01 abril 2008

Despedida tras 12 años de precariedad laboral en el Cervantes

La profesora Ana Martínez, que ha cumplido un total de 29 contratos laborales desde 1995 con el centro del Instituto Cervantes en la ciudad francesa de Toulouse, ha sido despedida.
La pérdida del puesto de trabajo no se debe a que su plaza como docente haya desaparecido, pues ya ha sido cubierta por otro inocente; lo que ocurre es que, tal como ha reconocido con singular descaro la directora del Cervantes toulosain, la trabajadora habría «abusado» de la institución por negarse a firmar su trigésimo contrato laboral temporal, lo que según la directora permitiría que la docente se convirtiera en trabajadora fija, ¡menudo descaro!, pues la legislación francesa impide tanta precariedad.
La directora del Cervantes en la capital del sur francés es Olvido García Valdés.
El actual ministro en funciones de Cultura, que antes fue director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, tendrá algo que decir, ¿o no?
En resumen, parece que el Gobierno español --tanto este como los anteriores-- está decidido a dar lecciones ¡de estricta legalidad laboral!...
¿Ese criterio es ético y justificable?, ¿cabe calificar de correcto que una persona que ha estado contratada en precario durante 12 años sea despedida para evitar que sea fija de plantilla y que la medida la adopte una entidad pública?
INFORMACIÓN puntual, en el rotativo La depeche du midi, de Toulouse (en francés).

1 comentario:

  1. Bueno, es que no hay por donde agarrar esto.
    De verdad, qué peste y porquería.
    Me ha indignado.

    Besos cabreadísimos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.