18 julio 2007

¿Por qué la Iglesia tiene "derecho" a delinquir?

El artículo 515 del Código Penal establece que la Administración debe ilegalizar y castigar a los miembros de bandas y a las bandas de delincuentes, a las organizaciones que usan o justifican la violencia y, entre otras, también a las «que promuevan la discriminación, el odio o la violencia contra personas, grupos o asociaciones por razón de su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros o de alguno de ellos a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual, situación familiar, enfermedad o minusvalía, o inciten a ello».
Es decir, la Iglesia Católica, Apostólica y Romana debería ser ilegalizada por difamar, satanizar y discriminar premeditada y sistemáticamente a los homosexuales, a los divorciados, a los agnósticos, a los musulmanes, a los hedonistas o a los defensores de los derechos civiles, entre otros colectivos, actitud que incluso hay curas talibanes que hacen extensiva a los hijos de quienes la curia tilda de pecadores, inmorales y demás atributos insultantes... Porque la Iglesia, por si no fuera suficiente, también injuria, acción esta que en el ordenamiento legal español sigue siendo punible.
¿Por qué el Gobierno renuncia a su obligación de cumplir y hacer cumplir la ley?, ¿por qué el Gobierno sigue financiando a una organización privada cuyas acciones y proclamas son anticonstitucionales y que incluso hace llamamientos a conculcar la legalidad en materia de educación, sanidad, derechos civiles o libertades personales?
La cobardía política del Estado español --incluida la Administración de Justicia-- frente a la Iglesia Católica es enfermiza.
Y conste que ser católico no equivale a ser cristiano.
¿Por qué esa organización religiosa, que para colmo es liderada por un ex nazi, goza de tan injustificable comprensión y se beneficia del erario público pese a que cientos de sus militantes actúan contra el ordenamiento legal del Estado?

4 comentarios:

  1. Muy bueno el artículo, felicidades por el blog, es muy bueno.
    Te leo desde hace algún tiempo (te descubrí por un blog de críticas) y desde entonces te sigo asiduamente, hasta hoy no me atrevido a comentar pero es que hoy te doy un diez, argumentas con la ley en la mano, olé!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. La iglesia paga y a callar. A la iglesia se le presume más poder del que realmente tiene y por tal motivo ninguna institución (léase Justicia)da los pasos que tiene que dar. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Por fin alguien que habla claro y llama a cada cuál por su nombre. ¡Bravo Félix, bravo!

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.