18 febrero 2008

¿Hasta qué punto son fiables los sondeos electorales?

Con motivo de las últimas elecciones municipales ya se habló largo y tendido del grado de fiabilidad de los sondeos. Es un asunto guadiana. Cada vez que se celebran comicios, la duda crece.
Sin rodeos: hay motivos más o menos razonados para desconfiar de ciertos sondeos, incluidos los del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Entre otros hechos que alimentan la desconfianza cabe destacar uno:
Las encuestas que publican los medios acostumbran a ratificar la visión que esos mismos medios tienen y difunden habitualmente de la correlación de fuerzas.
Estos días, con motivo de la convocatoria de las legislativas para el 9-M, las encuestas vuelven a encabezar primeras planas, portadas y ePáginas.
De modo que el debate está otra vez encima de de la mesa: ¿Hasta qué punto son fiables los sondeos?
El autor de la bitácora 192 MUERTOS-192 MENTIRAS ha elaborado un texto que, además de incluir una serie de cuadros acertadamente seleccionados, señala --explícita o implícitamente-- algunas de las lagunas en las que a duras penas flota la credibilidad de los sondeos.
Vale la pena visitar el post, pulse aquí, lea y extraiga sus propias conclusiones.
..

2 comentarios:

  1. La base de las encuestas de opinión está en la idea de que si se toma una muestra representativa de un universo social determinado, esto es una pequeña fracción del total, y se los consulta acerca de un tema en particular podrá traspolarse el resultado a la totalidad con la suficiente aproximación como para predecir un comportamiento con una razonable expectativa de que la predicción se cumpla.

    Muchas películas hollywoodienses, por ejemplo, fueron exhibidas antes de su estreno en ciudades de los EE.UU. consideradas "ciudades promedio" por tener una composición social similar a la de la nación toda. La gente ve la película y al final rellena una encuesta (la exhibición por lo general es gratuita a cambio de llenar la encuesta) que indica el grado de aceptación del filme por parte del público y, en caso de abundar las opiniones negativas, que cambios hacerle para asegurar, en lo posible, su éxito. Muchas películas famosas han cambiado su final a partir de estas muestras o pruebas de mercado. Muchas, pese a haber pasado esta prueba, han fracasado.

    El problema de las encuestas es que todos los factores que la constuyen han de estar afinados al mínimo, como el motor de un auto de carreras, la tolerancia es bajísima si lo que se busca es úna precisión razonable, ya que la precisión perfecta es prácticamente un imposible.

    Dando un ejemplo, a mucha gente le gusta agradar, así que si alguien se les acerca y les dice "deseo hacerle una encuesta para el diario tal" esta gente responderá de acuerdo a la ideología política que le reconozca a ese diario. Por eso las encuestas han de ser anónimas no solo en cuanto al encuestado, sino también al encuestador. Las preguntas no han de poseer metamensajes, es decir, no deben contener palabras o no deben decirse de manera tal que influencien el resultado lo que torna imprescindible formar al encuestador, prepararlo, para que su pregunta no trasmita la opinión del encuestador al encuestado (decir con un tono levemente sarcástico "¿Opina usted que las medidas adoptadas por el actual gobierno resolverán el problema tal?" influye, quiérase o no, en la opinión que se recibe).

    Si las preguntas son abiertas o cerradas también es importante, ya que una pregunta cerrada impide la interpretación posterior mientras que una pregunta abierta puede llegar a exigirla agregando otro factor de error al resultado.

    Una encuesta política, por necesidad, ha de hacerse sobre una muestra que contenga todos los aspectos sociales, económicos, culturales, etc., que componen la región que incluye (una muestra de la composición de la nación si son elecciones nacionales, de la provincia si son provinciales, etc.), de allí que se hable de muestra representativa. Un error en la composición de la muestra se trasladará a los resultados finales, doy un ejemplo: Imaginen a un encuesta acerca de la adecuación, o no, de lós salarios a las necesidades del trabajador realizada en un círculo empresario ¿Es posible traspolar sus resultados a nivel nacional? No. De la misma forma sería imposible traspolarlos si esta encuesta NO incluyera a ningún empresario a menos qué, como suele hacerse, el resultado se titule "¿Qué opinan los empresarios del salario del trabajador?".

    Desde el vamos, la diversidad de culturas, niveles económicos, religiones, nacionalidades y otros factores que componen la sociedad española provoca que el tamaño de las muestras que intenten reflejar la opinión de toda la sociedad sea, necesariamente, enorme. No basta con preguntar a cien o mil habitantes ¿qué opina usted...? alegremente para poder tener un dato representativo, y esto lo sabe quien ha estudiado marketing, antropología o sociología. Todo colectivo que tenga derecho a votar ha de estar representado en la muestra y ha de estar representado fielmente, dando un último ejemplo, el sector de los extranjeros ciudadanizados con derecho a voto han de estar representados por una muestra que incluya, por ejemplo, la proporción de las distintas nacionalidades originales entre sí, el nivel de estudios, el nivel económico, el entorno en que viven, etc.

    Dado los sistemas utilizados por los medios de comunicación para hacer las encuestas no es de extrañar, entonces, que estas reflejen la opinión sostenida por el medio ya que, por lo general, hacen las encuestas a su propio público objetivo. Lo racional sería decir "Los lectores del diario tal opinan que..." y no "los españoles opinan que..." ya que los lectores de un solo diario no son una muestra representativa de todo el país.

    ¿Por que lo hacen? Una de las razones es que las encuestas venden, ya que da al cliente de ese medio de comunicación datos numéricos (y por lo tanto supuestamente científicos) que avalan su forma de pensar. Otra de las razones es que al medio de comunicación le interesa influir en la opinión pública y las encuestas son una forma de hacerlo tan efectiva como un editorial, y hay más razones, algunas no tan inocentes como esta.

    Dicho de otra forma: Mientras que originalmente se utilizaron las encuestas de opinión para saber las necesides, deseos y gustos de consumo de una región para elaborar productos y servicios que satisfacieran esas necesidades, esos deseos y esos gustos, es decir, mientras que originalmente se utilizaron para predecir un comportamiento en la actualidad las encuestas (no solo las políticas) se utilizan para influir en esos comportamientos (el 90% de los ingenieros de sistema opina que tal es el mejor programa infórmatico), pero para influir en el comportamiento de la manera en que se desea influir es necesario manipular el resultado de la encuesta, ya sea a través de la forma de hacer las preguntas, de la pregunta misma, o de la muestra de la cual se extraen los resultados.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Las encuestas...una forma hábil de manipulación de la masa justo antes del momento decisivo. ¿por qué no hacen encuestas después de las elecciones?.
    ¿por qué no dicen donde exactamente han hecho las encuestas? No es lo mismo hacer una encuesta a 2.000 personas en un poligono industrial a hacerla en la puerta de El Corte Inglés.
    ETC ETC ETC

    Pero lo que más molesta es esa hipocresia del "nosotros vamos ganando". Si es que siempre van ganando todos y así nos lo hacen ver. Uno acaba pensando que o bien esos señores objeto de las encuestas viven en los mundos de Yupi o tal vez esos señores creen que somos tontitos. Lo peor sería que nosotros fuesemos tontitos y que ellos vivan en los mundos de Yupi.
    Para eso sirven las encuestas pre-electorales pero al final lo que cuenta son los votos a pesar de que después todos digan igualmente lo mismo de antes..."nosotros vamos ganando".
    Ridiculo, uno no sabe si reir o llorar.
    Será mejor reir.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.