30 abril 2008

Más comisiones bancarias, más hipocresía "socialista"

La mayoría de los medios de información han silenciado o infravalorado (¿casualidad?) el hecho de que desde el pasado mes de marzo la mayoría de los titulares de cuentas corrientes o de ahorro que utilizan tarjetas de débito --o de caja, ¡que no de crédito!-- para extraer dinero de un cajero automático de su propia entidad abonan una comisión mayor (ahora, aproximadamente, una comisión que era de 0,50 euros, ahora es de 0,525).
¿Por qué será?
A la derecha de la imagen, Rodríguez Zapatero, y a la
izquierda, Rajoy Brey, que en cuanto economía social
apenas se diferencian; si bien el actual
presidente es más caritativo
Las causas por las que las informaciones referidas a la banca merecen menos difusión en los medios que el resultado de un partido de fútbol de tercera división son archiconocidas. Pero una cosa son los medios privados y otra radicalmente distinta son los públicos. Dicho de otro modo: Lo injustificable es que los informativos de TVE, por ejemplo, dediquen 4 minutos de los 40 de un telediario --¡el 10 % del tiempo!-- a recetas de cocina elitistas y, en cambio, no dediquen ni 20 segundos a informar de los aumentos de las comisiones bancarias, noticia esta que afecta a millones de ciudadanos.
..
Singularidades de la UE
Pero, ¿por qué ese aumento de las comisiones bancarias --con el consentimiento del Gobierno socialista-- pese a que las que se aplican en España ya son, junto a las de Grecia, las más elevadas de la Unión Europea?
En una economía de libre mercado resulta lógico que si un cliente de banca obtiene dinero a crédito, sea en persona o a través del cajero automático, pague más comisión, más intereses; pero que se paguen 2 euros de comisión por sacar 50 euros vía cajero automático de una cuenta corriente o de ahorro sin números rojos es, ¡sin eufemismos!, una apropiación ilegítima pero legal.
Abuso tanto o más deleznable que la usura; la cual, por cierto, sigue vigente en España, aunque de tapadillo, pues de usura hay que hablar cuando los bancos y las cajas --utilizando con meses y años de retraso sentencias judiciales-- cobran intereses de los intereses de los intereses de los intereses del débito principal, que aumenta en proporción al retraso que el banco decide unilateralmente para ejecutar la sentencia; es decir, hay bancos y cajas que en ocasiones dilatan al gusto la ejecución (o liquidación de la deuda), de modo que aumentan los intereses y, por tanto, el beneficio... ¡Y sin dar palo al agua ni arriesgar un peso! De este truco hay constancia en cientos órdenes de ejecución suscritas por jueces del Estado democrático de Derecho del Reino de España. ¡Cuanta palabrería!
En ese escenario es lógico, pues, que el presidente del Gobierno, ¡autodenominado socialista!, comparezca en ruedas de prensa prefabricadas y ante periodistas poco menos que amaestrados (léase el último 59 segundos).
Y para redondear, la caridad de los 400 euros... ¿Hasta cuándo conservará la S el PSOE?
CON ANTERIORIDAD, en ImP:
"España, el paraíso de la banca codiciosa".

4 comentarios:

  1. Me temo que hace ya tiempo que esta "S" se ha vuelto florero.
    :(

    ResponderEliminar
  2. Olvida lo de los 400 euros: el Banco de España acaba de decir que eso no va a raectivar nada. Normal...

    ResponderEliminar
  3. Totalmente en contra das comisións bancarias!!!
    O que non entendo é porque tanto afán por defender á SGAE e ós ricos...¿non tería que ser ó revés?
    Cada día dame a impresión que tódolos partidos políticos so buscan votos dos máis fortes...

    ResponderEliminar
  4. Julio Anguita fué certero hace unos días cuando calificó la política de ZP como neoliberalista.

    No, ni siquiera socialdemócrata, aunque cuiden un cierto maquillaje de feminismo y populismo para que "el producto" tenga mejor salida, o sea, engañe mejor al personal.

    Y mientras tanto, naturalmente, la ciudadanía obrera desmovilizada, porque no es cuestión de actuar "contra los nuestros". La jugada es magistral.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.