23 febrero 2008

La Iglesia Católica sabe cómo "comprar" inmuebles baratos

«Desde hace varios años, más de un centenar de ayuntamientos de Navarra desempolvan viejos archivos y documentos históricos para no tener que despedirse de sus propiedades», informa DIAGONAL.
Pero, ¿a qué viene esa preocupación de los consistorios y de numerosos colectivos vecinales?
Resulta que desde hace un decenio la diócesis de Navarra ha incrementado notablemente su patrimonio registrando a su nombre iglesias y edificios de carácter religioso o pseudorreligioso carentes de titular definido, procedimiento contemplado en los artículos 206 y 207 tras la reforma parcial de la Ley Hipotecaria de 1909 que en 1948 realizó el régimen franquista; reforma que a su vez fue mejorada en 1998 por el Gobierno de José María Aznar para conceder a la Iglesia Católica más facilidades a la hora de hacer uso de su derecho de pernada inmobiliaria.
La maniobra arbitrada en 1998 es, además, muy barata, pues la inscripción apenas cuesta 30 euros. Para más inri, el procedimiento no es divulgado por ninguna publicación o boletín oficial, ni por otros medios de información...
¿Y ese afán diocesano sólo se da en Navarra? ¡No! La Iglesia Católica practica esa suerte de robo legal en toda España.  

2 comentarios:

  1. Cuando me entero de cosas como esta se me pone todavía más cara de tonta.
    Saber moverse por los caminos de la legalidad (frase popular: el que hace la ley hace la trampa)puede hacerle a uno muy rico... aunque la Iglesia ya lo es.

    Venderle a los ayuntamientos lo que antes era suyo parece un método no muy ético ¿verdad?. Gracias por hacerte eco de la noticia, la conocí a través de tu blog... aunque no sé, hay cosas que, si uno no va a hacer nada, vale más no saberlas.

    Además de apostatar y no darles mi dinero a través de hacienda poco más puedo hacer ¿verdad?. Bueno, puedo hacer lo que tú: denunciar.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.