20 julio 2007

Cuando el españolismo utiliza y masacra la Cultura

He vivido y trabajado en Catalunya, Andalucía, Castilla, Francia, Bélgica y ahora, en Galicia y jamás he sido obligado a hablar exclusivamente en catalán, castellano, andaluz (variante oral del castellano), francés ni gallego; pero --si no la sabía-- he aprendido la lengua del país por respeto, por "obligación cultural" y ¡porque es absurdo vivir en una sociedad sin conocer el idioma o idiomas que utilizan sus gentes para comunicarse!
El caso más curioso es el de Bélgica, especialmente en la ciudad de Bruselas, donde se hablan dos idiomas porque en la ciudad residen tanto belgas cuya lengua materna es el francés como los han crecido en un hogar neerlandófono. Peor lo realmente chocante es que cuando un belgta nerlandófono y un belga francófono conversan entre ellos en inglés... ¡o incluso en castellano! [lo he visto y escuchado], que es la segunda lengua extranjera más hablada en el Reino de los Belgas. No siempre recurren al inglés, pero es habitual
..
Castellano, lengua franca
Los ciudadanos españoles de distintos territorios lingüísticos tenemos la ventaja de disponer de una lengua común o franca, el castellano.
Caso similar al de Bélgica se da en Quebec (el idioma histórico y natural de ese provincia canadiense es el francés). Más complicado es el caso de la plurilingüue Shanghai, pues en China se hablan medio ciento de idiomas, ¡suerte que, como en España, hay una lengua franca!, allí el chino mandarín. Otro tanto ocurre en Bombay, el indi no es, ni mucho menos la única lengua de la península del Indostán; o en Casablanca, donde se entremezclan árabe, bereber y francés; Miami inglés y castellano comparten espacio sin conflictos (salvo los generados por los WASP fundamentalistas).
Situaciones parejas se dan en vastos territorios o ámbitos sociales de la Federación Rusa, Hungría, Japón, Países Bajos, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Ucrania y un largo etcétera de geografías, donde con mayor o menor acierto y fortuna conviven dos o más lenguas que comparten espacios.
Eso sí, a lo largo de la historia y en casos excepcionales, ha habido y hay mayorías o minorías empeñadas en imponer la absurda norma y obligación de utilizar única y exclusivamente un idioma; por ejemplo, en territorio del Estado español durante la dictadura franquista. Sin embargo, poco a poco (muy poco a poco) se imponen la cordura, la tolerancia y, sobre todo, un criterio cultural básico:
Las lenguas propias o naturales de cada territorio deben ser respetadas con rigor y promocionadas cuando el caso así lo aconseje o requiera. ¡Este criterio es de la Unesco!, entidad nada sospechosa de fundamentalismos.
-.
La Cultura no es un bien político, sino cultural
Respetar y promocionar el gallego no es tarea exlusiva de los nacionalistas, sino que es una obligación cultural del conjunto de los ciudadanos residentes en Galicia, con independencia de opciones ideológicas personales.
Lógicamente, cada individuo es libre de asumir o no las obligaciones culturales y sociales que son propias de convivir en un hogar, un barrio, una villa, un territorio, pero es poco racional adoptar actitudes de rechazo a la lengua propia del país o autóctona. Sin descartar que hay quien por comodidad se niega a aprender el idioma del país en el que vive.
La intransigencia ante la cultura obedece a intereses políticos o particulares.
Crear problemas o sobredimensionarlos y aprovechar las circunstancias fue una de las principales armas del nazismo, del estalinismo y del fascismo.

11 comentarios:

  1. En mi colegio estamos empezando a sufrir las consecuencias de esta imposición. Con una cantidad de galegofalantes menor del 1% nos obligan a dar en ese idioma asignaturas como Matemáticas en primer ciclo (con lo que les cuesta ya adaptarse a los problemas) o Conocimiento del medio en todos los ciclos... A mí me parece que cada caso debe ser estudiado y nunca forzado.
    Esto es un auténtico destrozo,y presupone imponer una normalización lingüística a la educación de los niños. Y eso no, no, no.
    Por cierto...¡vaya paginita! Esa me la anoto...

    ResponderEliminar
  2. ¿Y por qué un niño no puede aprender matemáticas en gallego?

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, en los colegios anglófonos existentes en España, que no son pocos, a los niños se les "impone" aprender matemáticas en inglés. ¿En estos casos no hay problemas de adaptación entre los idiomas que usan los alumnosen casa, en la calle y en el colegio anglófono? Curioso.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, porque cuando empiezan en primer ciclo con los problemas, cosa super difícil para ellos, una de las destrezas que tienen que desarrollar es la comprensión del enunciado. Si les ponemos este planteamiento en una lengua que desconocen casi todos dificultaremos su aprendizaje de manera artificial.
    No me malinterpretes, si desde el principio se diera una inmersión lingüística total que hiciera a los niños competentes en esa lengua no pondría ninguna pega, pero estos niños llegan de una educación llena de cambios y medias tintas, se encuentran con que el gallego es una lengua extranjera para ellos, y les cuesta muchísimo comprender lo que están estudiando. No me parece natural para su aprendizaje cuando son tan pequeños y no hay inmersión total. En esas edades, o todo o (casi) nada.
    Una anécdota : en mi primer día en el trabajo la profe que iba a sustituír le pidió a los niños que cantaran Cumpleaños feliz en gallego y los muy panolis empezaron "happy birthday to youuuuu"

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con tu post. Ya me gustaría a mí que en Aragón estuviéramos en ese debate, pero lo cierto es que 25 años después del primer Estatuto todavía ningún gobierno se ha atrevido a aprobar una ley de Lenguas que normalice la realidad trilingüe de Aragón. Así continúan sin derechos los 100.000 aragoneses que hablan aragonés (en serio peligro en los valles del Pirineo) o catalán (en las comarcas aragonesas orientales).
    Adiante Galiza!!

    ResponderEliminar
  6. A Entrenómadas: Tuve el honor, hace ya muchos años, de conocer personalmente a Anchel Conte, autor de un poemario que si mal no recuerdo se titula "No deixez morir a mia voz".
    Es cierto, en el territorio del antiguo reino de Sobrarbe se habla el altoaragonés (con influencias de un dialecto de la Langue d'Oc del sur de Francia denominado "patois").
    Es una desgracia cultural que las autoridades no tomen medidas para impedir que el altoaragonés, o aragonés, se pierda, lengua que influyó sobremanera en los primeros albores del castellano.
    Un abrazo a La Aínsa --villa en la que he disfrutado de jornadas inolvidables-- y mi admiración por los valles del maravilloso Pirineo de Huesca, una de esas joyas naturales, etnográficas y humanas menos conocidas de las Españas.

    ResponderEliminar
  7. Quien sea que escribe "Tan gallego como el gazpacho" tiene su parte de razón...
    La otra parte de la razón la tienen las personas nacidas en galicia cuya lengua materna es el gallego.
    Que los niños que estudian en Galicia aprendan las dos lenguas y todos saldrán ganando. Hay estudios que demuestran que las personas bilingües solemos tener mayor capacidad para aprender terceros, cuartos y hasta quintos idiomas.
    Besos, bicos, petons, bisous, bacchi, kisses, Küssen...
    No le veo el problema.

    ResponderEliminar
  8. Sí, conozco a Ángel Conte. Especialmente a su hermana.
    Hace poco coincidí con ellos.
    Me alegra de ese mutuo conocimiento,
    Por cierto, una de las personas más conocidas en el panorama cultural aragonés es un gallego. Se trata de Antón Castro, periodista, escritor y director de programa cultural "Borradores".
    Además es bloggero. Tenemos su enlace en nuestro blog. Es muy interesante.

    Galicia es mucha Galicia.

    Un abrazo,
    Marta Navarro

    ResponderEliminar
  9. A Entrenómadas: Conocí a Anchel Conte en el 73-74, recién publicado su poemario en El Bardo. Para que recuerde quien soy deberías mencionarle a sus viejos conocidos de "la Barcelona tardofranquista" --entre los que había un Conte--. Y ahora voy a "pasear" por la bitácora de ese bloguero gallego-aragonés que mencionas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Yo me pregunto, después de haber leído la página "Tan Gallego Como el Gazpacho", si las tonterías que dice se las creen o si estan de broma, y es que me parece tan absolutamente infumable lo que dicen y cómo lo dicen que estoy alucinando en colores. Si hablan en serio son un claro ejemplo de estrechez mental. Eso sí, si están de coña, lo hacen muy bien. ¿Alguien me puede sacar de dudas, por favor?...es que aún sigo alucinando.

    ResponderEliminar
  11. hematocrítico dice: "estos niños llegan de una educación llena de cambios y medias tintas, se encuentran con que el gallego es una lengua extranjera para ellos"

    pos muy mal, hematocrítico, pq la ley (la ley de cuando el pp estaba en el poder en galicia, eh?) dice q los niños han de salir del cole con un buen nivel de competencia en ambos idiomas...y mal podrán hacerlo si el gallego es una lengua extranjera para ellos!!!

    a mí me suena tristísimo, eso de q el gallego sea un idioma extranjero para los gallegos
    aunq lo cierto es q, después de 24 años trabajando en la enseñanza, con niños de educación infantil, nunca me he encontrado a ninguno q no entendiese el gallego...
    bueno, si exceptuamos los casos de marroquíes y otros extranjeros q tuve en clase; q, por cierto, se adaptaron a los dos idiomas (castellano y gallego) sin mayor problema, en un plazo breve

    claro q si se quiere ver problemas donde no los hay...

    la página esa del gazpacho, félix...madre mía!!! jajaja
    la leería asiduamente, pero la vida es breve y tengo q elegir...no me da tiempo a todo :-P
    ahora q eso de la avenida de laje y de arteijo tiene tela marinera
    a q sí saben pronunciar sharon stone?
    pois venche sendo o mesmo son q cando dis laxe, xente, raxo ou xogar

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.