17 octubre 2009

Si Generación Y es un simple blog, Im-Pulso es equiparable a la web del Vaticano...

Pocas son las ocasiones blogosféricas en las que tan clara es la intervención de poderes inasequibles al desaliento. Es el caso del blog Generación Y, que es un fenómeno a la par que un ejemplo de cómo funciona el quintacolumnismo del siglo XXI.
Hasta quienes critican (criticamos) el empecinamiento de la nomenclatura castrista, tienen problemas para tragar sin toser las ruedas de molino que vende Yoani Sánchez, autora de un blog cubano que por arte de magia se descarga a una velocidad inexistente en la isla.
¿Es un milagro? No, lo que ocurre es que los humanos mortales ignoramos desde dónde es re-lanzada esa bitácora a la red de redes.
Por si fuera poco, es posible leer Generación Y en más idiomas de los que ofrece un traductor gratuito por bueno que sea. De hecho, hay versiones de Generación Y perfectamente perfectas en más de una docena de idiomas.
¿Quién mantiene los lujos de esa humilde bitácora cubana cuya sacrificada autora escribe en hoteles, según ella misma ha relatado? Hoteles que están ubicados en la mísera isla descrita por Yoani Sánchez pero que, sorpresa sorpresa, ofrecen a sus clientes reales y postizos terminales informáticas de última generación provistas de conexión satelitaria gratuita… 
..
Cuando la vista engaña...
¿Todos nos chupamos el dedo?
No se trata de defender el régimen castrista, pues cuando el funcionamiento de un Estado puede ser descrito con un apellido es prueba inequívoca de que adolece de taras. El castrismo es eso, un ismo político con rasgos similares --nunca nada es igual-- a otros regímenes personalistas; dicho esto sin menoscabo de los valores que representaban los revolucionarios que se embarcaron en el Gramma y lucharon contra la oligarquía habanera que personificaba Fulgencio Batista.
Pues bien, en ese escenario de restricciones Generación Y es reflejo y prolongación de la estupidez política castrista. Dicho de otro modo, Generación Y es la segunda pata de un maniqueísmo que para mayor gloria una de sus dos patas es financiada por los que quieren reventar el Estado, amén de gentes ingenuas y bienintencionadas en ambos bandos, que de todo hay.
Ese es uno de los aspectos más deleznables de Generación Y: la autora tiene el descaro de solicitar dinero a los lectores y lo justifica diciendo que pide ¿solidaridad? porque «mi blog es un sacerdocio» (textual); excusa que redondea añadiendo con desparpajo: «Yo no recibo dinero por hacer mi blog».
..
Tan singular y atractiva como falaz
Lo de menos es que Yoani Sánchez tenga cuenta corriente en España --en la que le ingresan, por ejemplo, la dotación económica de los premios que recibe.
Lo más repudiable es que Yoani Sánchez se disfrace de heroína.
Probablemente, cuando Generación Y empezó su andadura y era un medio de comunicación personal (es decir, sin servidumbres ni dependencias) era un blog blog. Pero hace tiempo que no lo es.
Generación Y es una página legítima, sin duda, al servicio de una idea, lo cual también es legítimo, pero no es una bitácora, salvo en la forma (guardar las formas es la virtud de...)
Si Yoani Sánchez dejara de dar la matraca con la falacia de que es una humilde bloguera ganaría respeto.
Ni el éxito mediático ni una elevada audiencia dan la razón.
No es honesto disfrazar un submarino nuclear (una poderosa página anticastrista) de humilde pesquero de bajura (una bitácora).
..

7 comentarios:

  1. ¿No sabes como financia Yoani su blog?

    Pues te voy a dar una pista. Yo mismo de vez en cuando me rasco el bolsillo para mandarle unos euros a Yoani. Y lo mismo que yo lo hacen muchos cubanos repartidos por el mundo, que no sólo se tienen que rascar el bolsillo para mandarle dinero a sus familiares en Cuba, sino que hacen un esfuerzo por ayudar a Yoani.

    ¿Qué es imposible que con esa ayuda se sostenga el blog de Yoani?

    Pues entonces no tienes ni idea de la popularidad de Yoani entre los cubanos, especialmente los emigrados.

    Pero puedes hacerte una idea simplemente con constatar que cada post suyo termina teniendo más de mil comentarios —literalmente. Y publica varios post cada semana.

    O bien puedes hacer una visita a Twitter y realizar una búsqueda con la palabra "Yoani." Verás como salen miles de mensajes por día —literalmente.

    Y ya va siendo hora de que trates con más respeto a la primera presidenta de la Cuba libre del futuro.

    Gabriel

    ResponderEliminar
  2. Al anónimo,
    Usted se responde a sí mismo: "Y ya va siendo hora de que trates con más respeto a la primera presidenta de la Cuba libre del futuro".
    Generación·Y, en efecto, NO es un blog, es la página de un proyecto político (proyecto difuso, sentimental y por descontado legítimo).
    Claro que tiene visitas y miles de comentarios, eso nadie lo ha cuestionado, y merece felicitaciones "político-comerciales" por ese éxito. Pero no es un blog y su "contabilidad" es más compleja que una recaudación del domund.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, al fin alguien que empieza a poner los puntos sobre las íes. Porque parecía que la bloguera era una santa. Me parece muy bien que esté en un proyecto político (más bien que sea una punta de lanza de él), es su decisión y su problema. Pero llamémosle a las cosas por su nombre. Y el administrador de este blog lo ha hecho.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Félix, por la información (y también al anónimo, que clarifica cosas). Había oído campanas respecto al blog de Yoani, pero no acababa de entender.
    Ahora me queda mucho más claro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Cosas que no comprendo: Ella dice que las voces de oposición están silenciadas en Cuba, más ella hace oposición supuestamente desde... Cuba.

    Ella dice que logra "evadir" los controles gubernamentales para hacer lo que hace ¿Nadie en el gobierno cubano ha visto su blog? Tiene su documento expuesto...

    Si yo viviese en un lugar donde hay represión al que se opone, tendría cuidado de usar un seudónimo, no poner mi foto, no poner ni siquiera el nombre de mi perro y mucho menos exhibiría mi documento. Escribiría todos los dias desde un sitio distinto y no creo que me tomase el tiempo para diseñar un blog muy bonito por miedo a que venga el cuco o un "denunciante oficialista" mirara sobre mi hombro y descubriera que ¡soy un opositor!

    Pero... poner la fotocopia del documento en un blog que denuncia la falta de libertad de expresión en Cuba, la censura, etc. es como firmar un anónimo con nombre y apellido, domicilio y número de teléfono.

    Es de locos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ups, aunque llegue tarde, me acordé de esta anotación al hilo de esta otra que trata sobre la supuesta agresión a Yoani Sánchez de hace unos días:

    http://www.jrmora.com/blog/2009/11/11/la-iglesia-de-la-opinologia/

    Lo que también me llevó a recordar otra que trata también a Yoani desde un punto de vista más crítico:

    http://www.pascualserrano.net/noticias/la-famosa-yoani-y-un-tal-kareem

    ResponderEliminar
  7. Amigo Félix, no se puede explicar mejor. Nunca he entendido el porque de tantos premios y tanto apoyo mediático a Yoani y en cambio sus teóricos compañeros en su aventura bloggera (www.desdecuba.com) ni siquiera se nombran, algo que me parecía muy extraño, pero con las pistas que insinúas y las preguntas que lanzas, podemos hacernos una pequeña idea. Por supuesto, Yoani, tiene toda mi consideración y tiene mucho mérito desarrollar su actividad bloguera en un territorio hostil.

    Saludos

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.