15 junio 2010

Todo indica que el presidente de Gambia está trastornado

El dictador gambiano Yahya Jammeh ha dado otra paso adelante en su particular endiosamiento.
El millón y medio de ciudadanos de Gambia y los extranjeros residentes en el país, incluidos los diplomáticos, y también los turistas están obligados por ley a dirigirse o referirse al jefe de Estado y de gobierno gambiano enunciando el pomposo título: Su excelencia el presidente jeque y profesor Yahya Abdul-Azziz Jemus Junkung Jammeh, sin olvidar ni una sola sílaba y a pesar de que el jefe de Estado gambiano no es profesor de nada y mucho menos, jeque [ver nota].
La osadía de "su excelencia" no es baladí, pues ya han sido detenidas varias personas por haber aludido al presidente utilizando solo su apellido.
..
Presidente a los 29 años
Yahya Jammeh accedió a la presidencia de Gambia mediante un golpe de Estado, en julio de 1994. Por aquel entonces el nuevo amo del país tenía 29 años, era un simple teniente, ni siquiera había concluido la enseñanza secundaria y escribía el inglés (idioma oficial del país) con mucha dificultad.
El único título académico que posee Jammeh es de carácter honorífico; exactamente: doctor honoris causa en leyes civiles, que le fue concedido en 1999 por conseguir que los gambianos tengan libertad para aspirar al bienestar y a vivir en paz y con armonía, así justificaron su decisión los responsables de la Saint Mary University, de Halifax (Canadá).   
[¿En qué canastos estarían pensando los académicos canadienses que otorgaron semejante honor?...]   
El resto de títulos, incluida la más alta graduación militar y demás distinciones que adornan a el pecho de Jammeh han sido autoproclamadas.
..
Las proezas de Jammeh son las propias de un dios 
Hace unos años el dictador fue noticia en todo el mundo al anunciar que había descubierto un remedio infalible contra el sida, consistente en un compuesto de hierbas y plátano y que, por ende, también cura el asma y la diabetes. Tan seguro estaba y está de esa aportación científica, que en su día expulsó a la representante de Naciones Unidas por cuestionar la medicina presidencial.   
Las sandeces de Jammeh van en aumento. No sólo cura el sida, sino que además con sólo mirar a los ojos de una persona puede predecir la fecha exacta de su muerte...     
En fin, más de un millón y medio de personas están sometidas a los caprichos de un sátrapa que muy probablemente está desequilibrado y el mundo libre, Occidente, corre detrás del balón que rueda en Sudáfrica, entre otros entretenimientos y preocupaciones (algunas ciertas, sin duda).  
NOTA:
La dignidad u honor de jeque es de origen árabe-musulmán y sólo se otorga o se reconoce cuando la persona ha estudiado a fondo el Corán, la cultura árabe y por lo general, aunque no siempre, también ha estudiado en una universidad islámica.
Antiguamente, los jeques siempre eran de edad avanzada, si bien hoy en día ya no es extraordinario que accedan a esa dignidad varones, ¡mujeres nunca!, menores de 60 e incluso de 50 años. En rigor, la autoproclamación de jeque que se arroga el dictador gambiano supone burlarse de la cultura y tradiciones del Islam.    
DATOS básicos de Gambia, en la WIKIPEDIA.  
BIOGRAFÍA de Yahya Jammeh, en CIDOB.

2 comentarios:

  1. Vivir para ver. De vez en cuando sale uno de estos tipos extraños. Recurdo a Idi Amín Dadá o al emperador Bokassa I.

    Pero, occidente, siempre ve con buenos ojos, lo mismo que a Obiang, a estos sátrapas porque son útiles para sus fines neocolonialistas.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. A TXEMA,
    El problema es que no salen de vez en cuando, sino que son norma (aunque no todos están tan enajenados como el presidente de Gambia) en más de un ciento de países. Tienes razón, Occidente pone ojos de cordero degollado con esos dictadores.
    Saludos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.