente de despedir a quienes preveen cuanto se ganará en un ejercicio dado ya que la diferencia entre lo que se esperaba ganar y lo que se ganó no es precisamente pequeña).

    El gobierno español debería comenzar a prestar especial atención a ciertos comportamientos bancarios de los que alguna vez me gustaría hablar, entre ellos, el como se disimula el spread financiero descargando todos los costos sobre el tomador de créditos, como se subpagan intereses a los depositantes, como se abusa del poder institucional imponiendo costos al cliente que parecen sacados de la manga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.