20 enero 2008

Hay activistas estúpidos... ¿O la información es estúpida?

Este fin de semana una de las noticias más destacadas en todos los medios españoles es la detención en Barcelona de varios miembros de una presunta célula islamista que, según Interior, preparaban un atentado.
Lo publicado indica que es probable que los detenidos prepararan un acto criminal, pero resulta insultante que Interior y los medios de información en general vendan como algo inusitado y extraordinario que los arrestados poseyeran peróxido de acetona, sustancia que los despachos de agencia y los medios identifican como triperóxido de triacetona; quizá porque esta segunda denominación suena más peligrosa, aunque menos comprensible para quienes carecen de nociones de química.
..
Llegaron de Pakistán cargando
una supuesta bomba elaborada
con productos que son
de venta libre en España...
El peróxido de acetona se compone de ácido sulfúrico, agua oxigenada y acetona; es decir, se trata de un explosivo cuyos componentes y elaboración están al alcance de cualquiera.
El colmo de la estupidez por parte de los detenidos --dando por ciertas las informaciones que han difundido los medios-- es que «los servicios de inteligencia detectaran que varios islamistas sospechosos acababan de llegar de Pakistán y haber viajado llevando consigo una cantidad de aquel explosivo», según cuenta El país (sin animo de poner a este periódico como ejemplo de superficialidad informativa, pues todos los medios han difundido el mismo relato).
O sea, los presuntos activistas que han viajado desde Pakistán hasta Cataluña cargados de peróxido de acetona podrían ser peligrosos, cierto, pero ante todo son unos redomados ignorantes; tanto o más ignorantes que quienes hablan e informan de explosivos como si hablaran o informaran del último divorcio de tal o cual personaje del tomate...
No hay razón para dudar de la información suministrada por el Ministerio de Interior, pero es de todo punto injustificable que Interior y los medios afirmen que los activistas llegados de Pakistán eran inteligentes, hábiles y activistas entrenados, pues sólo a un gilipollas (con perdón) se le ocurre hacer un viaje de miles de kilómetros cargando peróxido de acetona que podría fabricar en Barcelona sin levantar sospechas de ningún tipo.
Para colmo, el ministro ha comentado que «cuando alguien tiene en su casa temporizadores, no hay más remedio que pensar que está planteándose acciones de tipo violento»... ¡Millones de ciudadanos europeos tenemos temporizadores en casa! Se supone, pero deberían haberlo dicho, que no son temporizadores convencionales. ¿O acaso los temporizadores de los presuntos terroristas eran convencionales y se trata de otra exageración conveniente?
Al grano: Ya va siendo hora de que las autoridades --las de aquí y las del resto de Europa-- reconozcan que no hace falta ser una lumbrera para matar y, de paso, a ver si los medios dejan de presentar a Bin Landen como si fuera el colmo de la inteligencia y de la ratonería táctica y geopolítica... Sin olvidar que la singular supervivencia de Bin Laden en parajes remotos de Asia suena a desidia... ¿interesada?
En resumen, lo del peróxido de acetona carretado desde Pakistán hasta Cataluña figura por derecho propio entre las informaciones más absurdas que se han leído o escuchado desde hace tiempo.
OTRO ANÁLISIS, este irónico, sobre el mismo asunto:
"El manual del terrorista jardiner", por Toni Dalmau.
..
1a. ACTUALIZACIÓN (martes 22):
Hoy ha trascendido que la sustancia hallada en poder de los detenidos ni siquiera era peróxido de acetona, como se informó en primera instancia, sino que se trata de nitrocelulosa; la cual, además, no es un explosivo; puede serlo, pero por sí sola no lo es.
..
2a. ACTUALIZACIÓN (miércoles 23):
Hoy, sin que todavía se haya informado con exactitud de la sustancia que tenían almacenada los detenidos, pues vuelven a existir dudas... y sin que finalmente se sepa si disponían de material realmente útil para fabricar bombas, los medios informan de que los detenidos estaban a punto de hacer estallar un explosivo en un transporte público de Barcelona el mismo día que fueron arrestados. Más detales, en Público.
..
3a. ACTUALIZACIÓN (jueves 24):
Nuevo detalle: había un testigo protegido (otros dicen que era un agente infiltrado en la organización), que fue quien advirtió de las presuntas intenciones criminales de los arrestados. Información puntual, en 20Minutos.
..
4a. ACTUALIZACIÓN (viernes 25):
Hoy ha dejado de ser relevante la tesis de que la conspiración barcelonesa de los islamistas violentos fue advertida por un agente infiltrado (¿o era un simple chivato?). Los medios destacan que fueron ¡los servicios de inteligencia de Francia! los que alertaron del peligro a sus homólogos españoles, gracias a un infiltrado que trabajaba bajo dirección francesa.
Detalles, en El país.
..
5a. ACTUALIZACIÓN (sábado 26):
Las autoridades francesas han protestado porque la detenciones de Barcelona han arruinado el trabajo de un infiltrado galo en Al Qaeda y, para colmo, no había riesgo de que los presuntos radicales arrestado en Catalunya cometieran un atentado, entre otras cosas porque carecían de los medios.
En definitiva, patinazo: detención de presuntos terroristas que no suponían un peligro y un rosario de elucubraciones en los medios.

3 comentarios:

  1. Pues lo del ácido bórico ni te digo. Nosotros teníamos un bote enorme en casa, para matar/auyentar cucarachas.
    Ahora creo que no volveré a comprar agua oxigenada. Me limpiaré las heridas con agua mineral mejor.
    El otro día compré en el supermercado: papel de aluminio, salfumán y embudos. Por un momento temí que la cajera llamase a la policía, porque no tengo la menor idea, pero me da la impresion de que con esas cosas se pueden hacer bombas; quizás si le añado sal.

    ResponderEliminar
  2. Juas. Me ha encantado.

    ¡Pringaos!

    ResponderEliminar
  3. Félix, buenísimo artículo. Andaba yo algo agobiada con esto, pensaba que la abducción se había apoderado de mis amigos incapaces ya de analizar las cosas.
    Estupendo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.