30 junio 2008

Eurocopa: Deporte, fenómeno social y aprovechamientos varios

El triunfo de la selección española de futbolistas profesionales ha provocado que afloren con todo su vigor fenómenos sociales que son natural e inevitablemente gregarios, así como radicalmente legítimos pero que merecen análisis más sensato, sin simplismos.
Algunos sectores de la izquierda (la resistencialista, la decimonónica o la estaliniana) minimizan lo ocurrido pese a que las hazañas de los Casillas, Xavi, Silva, Villa, Puyol, Senna o Torres han interesado al 65 % de la población, aproximadamente.
Y desde posiciones nacionalistas (las intelectualmente más empobrecidas, incluidas las españolistas) se han lanzado dardos en los que mezclan --¡asquerosamente!-- deporte, clichés ideológicos, sentimientos territoriales, enconos aculturales, identificaciones colectivas, economía, filias y fobias personales, opiniones futboleras y un largo etcétera de prejuicios, territorialismos, odios heredados, autoritarismos cultivados, etcétera.
El fútbol profesional --al igual que en otros deportes-- es lo que es: un espectáculo de raíz deportiva y un negocio; sin menoscabo del respeto que merecen las querencias personales en cuanto a escudos, banderas y colores.
En todo caso, el éxito de esa y de otras selecciones de deportistas profesionales merece respeto --¡que no sacralización!-- y sus protagonistas se han ganado la felicitación colectiva.
Y ya está. Habría que dejar el asunto en ese punto, en lo deportivo y en lo social. Porque lo que carece de sentido es que unos u otros utilicen el triunfo de la roja como la demostración, por ejemplo, de la existencia de una España única, uniforme y tontamente futbolera.
Las sandeces políticas de los patrioteros
De modo que conviene denostar los regates de políticos adolescentes al estilo del peneuvista Urkullu --que declaró su deseo de que la selección española perdiera--, pero con la misma fuerza conviene rechazar los alegatos de los españolistas que aprovechan este u otros éxitos deportivos para insistir en lo de la España una, grande y libre.
Los patrioteros sobran.
Los futbolistas profesionales --que son los representantes de los practicantes y de los seguidores españoles de ese deporte, de nada ni de nadie más-- han ganado la Eurocopa y es obligado felicitarles.
Han sido seis estupendos partidos que, al margen de otras consideraciones, han dado la victoria a los partidarios del fútbol de toque frente a quienes durante decenios han apostado por el fútbol testicular, el de la llamada furia española.
El asunto da para mucho, pero cabe resumirlo diciendo que ha sido un éxito deportivo sin paliativos que merece ser celebrado... ¡Sobra todo lo demás! Incluidos los desmedidos abusos comerciales.
DE INTERÉS:
Audiencias registradas en las comunidades autónomas durante la retransmisión de los partidos de la Eurocopa de fútbol, en WONKAPISTAS.

6 comentarios:

  1. En mi blog personal he publicado una reflexión personal acerca del triunfo en la Eurocopa y la actitud de la gente.
    Enlace en: http://mikelhuerga.blogspot.com/ buscando el post llamado "España, campeona de Europa de futbol" (tags: crítica, sociedad y futbol).

    Disculpa por el spam, pero me parecía interesante notificarlo.

    Un saludo,
    Mikel Huerga

    ResponderEliminar
  2. Boas!. Moita razón tes neste artigo. Parece que hai moita xente por ahí á espreita pra sacar réditos dos triunfos dos deportistas (ou dos fracasos).
    Un saúdo e aburiño!

    ResponderEliminar
  3. algunos se les va la fuerza por la boca y nunca mejor dicho no miden su furia... no se trata de quitar importancia solo de relativizar.

    ResponderEliminar
  4. Especialmente despreciable me pareció el artículo que este pasado domingo publicó en "La Voz" Ernesto Sánchez Pombo.

    Para criticar a los dirigentes nacionalistas que iban por Turquía y Rusia decía que ya que mostraban sus preferencias por paises que cometían genocidios contra Kurdos y Chechenos seguramente en la final irían por alemania su pasado de Hitler y los nazis.

    ¡¡ALUCINANTE!!

    ResponderEliminar
  5. Creo que lo más positivo de la victoria, más allá de la emoción que nos provoca a los futboleros de alma, es que la bandera española transito feliz por todas las venas de España, cambiando así la connotación que tenía históricamente.

    Más allá del patriotismo y otras yerbas..., creo que revolear la bandera con orgullo y sin verguenza, es lo más importante.

    Un saludo.

    Tía Doc.-

    ResponderEliminar
  6. A Mikel:
    Aportar ideas o comentarios no merece el calificativo de "spam".
    Un abrazo y gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.